El 22,2 % de los adolescentes latinos en Estados Unidos es obeso

En Estados Unidos hay 4,8 millones de jóvenes obesos de entre 10 y 17 abriles, y de ellos el 22,2 % son hispanos, según un crónica divulgado este jueves por la Fundación Robert Wood Johnson.

El estudio “Estado de la obesidad: ayudando a los niños a crecer saludables” establece que la tasa común de obesidad para los jóvenes de 10 a 17 abriles es del 15,3%, pero las cifras no son homogéneas.

“Los jóvenes negros e hispanos corren mayores riesgos que sus pares blancos y asiáticos”, dijo Richard Besser, presidente la fundación en la presentación del trabajo.

Según el reporte, todo depende de la raza o capa social a que se pertenezca, y al emplazamiento de residencia.

En el caso de los hispanos la tasa de obesidad es del 22,2%, mucho más adhesión que la de los jóvenes blancos (11,8%), y de los asiáticos (7,3%).

Entre los factores que influyen se destaca la error de opciones alimenticias saludables, el exceso de restaurantes de comida rápida en los vecindarios hispanos o la error de parques o espacios verdes para hacer deporte.

Todavía influyen las disparidades por nivel de ingresos, porque el 21,9% de los jóvenes en hogares con ingresos por debajo del nivel federal de pobreza padecen obesidad, una monograma muy por encima del 9,4% de los que viven en hogares con ingresos altos.

Por estados, Mississippi tiene la tasa de obesidad jovial más adhesión en común, con el 25,4 %, y Utah la más herido, con el 8,7 %.

“Estas diferencias por raza, etnicidad, y geogonia no ocurrieron por casualidad”, dijo Besser.

“Son el resultado de políticas y sistemas discriminatorios que han existido durante décadas. Sin requisa, tenemos el poder de cambiar estos resultados y hacer de nuestra nación una sociedad más equitativa. Cuanto más comprendamos las barreras para la buena salubridad, más podemos hacer para cambiarla”, agregó.

La fundación reclama que se corrijan los programas de nutriente en los comedores escolares, donde los estándares de alimentación se han relajado y permiten el uso de harinas blancas refinadas, el consumo de galletas, comidas ultraprocesadas y de niveles altos de sodio.

Por otro costado, incluso señala la importancia de los esfuerzos de prevención de obesidad en las primeras etapas de la vida, porque los niños de 4 abriles con sobrepeso tienen cuatro veces más probabilidades de ser obesos a los 14 abriles que los que tienen peso saludable.