26.1 C
Santo Domingo
domingo, septiembre 19, 2021

El avistamiento de ballenas jorobadas, una experiencia única

La ballenas se quedan hasta el 30 de marzo en las aguas de Samaná. Karina Jiménez

Esta temporada llegaron hasta las cálidas aguas caribeñas unas 3,000 ballenas

Samaná. Cada año las ballenas jorobadas visitan las cálidas aguas de la República Dominicana en búsqueda de un lugar confortable y seguro para aparearse y parir a sus crías. Empiezan a llegar a la Bahía de Samaná y al Banco de la Plata, en Puerto Plata desde 15 de enero y se quedan hasta el 30 de marzo.

Esto hace que se dinamice la finanzas y el turismo de la zona, debido a que llegan personas de todo país y del extranjero para disfrutar del espectáculo que brindan estos mamíferos marinos.

Aurelio Reyes, miembro del Centro para la Conservación y Ecodesarrollo de la Bahía de Samaná y sus Entornos (CEBSE), dijo que en esta temporada llegaron hasta las cálidas aguas caribeñas unas 3,000 ballenas.

El ministerio de Medioambiente organizó un tours para periodistas, quienes observaron cómo se organizan las visitas para contemplar las ballenas. Inspectores acompañan las lanchas hasta el santuario.

Los visitantes con mucha suerte, podrán avistar las ballenas, el ballenato y el escolta. Aunque parezca extraño, el escolta que acompaña a la ballena no es precisamente el padre del ballenato, debido a que el macho no tiene nada que ver con su crianza, sino con su protección. Lo hace, según los estudios, para ir preparando el terreno y/o ir ganando puntos para un próximo apareamiento.

Las ballenas hembras son las que permanecen más tiempo en aguas dominicanas, porque tienen que parir, alimentar y criar al bebé hasta que estén lo suficientemente fuertes para el viaje de retorno. Durante su estadía, las ballenas no se alimentan, aunque sí amamantan a sus ballenatos, los cuales consumen hasta 50 galones de leche al día, lo que equivale a 800 biberones. Con esta leche el bebé aumenta 50 kilos diariamente.

Se estima que las ballenas pueden vivir unos 70 años de edad.

¿De dónde vienen las ballenas jorobadas?

Estos mamíferos viajan hasta 6,000 kilómetros, desde toda la zona fría del Atlántico Norte, es decir, Estados Unidos, Canadá, Islandia, Groenlandia y Noruega.

Su población es de unos 15,000 individuos, de los cuales, el 85% se queda en aguas dominicanas. “La República Dominicana es la zona de reproducción más importante del Atlántico Norte, que es una de las poblaciones de ballenas más grandes del mundo”, explicó Reyes, quien llamó a protegerlas para conservar la especie, y además, constituyen un motor económico para la Samaná.

El ministro de Medioambiente, Orlando Jorge Mera, dijo que el país se siente orgulloso de decir que las ballenas jorobadas también son de República Dominicana.

Trucos para avistar

Al momento de visitar el área de las ballenas jorobadas, los excursionistas deben estar muy pendientes a su soplo (momento en que la ballena sale a respirar).

Aunque es aire condensado debido a que estos animales son de sangre caliente, las personas lo perciben como un chorro de agua.
Al momento en que se produce el soplo, las embarcaciones deben ir a una velocidad moderada, porque en el trayecto pueden acontecer más. La idea es evitar una colisión con el animal.

El Banco de la Plata y la Navidad es un santuario de protección de animales mamíferos en el Océano Atlántico. Fue creado mediante el Decreto No. 319 del 14 de octubre de 1986 y modificado por la ley No. 202 de Áreas Protegidas. Tiene una superficie de 600 millas a 19,438 millas cuadradas.

¿Cómo identificarlas?

Los guías, los protectores y hasta los capitanes de las embarcaciones saben cómo identificar a cada una de las ballenas que llegan a esas áreas protegidas, pero ¿cómo lo hacen?

Reyes explica cada una las ballenas jorobadas tiene en su cola patrones únicos de manchas blancas y negras, los cuales no se repiten de una ballena a otra, es como una especie de huella dactilar.

“Cada ballena tiene una identidad en su cola, cada cola es diferente y gracias a esa diferenciación podemos llevar registros de identidad”, asegura Reyes.

Además, por las heridas de su lomo, las cuales cicatrizan en blanco y no se borran.

Especies

En el Santuario de Mamíferos Marinos de la República Dominicana, cuyos límites incluyen las áreas correspondientes al Banco del Pañuelo y su área circundante, la Bahía del Rincón y el entorno de Cayo Levantado, así como el área utilizada para la observación de ballenas jorobadas, existe el registro de 12 especies de mamíferos marinos, como manatíes, delfines, cachalotes y ballenas piloto, entre otras.

¿Cómo llegar?
Para llegar al santuario, los visitantes tienen que embarcar el Muelle Público de Samaná, ubicado en el Malecón de esa ciudad y tomar una embarcación, cuyo costo es de 250 pesos por persona.

Experiencia única

En lo que va de año, 21,000 dominicanos han vivido la experiencia de ver el espectáculo que brindan las ballenas jorobadas, lo que supera las visitas del pasado año, que estuvo limitado por la llegada de la pandemia del coronavirus.

- Publicidad -

Más popular