26.1 C
Santo Domingo
lunes, noviembre 29, 2021

Dimite jefe policial de Haití tras secuestro de varios misioneros

Transportistas protestaron ayer por la escasez de gasolina en Puerto Príncipe.

Puerto Príncipe. El director general de la Policía Nacional de Haití, Léon Charles, dimitió este jueves, después del secuestro el sábado pasado de 17 misioneros de Estados Unidos y Canadá.

Charles será sustituido por el comisario Frantz Elbe, según anunció el primer ministro, Ariel Henry, en declaraciones al diario Le Nouvelliste.

“El director general de la Policía Nacional de Haiti, Léon Charles, me ha presentado su dimisión. Ha sido reemplazado por Frantz Elbé (…) Por el momento, aún no hay otros cambios en el seno del Gobierno”, dijo Henry.

Charles era el responsable de la Policía en el momento del asesinato del presidente Jovenel Moise, el pasado 7 de julio, un caso por el que están siendo investigados una decena de agentes de la institución armada.

El director estaba al frente de la Policía desde noviembre de 2020 y le ha tocado enfrentar una de las oleadas de violencia más graves de los últimos tiempos en Haití, propiciada por decenas de bandas armadas que ejercen su dominio en varias zonas de la zona metropolitana Puerto Príncipe.

El aparente detonante de la dimisión de Charles es el secuestro de 17 misioneros extranjeros, 16 de ellos estadounidenses y uno canadiense, ocurrido el pasado sábado cuando regresaban de un orfanato a las afueras de la capital.

Ni el Gobierno haitiano ni la Policía han ofrecido informaciones oficiales sobre el caso, aunque varias fuentes del Ejecutivo han confirmado a medios que los misioneros se encuentran retenidos por la banda 400 Mawozo, que pide un rescate de 17 millones de dólares.

En los últimos meses se han multiplicado los asesinatos, robos y secuestros, que se han convertido en una lucrativa fuente de financiación de las pandillas.

Los enfrentamientos entre las bandas por el control de territorios causaron el desplazamiento de cerca de 19,000 personas en Puerto Príncipe a comienzos de junio, ocasionaron cortes de carreteras y dificultades en el suministro de bienes hacia algunas regiones del país.

En abril, una operación policial fracasada contra una banda se saldó con cuatro policías muertos y un carro blindado destruido, un hecho que provocó la renuncia del entonces primer ministro, Joseph Jouthe.

La Policía haitiana cuenta con cerca de 15,000 agentes en sus filas, una cifra insuficiente para garantizar la seguridad en el país, según señala un reciente informe de la ONU, que aconseja al país a llegar a un número mínimo de 25,000 agentes.

Secuestros de mujeres y niños

El número de niños y mujeres secuestrados para pedir rescate crece de forma “alarmante” en Haití, donde se han producido al menos 101 raptos de enero a agosto, superando el total registrado durante todo 2020, advirtió Unicef.

Según estimaciones de Unicef basadas en fuentes oficiales, 71 mujeres y 30 niños fueron secuestrados en los primeros 8 meses de 2021, frente a 59 mujeres y 37 niños en 2020, indicó la organización en un comunicado.

Este grupo representa un tercio de los 455 secuestros reportados este año, la mayoría perpetrados en la capital, Puerto Príncipe, siendo la mayor parte de las víctimas ciudadanos haitianos.

El aumento de los secuestros se produce en un contexto de violencia callejera en Puerto Príncipe y sus alrededores relacionada con las pandillas, que ha obligado a más de 15,000 mujeres y niños a huir de sus hogares.

De este incremento de los secuestros de niños y mujeres, “lo más preocupante es que ya no hay límites” para los delincuentes, señaló a Efe el jefe de comunicación de Unicef para América Latina, Laurent Duvillier.

En un contexto de tremenda pobreza, “Puerto Príncipe está en manos criminales. Hoy en día, un niño es un producto que se vende y se compra” y, al igual que ocurre con las mujeres, “son más fáciles de secuestrar”, afirmó.

Escasez de combustible desata protestas

Varios barrios y calles de la región metropolitana de Puerto Príncipe fueron bloqueados por barricadas en llamas, levantadas por mototaxistas en protesta por la escasez de combustible en los surtidores, un ingrediente más en la crisis que azota Haití. Los mototaxistas se quejaban también porque debido a la escasez de combustible se han disparado los precios del carburante en el mercado negro, pasando de 200 gourdes por galón a 2,500 gourdes (de 2 a 25 dólares). Ayer cientos de personas esperan en vano en las paradas de autobús a los vehículos de transporte público, que prácticamente han desaparecido de las calles debido a la escasez de combustible. De forma paralela, el sindicato de conductores de camiones de productos petroleros se declaró en huelga este jueves “para decir no al fenómeno de la inseguridad”. La acción de las decenas de bandas armadas que operan en Puerto Príncipe es una de las causas que ha dificultado el abastecimiento de combustible y ha ocasionado la escasez.

- Publicidad -

Más popular