26.1 C
Santo Domingo
martes, agosto 3, 2021

“Cinco internamientos; tres pruebas de COVID-19; estoy ingresado y sigo adelante”

1.- El miedo no debe apoderarse de nosotros;  debemos colocarnos por encima de la duda. El momento se torna difícil y angustioso, pero jamás hay que proceder temeroso; olvidarnos de asustarnos por lo que llegue de improviso.

2.-    Lo que haga acto de presencia, enfrentarlo con resolución y, de ser posible, mandar al carajo a aquel que trate de hacernos de comportamiento miedoso, como si fuéramos una porquería cualquiera,   algo así como una marranería, un desperdicio humano.

3.- Estar afectado en su salud, es algo normal. El más saludable, en un abrir y cerrar de ojos cambia de robusto, muy vigoroso, a enfermizo, a un enclenque que no puede mantenerse de pie porque se lo lleva la brisa.

4.- No cabe duda de que la especie humana, con el transcurrir del  tiempo, sufre limitaciones en el funcionamiento de su organismo, de donde resulta que la lozanía de la juventud va poco a poco desapareciendo, dándole espacio al alojamiento normal de la vejez, que marchita y llega acompañada de enfermedades.

5.- Lo repito,  y no me cansaré de reiterar, que la vida conmigo ha sido sumamente generosa; se ha comportado con amplia esplendidez, porque me ha permitido vivir durante más de ocho décadas, teniendo un origen social paupérrimo; y estando ubicado accionando en un país  del tercer mundo como militante internacionalista contra el imperio, y en distintos escenarios haciendo aportes a la brega de los pueblos por la paz y contra toda forma de opresión material y espiritual.

6.- En todo el curso del presente año 2020,  el planeta tierra ha sido azotado  por una pandemia que, hasta ahora ha causado la muerte de más de 1, 329,231 y ha afectado a unos 55, 127,463 seres humanos, sin contar las negativas consecuencias sociales que ha traído y que van desde el aumento de la pobreza hasta la incertidumbre de conservar la vida.

7.- Estoy convencido de que así como nací  y me he desarrollado, de manera inexorable  me espera la muerte, de la cual no puedo escapar. Una implacable ley que forzosa o voluntariamente debemos cumplir todos aquellos que hoy formamos parte del mundo de los vivos.

8.-  Sé que he de morir, y no le temo a la muerte, pero porque vivo  enamorado de la vida lucho, me preocupo por mantenerme en salud dentro de las condiciones que lo permiten mis órganos vitales, las ciencias médicas y el desarrollo de la tecnología.

9.-  En lo que va de año 2020, he estado interno en 5  ocasiones,  y me han hecho 3 pruebas de COVID-19, de las cuales he salido libre del virus. Actualmente me encuentro ingresado en un centro médico al que llegué en las siguientes condiciones.

10.- El día viernes 13 del mes y año en curso, siendo más o menos la 5 de la madrugada sentí fiebre y problemas respiratorios. Decidí medicarme, luego de transcurrir un tiempo prudente y no ver mejoría, llamé a uno de mis amigos médicos, quien me sugirió dirigirme   a su clínica a donde llegué trasladado en mi vehículo por el chofer de unos de mis vecinos, ante la imposibilidad de localizar un taxi.

11.- Luego de mi internamiento, he ido superando la afección  respiratoria que me impulsó a llegar en estado declinante al centro hospitalario donde ahora escribo estas líneas, con  la dicha de poder decir, gracias a mis médicos y sus asistentes, que después de cinco internamientos, tres pruebas de COVID-19, sigo adelante.

- Publicidad -

Más popular