Condena la SIP ataque contra diario El Monitor de Parral de México

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó un atentado con explosivos contra la sede del diario mexicano El Monitor de la ciudad de Parral (Chihuahua) y lamentó que haya cancelado su versión impresa y anunciado que no publicará noticias policiales en la digital.

La organización hemisférica también pidió a las autoridades que investiguen y muestren resultados en la aplicación de la justicia.

El 31 de julio por la madrugada desconocidos lanzaron bombas molotov contra las instalaciones del diario, que sufrieron daños materiales.

Cinco trabajadores del diario fueron rescatados ilesos del interior de la sede.

La presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, directora del diario colombiano El País, condenó “la violencia contra periodistas y medios en México” y reiteró al Estado “su obligación de investigar de manera expedita y exhaustiva para señalar a los responsables de actos de violencia”.

El Monitor de Parral, fundado hace 58 años, anunció que se abstendrá de publicar noticias policiales y no se involucrará “en ningún aspecto que represente un sesgo político”.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, director del portal mexicano de noticias La Silla Rota, indicó que “lamentablemente las acciones de violencia no atendidas y que quedan en la impunidad, generan autocensura y silencio en periodistas y medios de comunicación”.

Esa reacción “por temor a represalias” restringe “la información que llega a los ciudadanos”, dijo.

Por otra parte, la organización Artículo 19 de México denunció que el periodista Humberto Padgett, colaborador de un noticiero en Radio Fórmula e Imagen Noticias, fue detenido el 1 de agosto en la Base Aérea de Santa Lucía junto a dos escoltas que le había asignado el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Padgett realizaba una investigación sobre la polémica construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía como alternativa para descongestionar al aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

El periodista y sus escoltas fueron liberados tras varias horas de detención.