29.3 C
Santo Domingo
jueves, julio 29, 2021

Cómo se incrementaron los problemas de sueño durante la pandemia por COVID-19

Problemas de sueño durante landemia por COVID-19

La nueva enfermedad emergente por coronavirus 2019 (COVID-19) se ha convertido en una de las principales causas de muerte y problemas de salud en todo el mundo. Uno de estos problemas más vistos son los generados a nivel psicológico y problemas de sueño en diferentes poblaciones, incluidos los profesionales de la salud, las personas infectadas por COVID-19 y la población en general.

Un nuevo estudio científico publicado en The Lancet estimó la magnitud de los problemas del sueño durante la pandemia de COVID-19 y su relación con la angustia psicológica mediante la revisión de 168 artículos científicos provenientes de cinco bases de datos académicas (Scopus, PubMed Central, ProQuest, ISI Web of Knowledge y Embase). Se incluyeron estudios observacionales que incluían investigaciones de casos y controles en dichos estudios transversales revisados por pares y publicados entre diciembre de 2019 y febrero de 2021.

Esos 168 artículos de diseño transversales comprendían 345.270 participantes de 39 países. La prevalencia estimada de problemas del sueño fue del 31% entre los profesionales de la salud, el 18% entre la población general y el 57% entre los pacientes con COVID-19.

Los problemas de sueño se asociaron con la depresión entre los profesionales de la salud, la población general y los pacientes con COVID-19. A su vez, los problemas de sueño se asociaron positiva y moderadamente con la angustia psicológica (incluida la depresión y la ansiedad).

Los expertos constataron en el estudio publicado que la prevalencia de COVID-19 está asociada con una gran angustia psicológica y síntomas significativos de enfermedad de salud mental.

“La aparición repentina de una enfermedad amenazante ejerce una gran presión sobre los trabajadores de la salud. En consecuencia, los trabajadores de la salud pueden tener problemas de sueño porque necesitan lidiar con la enfermedad, sufrir un alto riesgo de muerte y adaptarse a horarios de trabajo irregulares y turnos frecuentes. Pueden experimentar problemas para dormir, ansiedad, depresión y estrés cuando se enfrentan a esta importante amenaza para la salud pública.

Debido a las exigencias de su trabajo, están en contacto frecuente con los pacientes y, por lo tanto, sufren un nivel de estrés extremadamente alto. Por lo tanto, pueden desarrollar problemas agudos del sueño, incluida la mala calidad del sueño y dormir muy poco. Dado que los profesionales de la salud son los trabajadores de primera línea que atienden a los pacientes, su salud es extremadamente importante. Más específicamente, si los proveedores de atención médica tienen algún problema de salud que les impida atender a los pacientes, sus comunidades locales más específicamente y su país en general, enfrentarán un gran desafío de carga de atención médica y, en consecuencia, impactarán en la salud de todos los residentes”, explicaron.

Y enfatizaron que además de los trabajadores de la salud, es probable que la población en general desarrolle problemas de salud mental y del sueño debido a los impactos del COVID-19 porque un cambio sustancial en el estilo de vida es un gran factor de estrés. Por ejemplo, las personas pueden necesitar aislarse y ponerse en cuarentena en el hogar, evitar las actividades sociales de esparcimiento y recreación en las que habían participado anteriormente y obedecer estrictamente las nuevas políticas para minimizar la propagación del virus (por ejemplo, usar una máscara en áreas públicas).

“La población en general también puede recibir información amenazante, como estadísticas diarias sobre la infección por COVID-19 y las muertes informadas en las noticias o las redes sociales. Con los cambios de estilo de vida y la información amenazante, la población en general puede evitar el contacto con otras personas debido a un gran temor a la infección, desarrollar sentimientos de impotencia o sufrir pánico. En otras palabras, la población en general podría experimentar problemas psicológicos directamente debido a la pandemia de COVID-19”, ahondaron.

Consultado acerca de cuáles son las consecuencias en la salud de vivir en constante estado de alerta y temor, Julián Pessio, médico psiquiatra (MN 126916), quien es coordinador médico de la Clínica de Ansiedad y Trauma de Ineco, consideró que “el estrés es una reacción psicológica y física normal a distintas situaciones de la vida, ya sean positivas o negativas, como un trabajo nuevo, la muerte de un ser querido, o la posibilidad de que uno mismo o algún allegado se contagien de una enfermedad”.

“El estrés en sí no es anormal ni malo sino una reacción adaptativa. Cuando el estrés se transforma en crónico, puede llevar a un agotamiento del organismo y producir distintas alteraciones, tanto físicas como psicológicas y de la conducta. Son comunes los dolores musculares o de cabeza, los problemas gastrointestinales (dolor, náuseas e incluso vómitos), temblor, aumento de la frecuencia cardíaca, palpitaciones, problemas para respirar. Algo que merece ser destacado, es que el estrés crónico puede empeorar una enfermedad previa de la persona, por ejemplo producir aumento de la presión arterial en alguien hipertenso que antes estaba controlado

Insomnio y problemas psicológicos

Se han informado diferentes factores que contribuyen al insomnio y problemas psicológicos. Los factores de riesgo más importantes para el insomnio y los problemas de salud mental durante la pandemia de COVID-19 son ser un trabajador de la salud, tener una enfermedad subyacente, vivir en áreas rurales, ser mujer y estar en riesgo de contacto con pacientes infectados con COVID-19. Entre los trabajadores de la salud no médicos, tener una enfermedad subyacente es un factor de riesgo de insomnio y problemas de salud mental.

De hecho, entre los desastres naturales y no naturales que pueden ocurrirle a los seres humanos, la pandemia de COVID-19 ha causado una angustia psicológica grave debido a la gran cantidad de personas afectadas a nivel mundial y la naturaleza contagiosa y mortal del virus.

La pandemia de COVID-19 como problema de salud pública mundial es un evento traumático que ha afectado tanto al sueño como a la salud mental del público en general y de los proveedores de atención médica. Además, se ha descubierto que varias políticas implementadas para reducir la propagación de COVID-19 (por ejemplo, cuarentena) tienen algunos efectos negativos en la salud psicológica de las personas.

Porque el sueño es importante para que los seres humanos mantengan las funciones diarias, varios estudios se han centrado en los problemas del sueño, todos con el uso de datos de autoinforme durante la pandemia de COVID-19.

Entre estos estudios se han informado diferentes hallazgos con respecto al sueño y los problemas psicológicos durante el COVID-19 en diferentes poblaciones.

Por ejemplo, un estudio informó que la prevalencia del insomnio era mayor entre los trabajadores de la salud no médicos (por ejemplo, estudiantes, trabajadores comunitarios y voluntarios) que entre los trabajadores de la salud médica (tasa de prevalencia de 38,4 frente a 30,5%, p <0,01).

Hubo una mayor prevalencia de problemas de sueño entre el personal médico en comparación con el personal no médico que incluye estudiantes, trabajadores comunitarios y voluntarios (66,1% frente a 47,8, p <0,01) y proveedores de atención médica de primera línea en comparación con los trabajadores médicos que no son de primera.

Calidad del sueño durante la pandemia

La calidad del sueño durante la pandemia de COVID-19 y sus factores relacionados se han informado en un número creciente de estudios. Un estudio reciente realizó un metanálisis para comprender los problemas del sueño durante la pandemia de COVID-19.

El estudio encontró que la tasa de prevalencia combinada de problemas del sueño a nivel mundial fue del 35,7%, siendo el grupo más afectado los pacientes con COVID-19 (74,8%), seguido de los proveedores de atención médica (36,0%) y la población general (32,3%). Además, en un estudio de cohorte se informaron dificultades para dormir y angustia psicológica debido a COVID-19 en aquellos pacientes con COVID-19.

Los pacientes con COVID-19 tenían dificultades para dormir, depresión y ansiedad seis meses después de la infección aguda.

Como conclusión, los expertos firmantes de la investigación científica precisaron que los pacientes con infección por COVID-19 y las profesiones de la salud corren el riesgo de tener problemas para dormir, y existen asociaciones moderadas entre los problemas del sueño y la angustia psicológica.

“Estos datos enfatizan la necesidad de programas y tratamientos para ayudar a diferentes poblaciones a superar los problemas del sueño y la angustia psicológica, especialmente los pacientes con infección por COVID-19 y las profesiones de la salud”, finalizaron.

Fuente: INFOBAE

- Publicidad -

Más popular