Astros y Yanquis son los mejores pero habrá solo un boleto a Serie Mundial

Se cumplieron los pronósticos, los Astros de Houston y los Yanquis de Nueva York, los dos mejores equipos de las Grandes Ligas, llegaron a la Serie de Campeonato de la Saco y tendrán que contender por el boleto que les pueda aceptar al Clásico de Otoño.

El equipo tejano cuenta con la superioridad de campo por suceder conseguido 107 triunfos en la temporada regular y en su campo del Minute Maid Park, se ha convertido en un rival muy difícil de agitar.

Esa será su mejor armamento de cara a salir tenuemente predilecto a conseguir el que sería su segundo título de la Ligazón Saco en tres abriles consecutivos que ha llegado a la Serie de Campeonato.

Los propios jugadores de los Astros están convencidos que el duelo con los Yanquis eran poco que ya se esperaban y para el que estaban listos desde que se han enfrentando en las series anteriores de la temporada regular.

“Definitivamente es poco que esperaba”, comentó el abridor astral de los Astros, Justin Verlander. “Luego de la primera serie en la que nos enfrentamos, oímos proponer: ‘Este es un avance de la Serie de Campeonato de la Ligazón Saco’, y se cumplió”.

Gracias al trabajo de Verlander, su compañero en la rotación, Garret Cole, anejo a los peloteros, el venezolano José Altuve y Alex Bregman, los Astros hicieron posible demorar a los 107 triunfos y establece nueva marca en la historia del equipo.

Pero nadie de eso importará cuando comiencen las acciones de la serie que van a disputar al mejor de siete, como siquiera importaron cuando tuvieron que contender al mayor antaño de conseguir en cinco juegos exceder la Serie Divisional delante los Rays de Tampa Bay.

Todo lo contrario de lo que les sucedió a los Yanquis, que a posteriori de suceder conseguido 103 triunfos en la temporada regular, a pesar de las lesiones que sufrieron de jugadores importantes como el cultivador Aaron Judge y el receptor dominicano Gary Sánchez, barrieron por 3-0 a los Mellizos de Minnesota en la Serie Divisional.

Los Yanquis superaban todo tipo de adversidades y al final conseguían desbancar a los Medias Rojas de Boston del título de campeones de la División Este, poco que no conseguían desde la temporada del 2012.

“Los dos equipos arribaron aquí y se abrieron paso para demorar tal vez no con tanta facilidad como la muchedumbre pudiera pensar”, comentó AJ Hinch, el piloto de los Astros. “Creo que ambas novenas tuvieron lesiones, pero jugaron perfectamente y ya se sabe que 162 partidos de competición te exponen a muchos desafíos distintos”.

Aunque los Yanquis aseguran que el alivio que han tenido no les ha afectado en estado de forma y ritmo de bisagra muchos piensan que su primer partido de la serie puede ser el más “complicado” delante un rival en plenitud de forma en todos los aspectos, incluido el de la presión de suceder estado expuesto a la asesinato.

“Para nosotros es enorme que vamos a comenzar aquí la serie”, afirmó Altuve. “Nos gusta aquí. El estadio se pone muy ruidoso y en ocasiones eso nos ayuda a nosotros como jugadores”.

Sin secuestro, aunque los Astros tienen la superioridad de ser locales, los Yanquis podrían tener otras. Desde que barrieron a los Mellizos habrán tenido cuatro días de alivio al demorar el armonía del sábado, y contarán con todo su bullpen para el primer partido.

El hecho de que los Astros acaben de terminar su serie frente a los Rays significa que no podrán tener como abridores a Gerrit Cole ni a Verlander en el primer armonía, sino que en su puesto tendrán que valerse de Zack Greinke, vencedor del Cy Young de la Ligazón Saco en 2009, al que adquirieron preciso cuando vencía el plazo para los canjes.

Greinke pasó apuros en el tercer partido de la serie divisional, que los Astros perdieron.

Verlander abrirá el segundo armonía el domingo por la confusión en Houston y Cole subirá al montículo en el tercer bisagra del próximo martes, a disputarse en el Bronx.

“Tres abridores excepcionales, y estoy contento de alinearlos de esa forma”, señaló Hinch.

Por su parte, los Yanquis contarán con el japonés Masahiro Tanaka en el primer partido, James Paxton en el segundo y el dominicano Luis Severino el martes.

“Una audacia difícil, pero similar a la serie divisional, en la que me estaba costando trabajo designar”, comentó el piloto de los Yanquis, Aaron Boone. “Simplemente sentí que Masa aquí en el primer bisagra es la forma en que quería ir a fin de cuentas”.

La historia nuevo de los duelos entre ambas novenas en los playoffs igualmente cuenta y los Astros ganaron a los Yanquis la serie al mejor de siete en la de campeonato de la faja en el 2017 cuando se proclamaron por primera vez campeones de la Serie Mundial.

Los Astros igualmente ganaron el armonía por el comodín de la Saco del 2015 en el Yankee Stadium.

Houston se encuentra en esta serie por tercer año consecutivo y los Yanquis regresan por segunda ocasión en tres campañas, luego de que el año pasado sucumbieron frente a Boston, que a la larga se llevó la Serie Mundial.

Los Astros igualmente jugaron como locales una serie de tres partidos en abril en la que barrió a los Yanquis, mientras que Nueva York ganó tres juegos de cuatro en su casa en el segundo duelo entre entreambos equipos en la campaña, el pasado junio