26.1 C
Santo Domingo
sábado, julio 31, 2021

CINCO POSTRES EUROPEOS PARA ENDULZAR ESTAS NAVIDADES

Desde el panettone italiano al tradicional rollo dulce polaco, pasando por los bollos de Santa Lucía suecos, la potica eslovena o unos deliciosas buñuelos croatas, cinco recetas de postres navideños típicos de diferentes países europeos para endulzarnos estas navidades.

Y es que la Navidad es un momento para pasar más tiempo con los nuestros haciendo una de las cosas que más nos gusta… ¡comer! Por ello, desde Levanova, —marca de levadura vallisoletana— han querido seleccionar algunos de los postres más deliciosos del continente europeo para que nos animemos a preparar alguna de estas suculentas propuestas.

Panettone (Italia)

Un postre que, poco a poco, se ha ido abriendo hueco en muchos lugares del mundo, aunque es de origen italiano. Puede disfrutarse de mil maneras, con chocolate, mermeladas o simplemente con un café bien calentito.

Su receta es muy sencilla. En primer lugar, mezcla en un recipiente 370 rg de harina de fuerza, con 7 g de sal, 30 g de azúcar en grano, una yema de huevo y 15 ml de azahar. Por otro lado, diluye 48 g de levadura fresca Levanova en agua y viértelo sobre la mezcla. Unifícalo todo moviendo durante unos minutos con una espátula. Después, añade 120 g de mantequilla atemperada en forma de pomada o crema. En este momento la masa se hará más difícil de manejar, menos compacta y más pegajosa, así que amasa con paciencia. Cuando la masa vuelva a estar consistente, añade unos 55 g de naranjas confitadas y unos 150 de uvas pasas, previamente lavadas y escurridas. Mezcla todo de nuevo hasta conseguir una masa homogénea y, una vez hayas formado una bola, colócala en el recipiente y cúbrela con un paño para dejarla reposar unos 60 minutos en un lugar templado.

A continuación, divide la masa en dos partes iguales y déjalas reposar de nuevo tapadas durante 10 minutos más. Después, colócalas en el molde de papel especial panettone, otra vez tapadas, para dejarlas un último reposo de dos horas.

Para finalizar, pinta las piezas con huevo batido, realiza un corte en forma de cruz en la superficie con una cuchilla o con las tijeras y coloca una pequeña nuez de mantequilla encima del corte. Hornea los panettones durante 40 minutos en el horno precalentado a 160 ºC y, ya tendrás este delicioso postre típico listo para degustar. Además, una vez fríos los puedes espolvorear con azúcar en polvo.

Bollos de Santa Lucía (Suecia)

Los lussekatter o bollitos de Santa Lucía son unos esponjosos dulces tradicionales de Suecia, perfectos para desayunar o merendar.

Su receta es muy sencilla. Para comenzar, diluimos 50 g de levadura fresca Levanova en unos 500 ml de leche tibia. Por otro lado, fundimos unos 200 g de mantequilla y los agegamos. Además, añadimos también 0,2 g de azafrán molido, que será la clave de esta deliciosa receta. Acto seguido, incorporamos también 20 g de sal, 230 g de azúcar, un huevo, y unos 1000 g de harina, cantidad que podría ir aumentando en función a como nos vaya quedando la masa, la cual deberá ser algo pegajosa.

Una vez tengamos nuestra mezcla, la dejaremos levar tapándola con un film hasta que doble su volumen. Después, amasaremos ligeramente y formaremos porciones de unos 80 g. Lo tradicional es darle forma de S, comenzando por estirarla con ambas manos deslizándolas por encima de la mesa dejando piezas con forma cilíndrica y luego añadiendo una pasa en cada extremo de la S.

Una vez colocadas nuestras piezas en la bandeja del horno, con ellas tapadas, dejaremos un último reposo de unos 30 minutos para, finalmente, pincelarlas con un huevo batido y hornearlas unos 15 minutos con el horno precalentado a 185 ºC.

Potica (Eslovenia)

Un tradicional rollo con pasas que puede rellenarse de mil formas diferentes, aunque, los rellenos más conocidos son con nueces, avellanas, o incluso queso, entre otros.

Para realizar el bollo que luego enrollaremos con el relleno que decidamos elaborar, en primer lugar, mezclaremos en un bol 2 cucharadas de harina con 1 de azúcar y 15 g de levadura fresca Levanova, que mezclaremos con otras dos cucharadas de leche templada, y dejaremos reposar unos 15 minutos.

En otro bol ponemos unos 500 g de harina junto con 30 g más de azúcar y 8 g de sal fina. Añadimos nuestra anterior mezcla, más 60 g de mantequilla derretida y un huevo batido. Mezclamos a la vez que añadimos unos 60 g más de leche, y amasamos.

Dejamos reposar nuestra masa tapada unas dos horas en un lugar templado. Después, la estiraremos con un rodillo y, sobre esta forma, distribuiremos el relleno para, finalmente, enrollarlo conjuntamente formando un barrote y darle forma de corona juntando los extremos.

Para finalizar, engasamos con mantequilla el molde que vamos a utilizar y dejamos un último reposo de unos 30 minutos. Precalentamos el horno a 200 ºC mientras pintamos nuestra rosca con un huevo batido, cocinamos entre 170 y 180 ºC durante 20 a 25 minutos, dejamos enfriar, desmoldamos con cuidado y espolvoreamos con azúcar glas.

Fritule (Croacia)

Esta preparación típica de la cocina croata puede recordarnos a los tradicionales buñuelos de muchas zonas de España.

Para prepararla, ponemos en un recipiente 500 g de harina, 3 cucharadas de azúcar, una pizca de sal, ralladura de limón y naranja, un poco de licor dulce, algunas pasas, dos huevos, un cubito de levadura Levanova de 50 g, el cual habremos activado previamente con un poco de agua tibia, y mezclamos. El truco está en ir agegando lentamente más agua hasta logar una masa suave que se separe de la fuente. Una vez conseguida, la dejaremos reposar en un lugar cálido cubierta con un paño para que fermente, hasta que doble su volumen.

Para finalizar, realizaremos bolitas que después de reposar unos 15 a 20 minutos, deberemos freír con aceite a unos 180ºC, escurrir, y luego espolvorear con azúcar ganulado al gusto.

Makowiec (Polonia)

Rollo dulce polaco con semillas de amapola. Esta desconocida combinación tiene una forma muy parecida a la de la potica eslovena, sin embargo aquí la clave es el relleno de amapolas, que no podría sustituirse si seguimos la receta tradicional.

Para la masa, mezclamos 400 g de harina con 90 de mantequilla, 100 ml de leche, una cucharadita de extracto de vainilla, 2 yemas de hubo 125 g de azúcar, unos 10 g de sal y 20 g de levadura Levanova, hasta conseguir la masa homogénea que deberemos dejar reposar tapada por, al menos, dos horas.

En cuanto al relleno, en primer lugar, cocemos 250 g de semillas de amapola durante 30 minutos en abundante agua a fuego medio. Las escurrimos y trituramos hasta formar una pasta. Por otro lado, calentamos 70 g de mantequilla en una cazuela con 150 g de azúcar, añadimos 30 g de miel, 25 g de nueces picadas, 25 g de almendras picadas, y 60 g de naranja y limón confitados, y dejamos cocer 5 minutos.

Una vez se haya enfriado esta mezcla, incorporamos 2 claras batidas a punto de nieve y mezclamos. Estiramos nuestra masa ya levada en forma rectangular, esparcimos nuestro relleno, envolvemos formando un cilindro (parecido a un tronco de navidad de pastelería), dejamos fermentar otras dos horas, pincelamos con un huevo batido, horneamos unos 30 minutos a 180 ºC y, finalmente una vez frío, espolvoreamos con azúcar glas para disfrutar este maravilloso postre.

 

- Publicidad -

Más popular