26.1 C
Santo Domingo
lunes, septiembre 27, 2021

Abstención electoral, entre la COVID-19 y la alta competitividad

La JCE arrancó la pasada semana una campaña publicitaria para motivar el voto.
Hay preocupación de que la ciudadanía no asista a votar por temor al contagio; partidos y JCE alientan a la gente

La preocupación de actores políticos y sociales de que un alto porcentaje de electores no acuda a las urnas a ejercer el sufragio el 5 de julio por temor al contagio ante la pandemia del COVID-19 ha sido una constante, sin embargo, la alta competitividad y el interés de tres bloques políticos que caracterizan la competencia electoral podría incidir para que la abstención no sea tan elevada como algunos han pronosticado..

Los intereses de los tres bloques políticos, uno encabezado Luis Abinader, candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que empuja para un triunfo en primera vuelta, mientras que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y su candidato Gonzalo Castillo al parecer libran una lucha por la segunda posición con el bloque que encabeza Leonel Fernández, por la Fuerza del Pueblo (FP), podrían generar una alta participación del electorado.

El escenario indica que es un juego del todo por el todo, pues el PRM apuesta a ganar en el escenario más ideal que ha tenido desde que el PLD ha ganado de manera consecutiva todas las elecciones desde el 2004. Ya el PRM demostró en las municipales que la división del PLD representa su carta de triunfo, pues fue el gran ganador de esos comicios.

El partido oficialista apuesta a ganar en un escenario de pocas probabilidades de victoria en primera vuelta y en la segunda sin aliado potencial a la vista. Al parecer, el PLD en caso de no lograr una victoria, al parecer apuesta a mantener una votación que lo deje lo menos disminuido posible.

La Fuerza del Pueblo apuesta a la clasificación para la segunda vuelta bajo el predicamento de que ganaría al PRM porque podría unificar el voto peledeísta. En el caso de esa organización, sino logra salir victoriosa de la primera ronda de votaciones, apostaría a lograr el mayor porcentaje y además tendría la llave que abre la Puerta al Palacio Nacional. Pero en cualquier escenario Fernández, líder de la organización, podrá alzar la bandera de la victoria pues del actual proceso político y electoral saldrá con su propio partido y de seguro logrará representación en el Congreso por la alianza que tiene con el PRM en 23 provincias.

Esa realidad de tres bloques electorales indica que harán todo el esfuerzo por llevar sus electores a las urnas el 5 de julio y que eso podría reducir la abstención, pues el resultado de las votaciones no es solo un tema de ganar posiciones sino el futuro político. Al PRM le será difícil explicar una derrota con el viento a su favor; para el PLD sería cuesta arriba quedar en tercer lugar y para Leonel una derrota que su votación sea pírrica.

La historia muestra que en escenarios políticos como el actual la abstención electoral es baja como ocurrió en el 1996 que fue de 22% y en el año 2000, que gravitaron tres fuerzas políticas fue de 24%. La diferencia se puede observar cuando la competencia es solo entre dos partidos como en el 2004 que la abstención fue de 28%, en el 2008, 29% igual que en el 2012, mientras que en el 2016 alcanzó 30 por ciento.

Partidos y JCE contra abstención

Para evitar la abstención, tanto los partidos políticos como la Junta Central Electoral (JCE), así como ciudadanos independientes motivan la participación del electorado para las elecciones presidenciales y congresuales del 5 de julio. La JCE inició la campaña de motivación del voto dando seguridad a la población de que el ejercicio es seguro con el uso de mascarillas.

El organismo aprobó el protocolo sanitario para las votaciones y el punto seis indica que los electores votarán así: “Entrarán a los recintos organizados en sus respectivas filas, provistos de mascarillas y guardando una distancia de dos (2) metros, entre unos y otros. Los facilitadores de recintos y los segundos vocales de cada colegio, guardando el distanciamiento social, organizarán las filas en los espacios abiertos del recinto o en la entrada de estos, auxiliados por la Policía Militar Electoral, para evitar la aglomeración de personas en la entrada de cada colegio electoral”.

El protocolo aprobado por la JCE ha sido criticado por partidos políticos de oposición que sometieron que intimaron al órgano electoral ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), y Participación Ciudadana exige que agreguen nuevas medidas para dar más seguridad a los votantes. Esos partidos piden, entre otras cosas, que se extienda el horario de votación para que las personas puedan ir a las urnas y evitar aglomeraciones.

En las elecciones municipales extraordinarias del 15 de marzo, cuando inició la pandemia del COVID-19 en el país, la abstención fue de 50.87%, lo que no representa un aumento significativo con relación a la votación histórica del nivel municipal. Ese porcentaje ha sido de los más altos en ese nivel de votación desde el 1998 que alcanzó 47%; en 2002, 49; en 2006 el 42% y, en el 2010 el 43%.

La abstención más alta se registró en el 1990 en que no votó el 40.98% de los electores, según el histórico de votación de la JCE. En el 1994 hubo un alto nivel de participación y solo se abstuvo el 15%, el nivel más bajo de toda la historia electoral en la era democrática. Ese año, luego de las elecciones se produjo una crisis política pues fue declarado ganador al entonces presidente Joaquín Balaguer y el candidato José Francisco Peña Gómez no lo aceptó y denunció un fraude.

Empiezan campaña de motivación del voto

La JCE arrancó la pasada semana una campaña publicitaria para motivar el voto. El mensaje es que votar es seguro y que debe hacerse con mascarillas. Los partidos también hacen lo propio a través de las diversas redes y medios de comunicación tradicional. En tanto, figuras de la televisión han empezado a motivar a sus seguidores para que acudan a las urnas y ejerzan un voto consciente. Una de esas figuras es la comunicadora y actriz, Nashla Bogaert, que grabó un mensaje en ese sentido que ha difundido a través de sus redes sociales y ha sido replicado en los medios de comunicación tradicional. “Sé que a muchos nos aterra exponernos al COVID-19 en los lugares públicos y los centros de votación no son la excepción, pero no debe haber problemas si tomamos las medidas de seguridad, porque es lo mismo que cuando salimos para abastecernos, ve, vota y regresa a tu casa”, insta.

- Publicidad -

Más popular