Condenan a 24 años a vendedor de fentanilo en EEUU por muerte por sobredosis

Un hombre 54 años fue condenado a 24 años y cuatro meses de cárcel en EE.UU. por haberle vendido el potente opioide fentanilo a un hombre de 21 años que poco después de recibir la droga murió de sobredosis, informó este miércoles la oficina del Fiscal General en el distrito central de Florida.

Según un comunicado oficial, a fines de febrero pasado Gregory Apicella se declaró culpable de los cargos de distribuir fentanilo con resultado de muerte y de distribuir metanfetamina y ahora la jueza Sheri Polster Chappell dictó su condena.

El hombre residente en Fort Myers (costa oeste de Florida) le vendió en dos ocasiones, la última de ellas el 18 de enero de 2018, fentanilo a J.Y., quien murió al consumir el analgésico.

La venta de la droga se hizo en casa de Apicella en Fort Myers, donde la Policía halló en un registro ordenado por la justicia una “gran cantidad” de fentanilo, útiles para consumir droga y metanfetamina, según el comunicado.

La Fiscalía no dijo qué cantidad de droga le vendió Apicella a J.Y., pero se sabe que solo dos o tres gramos de fentanilo bastan para matar a una persona.

Estados Unidos vive una crisis de salud pública por la adicción a los opioides y las consiguientes muertes por sobredosis, que incluso han llegado a reducir la esperanza de vida en el país.

En 2018 las muertes por sobredosis de drogas se redujeron en el país por primera vez desde 1990, según datos oficiales publicados esta semana.

El Informe Mundial sobre Drogas 2019 de la ONU, presentado en Viena el pasado 26 de junio, se hizo eco de este problema, al señalar que un 4 % de todos los norteamericanos adultos consumieron algún tipo de opioide al menos una vez en 2017.

De las 70.237 muertes por sobredosis registradas en Estados Unidos en 2017, 47.600 se debieron al uso de opioides, un 13 % más que en 2016, según el informe.

“Las sobredosis de droga en Norteamérica han alcanzado realmente dimensiones de epidemia”, subrayó la autora del informe, la italiana Angela Me, quien alertó de que existen indicios de un aumento del consumo del fentanilo en Europa.