29.3 C
Santo Domingo
viernes, mayo 7, 2021

¿Cómo será el turismo en el período pospandémico?

Mientras varios países han comenzado ya a suministrar a su población vacunas contra el coronavirus, la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sopesan el uso de certificados de vacunación electrónicos para comenzar a regresar gradualmente a la vida normal.

“Estamos analizando muy de cerca cómo podemos trabajar con los estados miembro para obtener un certificado electrónico de vacunación”, afirmó a los periodistas el doctor Siddhartha Datta, director del programa de la OMS en Europa para enfermedades prevenibles por vacunación, informa Reuters.

Ideas similares se barajan en la Comisión Europea. Un representante oficial del organismo confirmó este jueves a Interfax que los estados del bloque están examinando el uso de “certificados de vacunación” en el marco de la llamada farmacovigilancia para evaluar los efectos la de las vacunas contra el covid-19.

Varias aerolíneas también han solicitado una especie de ‘visa de inmunidad’ para verificar los resultados de las pruebas de los viajeros, si bien la mayoría de ellas ni siquiera cumplen con el requisito de dejar asientos libres entre pasajeros.

¿Se usan ya estos salvoconductos de salud?

Un pasaporte de vacunación, también denominado pasaporte de salud, reuniría datos que confirman que un viajero que se dispone a cruzar una frontera internacional ha sido vacunado contra el coronavirus y ha dado negativo en la prueba de covid. Estos salvoconductos adoptan por ahora la forma de aplicaciones móviles gratuitas en las que los viajeros adjuntan los resultados de sus pruebas de coronavirus y documentos que confirman que han sido vacunados.

Hoy ya existen dos aplicaciones de este tipo. Una ya está operando en Estados Unidos, mientras que la otra se encuentra en las etapas finales de desarrollo y planea expandirse este mes a al menos cuatro aerolíneas más, según The Washington Post.

El programa CommonPass, que aún no está disponible para descarga pública, se ha venido desarrollando desde octubre y se utiliza en vuelos de las aerolíneas United Airlines y Cathay Pacific entre Nueva York, Londres, Singapur y Hong Kong. Funciona como un código QR escaneable que contiene los datos de salud y el plan de viaje de un pasajero y opera a través de las apps Health de Apple y CommonHealth de Android.

A lo largo de este mes, el uso de CommonTrust también se extenderá a ciertos vuelos de JetBlue, Lufthansa, Swiss International Airlines, United Airlines y Virgin Atlantic con salida desde Nueva York, Boston, Londres y Hong Kong. El uso de la aplicación también ha sido apoyado por las alianzas aéreas Oneworld, SkyTeam y Star Alliance.

Otro programa en desarrollo es la aplicación de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), IATA Travel Pass. Se espera que este pase de viaje móvil se lance a comienzos de 2021: primero estará disponible para los usuarios de Apple y algo después para Android. La decisión sobre la implementación de la aplicación dependerá de las aerolíneas y las autoridades locales.

Dificultades en la implementación

Pese a todo el optimismo que genera el arranque de la inmunización contra el coronavirus, la OMS sigue mostrándose escéptica sobre la idea de permitir que las personas que se han recuperado del coronavirus o han recibido la vacuna viajen al extranjero. Todavía no está claro cuánto tiempo dura la inmunidad y tampoco si las personas vacunadas pueden portar y propagar el virus sin experimentar síntomas.

“Actualmente no hay evidencia de que las personas que se han recuperado de covid-19 y tienen anticuerpos están protegidas de una segunda infección”, sostiene el organismo sanitario en su informe científico.

Catherine Smallwood, oficial principal de Emergencias de la OMS para Europa, reafirmó la postura de la organización a primeros de mes. “No recomendamos pasaportes de inmunidad ni realizar pruebas como medio para prevenir la transmisión a través de las fronteras”, declaró.

Además, algunos expertos advierten que la introducción de este sistema podría alentar a personas sanas a intentar contraer deliberadamente el coronavirus para desarrollar inmunidad.

¿Y qué hay de Sputnik V?

Otra cuestión es si la vacuna rusa Sputnik V será considerada válida en países que optan por los fármacos occidentales de Pfizer/BioNTech y Moderna y cuestionan sus resultados, pese a que los datos de los estudios indican que su efectividad alcanza un 96,2 % y aunque la británica AstraZeneca está a punto de combinar su vacuna con la rusa.

Según Dmitri Kulish, profesor del instituto privado moscovita de Ciencia y Tecnología de Skólkovo, “Sputnik V produce exactamente los mismos anticuerpos que AstraZeneca, Moderna y Pfizer” y “no hay un criterio objetivo para distinguir Sputnik V” de los medicamentos europeos y estadounidenses.

En declaraciones a la emisora rusa Business FM, el experto aseguró que si las naciones occidentales empiezan a revisar los registros en la cadena de bloques o las etiquetas fluorescentes en el hombro para asegurarse de que el viajero esté vacunado con su antídoto, y no con el ruso, entonces aparecerán rápidamente “manitas” que reproducirán “exactamente el mismo tatuaje fluorescente y exactamente el mismo registro en la cadena de bloques”.

Semejantes intentos de falsificar datos, asociados con las restricciones para ciudadanos de Rusia y de docenas de otros países que planean implementar Sputnik V, complicarían aún más la tarea de monitorear la salud de la población.

De todos modos, probablemente, no podremos gozar de estas innovaciones en un futuro próximo. Shira Doron, epidemióloga del Centro Médico Tufts en Boston (Massachusetts, EE.UU.) estima que la mayoría de la población estadounidense recibirá la vacuna solo en verano. Según dijo a The Washington Post, el turno de inmunización para quienes no pertenecen al grupo de riesgo no llegará hasta abril de 2021.

- Publicidad -

Más popular