¿Cuánto ganaron las aerolíneas por el costo de equipaje en 2023?

Las principales compañías aéreas ganaron miles de millones de dólares el año pasado en esas molestas tarifas de equipaje que tanto desprecian los viajeros.

Las 20 principales aerolíneas globales ingresaron $33.3 mil millones en concepto de una combinación de tarifas por equipaje de mano, aumentos de precios por equipaje facturado y multas por maletas con sobrepeso, según encontró un nuevo informe.

La cifra en dólares aumentó un 15 % desde $29 mil millones en 2022 y representa aproximadamente el 4.1 % de los ingresos globales de las aerolíneas en 2023, según el estudio realizado por la firma de consultoría aérea IdeaWorksCompany y el servicio de alquiler de coches CarTrawler.

El flujo de ingresos proviene directamente de los clientes de las aerolíneas a través de tres medios principales: tarifas por equipaje facturado en la bodega del avión, bolsas de mano más grandes y maletas con sobrepeso o extra grandes, indica el análisis.

Hace mucho tiempo que desaparecieron los días en que un boleto de avión incluía un equipaje facturado gratuito o incluso un equipaje de mano gratuito en algunos casos. Algunos boletos de bajo costo ahora solo incluyen un artículo personal gratuito, como un bolso o una mochila pequeña.

La excepción está en Asia, donde aerolíneas como Air China, Korean Air y Qantas todavía incluyen el equipaje con la compra de un boleto, sin importar la tarifa o la distancia.

Las compañías aéreas primero implementaron las tarifas por equipaje como «una necesidad económica» durante el shock petrolero de 2007 y 2008, que vio un aumento dramático en los precios del combustible, según el estudio.

En cuestión de meses, las principales compañías estadounidenses pasaron de incluir dos maletas facturadas con cada boleto a cobrar por la primera maleta facturada.

Desde entonces, las cantidades de las tarifas y su prevalencia han aumentado considerablemente a lo largo de los años.

Justo este mes, JetBlue, que no fue incluida en el análisis, causó indignación después de aumentar silenciosamente sus precios por equipaje facturado, con pasajeros molestos llamando a la movida furtiva un intento codicioso de obtener más dinero.

La aerolínea con sede en Nueva York ahora está cobrando a los viajeros 45 dólares por su primera maleta de tamaño estándar facturada dentro de las 24 horas previas al embarque, y 60 dólares por una segunda maleta. Si se facturan más de un día antes, el costo de cada una es 10 dólares más barato.

En lugar de hacer un gran anuncio público sobre el cambio, la aerolínea actualizó silenciosamente la sección «Información del equipaje» en su sitio web donde se indica en letra pequeña que el aumento de precios se implementó el 1 de febrero.

Esto solo enfureció aún más a los clientes que llevaron sus frustraciones a las redes sociales.

«Inflación y codicia en aumento», escribió alguien llamado Yau en X.

El estudio incluyó cuatro compañías aéreas estadounidenses entre la mezcla de las principales aerolíneas globales que no incluían ninguna compañía de bajo costo.

Las tarifas de equipaje son solo una parte de los $118 mil millones en llamadas «tarifas basura» o tarifas adicionales que las compañías aéreas hicieron en 2023.

Las tarifas de selección de asientos, que se han vuelto cada vez más frecuentes en los últimos años, también representan una gran parte del flujo de ingresos.

La administración Biden ha prometido tomar medidas contra las «tarifas basura» en un esfuerzo por proporcionar a los viajeros precios más transparentes cuando reserven vuelos.

«El Departamento de Transporte está tomando medidas sobre las tarifas basura de las aerolíneas que inflan los precios para las familias estadounidenses«, dijo un portavoz del DOT a The Post en noviembre.

«Por ejemplo, estamos trabajando para prohibir las tarifas basura por la selección de asientos familiares porque los padres no deberían tener que pagar más solo para sentarse con sus hijos cuando vuelan».

En 2022, los viajeros estadounidenses pagaron $6.8 mil millones en tarifas de equipaje, según el Departamento de Transporte.

Solo dos años antes, el dinero de los contribuyentes estadounidenses se utilizó para proporcionar una línea de vida de $54 mil millones a las principales aerolíneas estadounidenses cuando sufrieron una masiva crisis debido a las prohibiciones y restricciones de viaje por COVID-19.

Más popular