EE.UU. aprueba posible venta de 2.200 millones en misiles y tanques a Taiwán

El Departamento de Defensa de Estados Unidos informó hoy sobre una posible venta de misiles y tanques a Taiwán, por un valor de más de 2.200 millones de dólares, en un acuerdo que, según Washington, “no alterará los equilibrios militares básicos en la región”.

La transacción contempla la venta a Taiwán de 108 tanques tipo M1A2T Abrams, así como de 250 misiles Stinger.

El acuerdo, que fue pactado entre la Agencia del Pentágono para Seguridad y Cooperación y la Oficina Representativa Económica y Cultural de Taipéi en Washington, también incluye otros vehículos y munición.

El Pentágono informó este lunes al Congreso de la posible venta militar a Taiwán, con la que EE.UU. refuerza su posición como principal proveedor de armas a la isla.

En esa comunicación, el Departamento de Defensa defendió que la transacción “no alterará los equilibrios militares básicos en la región”.

Los Abrams M1A2T “contribuirán a la modernización de la flota de tanques del recipiente, aumentando su habilidad de enfrentar amenazas regionales presentes y futuras, y fortalecer su seguridad nacional”.

Con los misiles, Taiwán busca “expandir la estructura de su existente defensa área para responder a amenazas”.

En mayo, los principales jefes de seguridad de EE.UU. y Taiwán, John Bolton y David Lee, respectivamente, mantuvieron una reunión por primera vez desde la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos hace 40 años, un encuentro que Pekín lamentó.

Poco después de ganar las elecciones a la Casa Blanca, Trump ya había provocado su primera crisis diplomática con China al hablar con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en el contacto de más alto nivel entre Taipei y Washington desde 1979.

Más tarde, Trump cuestionó la política de “una sola China” que adoptó el expresidente Jimmy Carter y sigue hoy vigente, aunque luego se comprometió con su homólogo chino, Xi Jinping, a respetarla.

Trump, sin embargo, ha tenido otros gestos con Taiwán desde que llegó al poder, como las amenazas de represalias contra los aliados diplomáticos taiwaneses que rompan sus relaciones con la isla en favor de China.

Además, está previsto que Tsai pase cuatro días en EE.UU. este mes de julio en el marco de una gira por el Caribe, aunque no han trascendido detalles de su agenda.