26.1 C
Santo Domingo
jueves, octubre 28, 2021

¿De que pata cojea la mesa?

Una de las debilidades del sistema judicial dominicano ha quedado evidenciada en el juicio que se le sigue a los imputados en el caso de desfalco al estado por parte de funcionarios y particulares de la pasada administración del PLD; el pueblo dominicano harto de más de cinco décadas de administraciones plagadas de actos de corrupción, dirigidas por el PRSC, el PRD y el PLD, ha exigido un cambio de rumbo a los nuevos timoneles del barco de la administración pública y el PRM, aunque surge del PRD y tiene dentro de sus miembros más destacados figuras de ese partido, tiene sobre sus hombros la tarea de satisfacer la  necesidad de justicia del pueblo dominicano.

Perseguir la corrupción no ha pasado en el país del simple show mediático, dentro de la política de pan y circo que ha moldeado la forma de gobiernos corruptos y clientelistas que han precedido al actual; y las diferentes tentativas o simulacros de persecución a la corrupción, se han rebajado a persecución política, argumento que siempre utilizan los acusados, cuyo castigo  no pasa de un mal momento, al tener que pasar un tiempo en cárceles cómodas y aclimatadas, antes de salir a disfrutar de dineros que no pueden justificar.

No hay dudas de que el presente gobierno está en la disposición de complacer al pueblo y saciar la sed de justicia de los dominicanos; lo ha demostrado al conformar una procuraduría fiscal independiente; pero lo que hemos seguido el juicio con el indispensable sabor a show mediático, que no puede faltar en estos casos, hemos percibido con claridad de que pata cojea la mesa y aunque los miembros de la fiscalía han defendido con dignidad y han aportado pruebas para sustentar el caso, es evidente que en el terreno judicial, pelean en desventaja, puesto que el entramado legislativo dominicano, en materia de corrupción pública,  es débil.

El código procesal penal posee debilidades que han sido expuestas por los miembros de la defensa de los imputados; la misma debilidad jurídica que le ha permitido año tras año a los funcionarios corruptos salirse con la suya, ante un pueblo indignado, que  culpa a jueces corruptos por la liberación de individuos cuyas fortunas sobrepasan los límites de la imaginación y que sin embargo no pueden ser condenados;  jueces amañados no han faltado, pero no son el mayor problema, ante una legislatura débil e imprecisa, a la que le faltan elementos para tipificar los casos y que solo castiga al corrupto y es ciega ante el corruptor.

Lo reconfortante del momento es saber que el presidente Luis Abinader también ha captado la situación y desde ya anuncio una reforma a la constitución, no para reelegirse como lo hacían otros gobernantes, sino para corregir entuertos como el caso del código procesal penal y fortalecerlo en materia de persecución a la corrupción pública y blindar así la administración del estado, para sacarlo de una vez por todas de las garras del peculado, el nepotismo y la impunidad que tanto daño han causado al país.

Mega Diario felicita al presidente y le insta a continuar por ese camino,  que si lleva a cabo una labor de esta magnitud, creando por fin un verdadero régimen de consecuencias y respeto a la ley en el país, desde ya, se habrá forjado  uno de los lugares más emblemático en la historia  de la República Dominicana y su Padre José Rafael Abinader, quien deseo llegar a la presidencia para adecentar la Administración Pública, verá desde el cielo con satisfacción, que aunque él no lo pudo lograr, su hijo recogió el testigo y  continuo el legado de honestidad que siempre distinguió a su progenitor.

- Publicidad -

Más popular