26.1 C
Santo Domingo
lunes, agosto 2, 2021

Aumentan crímenes en New York durante últimos tres años

NUEVA YORK.- La violencia no cede en las calles, bodegas ni el transporte público de esta ciudad, a pesar de que en teoría NY es un estado estricto para la compra de armas.

El primer asesinato de este 2021 ocurrió a una hora 10 minutos de entrar el nuevo año, al ser acribillado de varios balazos el afroamericano Robert Williams, de 20 años. Este hecho ocurrió en Queens.

El último homicidio de 2020 fue un joven de 26 años baleado en un automóvil también en Queens, sector de Jamaica, próximo a la medianoche del jueves 31.

La policía neoyorkina respondió a 1.531 tiroteos durante el 2020, la cantidad de 754 más que en 2019. Hubo 462 asesinatos en la urbe para un aumento de 41% frente a los 319 del año pasado.

El 2020 ha sido el tercer año consecutivo con más asesinatos. Los incidentes con disparos aumentaron 97 %, y el número de víctimas con armas de fuego subió 102 %.

No se había registrado desde el 2006 una violencia tan alarmante, cuando se reportaron 1.565 tiroteos, Aun así, la urbe sigue siendo mucho más segura que a principios de la década de 1990, cuando se producían más de 2 mil homicidios por año, dijo el comisionado de policía, Dermot Shea.

Las bodegas en los cinco condados se han convertido en un escenario más de la violencia callejera.

Estos negocios, tradicionalmente considerados partes de la comunidad, han experimentado un aumento del 63 % en los tiroteos y los robos un 222 %. Además, seis personas han muerto dentro o frente a estos pequeños locales.

Según NYPD, la lucha contra el crimen en el 2020 se complicó por la omnipresencia del uso de máscaras y el déficit de policías por enfermedad, miedo a contagios, tensiones raciales, políticas y sindicales, y alta tasa de jubilación.

El Comisionado de NYPD sostuvo que el 88% de los detenidos por cargos de armas están de vuelta en las calles, lo que ha provocado un aumento histórico en los tiroteos que han dejado más de 1,756 víctimas, entre muertos y heridos.

En la Gran Manzana las balas no distinguen entre condados ni víctimas: “Un bebé de un año sentado en su cochecito en una parrillada de verano; un maestro de 53 años paseando a su perro; un joven turista clase media, y una madre mexicana dentro de su dormitorio, son apenas cuatro muertos por balas perdidas.

 

 

- Publicidad -

Más popular