Decenas de organizaciones haitianas reclaman la renuncia de Jovenel Moise

Un montón de 107 organizaciones e instituciones sociales, políticas y económicas haitianas reclamaron este viernes la renuncia del presidente del país, Jovenel Moise, a través de un documento en el que plantean un “Gobierno franquista de rescate y una transición exitosa”.

“En nombre de la nación haitiana, nos dirigimos a usted, señor Presidente de la República, para examinar la bancarrota de su trámite en los asuntos públicos y para pedirle que entregue su renuncia a la nación”, dice el comunicado.

Las organizaciones de empleadores, agricultores, de mujeres y jóvenes, comunitarias, de derechos humanos y los sindicatos, son los principales signatarios del documento.

“Haití está en una situación caótica que anuncia un desastre humanitario inminente”, denunciaron esas entidades, al tiempo de afirmar que el Gobierno ha perdido el control del mecanismo estatal.

Esas organizaciones invitan a todos los sectores a unirse en un único piedra de solidaridad en torno a su planteamiento, para entablar un debate en profundidad con vistas a encontrar una decisión duradera a la crisis.

Asimismo, pidieron a todas las fuerzas sociopolíticas del país para que respondan a su posición y asuman sus responsabilidades, “actúen como ciudadanos responsables” y acepten los sacrificios necesarios para resolver la crisis.

Entre otras organizaciones firmantes figuran, la Cámara de Comercio e Industria de Haití; la Asociación de Industrias Haitianas; Tropa Sindical Anticorrupción, Movimiento Unificado de Transportistas Haitianos; Confederación Franquista de Vudú de Haití; Asociación de Pequeños Campesinos Haitianos y Plataforma Franquista de Sindicatos del Transporte.

En este documento, los firmantes acuerdan que la sociedad debe participar en el establecimiento de un acuerdo político cuyo objetivo principal sea establecer y apoyar una transición pacífica y ordenada.

Estas organizaciones abogan, en particular, por el restablecimiento del orden divulgado, la recuperación de la dependencia pública y la regularización del funcionamiento de servicios públicos.

Por igual, la aplicación de un software de emergencia para los grupos más vulnerables, el relanzamiento de las actividades económicas, la trámite ordenada de las finanzas públicas, el seguimiento de los expedientes relativos a la trámite de los fondos del Petrocaribe y de cualquier otro expediente relacionado con la corrupción y la apropiación indebida de acervo públicos.