David deleita con emotivo discurso

Nueva York. –   La anticipación del discurso de exaltación al Salón de la Fama de David Ortiz fue algo palpable en el pequeño pueblo de Cooperstown toda la semana. El domingo, “Big Papi” no decepcionó para nada, con un estilo inédito de mezclar el inglés con el español y deleitando a las decenas de miles de aficionados instalados al lado del Clark Sports Center.

El dominicano Ortiz, el primer bateador designado elegido en su primera oportunidad en la boleta de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica, habló de su país, su familia, sus managers y coaches, los Mellizos y, por supuesto, los Medias Rojas.

“Gracias Dios, por darme las fuerzas todos estos años para mantenerme fuerte y con los pies sobre la tierra, con todos los altibajos y los sacrificios que tuve que hacer para estar aquí con ustedes hoy”, dijo el autor de 541 jonrones y OPS de por vida de .931 en 20 temporadas de Grandes Ligas, en las que ayudó a los Medias Rojas a ganar sus primeros tres títulos de Serie Mundial desde 1918. “Éste es un día increíble, un honor increíble”.

Entre los exaltados al Salón de la Fama de habla tanto inglesa como hispana, la norma había sido hablar primero en inglés y luego español. Pero Ortiz rompió el molde, cambiando de un idioma a otro con un estilo leve, divertido e informal, hasta el punto de saludar a “todos los tigres míos que andan por ahí”.

Desde la izquierda, los miembros del Salón Nacional de la Fama del Béisbol Jim Kaat, Tony Oliva y David Ortiz sostienen sus placas.

Puedes leer: David Ortiz: “No me sorprendió ver a tantos dominicanos, sé lo que somos»

“Mi gente en la República Dominicana, mi tierra. La tierra que me vio nacer”, continuó Ortiz, quien se retiró tras la campaña del 2016. “Gracias por su gente que me ha acogido siempre como uno de sus hijos favoritos y me ha brindado su apoyo, paso tras paso a través de mi carrera.

“Gracias por mi Quisqueya la Bella. Nada comparado con eso”.

También le guardó algunas palabras a los Estados Unidos, país al que vino en 1992 cuando fue firmado por los Marineros a los 16 años y del que es ciudadano ahora.

“Muchas gracias, EE.UU. por aceptarme desde que era prácticamente un niño y darme la oportunidad de cumplir mis sueños”, expresó Big Papi, quien fue exaltado el domingo junto al cubano Tony Oliva y Jim Kaat, además del también cubano Oreste “Minnie” Miñoso, Gil Hodges, Buck O’Neil y Bud Fowler de manera póstuma. “Y a todos mis amigos estadounidenses, consideren esto una invitación para visitar mi isla, la República Dominicana”.

Mucho se ha hablado de cómo los Mellizos, su primer equipo de Grandes Ligas tras un canje con Seattle, lo dejaron en libertad tras la temporada del 2002. Pero los lazos con Minnesota siguen fuertes, hasta con Oliva y Kaat, vinculados con la organización como instructores, embajadores y comentaristas de transmisiones.

“Esos señores siempre estaban cerca cuando yo estaba con los Mellizos, dándonos buenos consejos. Felicito a los dos”, manifestó David Ortiz “Tengo que darle las gracias a los Mellizos de Minnesota, que me dieron la oportunidad de jugar en Grandes Ligas.

“Aunque al final no salieron las cosas, aprendí de eso que si recibía la oportunidad en otro lado, iba a trabajar duro para no dejarla ir”.

Alex Ortiz, hija de David Ortiz, interpreta el himno de los Estados Unidos en la ceremonia de inducción al Salón de la Fama de Cooperstown de los nuevos inmortales.
Alex Ortiz, hija de David Ortiz, interpreta el himno de los Estados Unidos en la ceremonia de inducción al Salón de la Fama de Cooperstown de los nuevos inmortales.

Por supuesto, así mismo fue. Por una recomendación de Pedro Martínez, el “hermano” de Ortiz, los Medias Rojas lo firmaron previo a la campaña del 2003. El resto, como dicen, es historia.

“Cuando pienso en Boston, pienso en el 2004, el 2007 y por supuesto, el 2013, después de que la ciudad fuera conmocionada por el atentado terrorista”, dijo Ortiz, refiriéndose a los tres campeonatos conquistados por los Patirrojos durante su tiempo en Nueva Inglaterra como jugador activo—y por supuesto, la bomba estallada durante el Maratón de Boston de aquel 2013. Cuatro meses y medio después, Ortiz sería el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial al batear .688 con dos cuadrangulares en los seis partidos vs. los Cardenales.

“Nunca he visto una comunidad reaccionar y unirse como Boston. Cuando pienso en Boston, pienso en ese último juego que jugué, estando parado en ese terreno del Fenway Park. Se sentía como que toda Nueva Inglaterra, cada uno de ustedes estaba conmigo y demostrándome todo su amor. Siempre estaré ahí para ustedes, Boston”.

Más popular