Empresarios vinculados a Giuliani donaron 325.000 dólares a la campaña de reelección de Trump

La presión aumenta sobre la Casa Blanca. Dos empresarios de origen ruso, naturales de Florida, fueron detenidos anoche en el aeropuerto internacional de Washington, acusados de violar las leyes de financiación de campañas electorales a raíz de una donación de 325.000 dólares a un fondo que apoya la reelección del presidente Donald Trump, The America First Action Committee.

Los dos hombres, Lev Parnas e Igor Fruman, habían colaborado con las gestiones del abogado de Trump, Rudy Giuliani, en Ucrania para conseguir información con la que perjudicar la candidatura del exvicepresidente demócrata Joe Biden a la Casa Blanca, aunque su detención no está relacionada con estas actividades.

Parnas y Fruman estaban siendo investigados por la fiscalía de Manhattan y se calma que comparezcan hoy en un tribunal federal de Alexandria (Virginia). Los dos están acusados de mentir a la Comisión Electoral Federal, conspiración y falsificación de documentos. Su negocio, canalizar donaciones a políticos estadounidenses de parte de ciudadanos extranjeros, supuestamente para comprar voluntades.

Los empresarios hicieron la donación de 325.000 dólares a través de una empresa pero la investigación ha demostrado que esa no era la auténtica fuente del plata.

De acuerdo con el relación de imputación, Parnas y Fruman intentaron beneficiar financiera y políticamente a al menos un empleado del gobierno ucraniano con el que trabajaban, encima de otro ciudadano “de origen ruso” al que se identifica, y crearon una empresa tapadera –una compañía gasística- con la que ocultar sus contribuciones.

Desde marzo del 2018, uno y otro empresarios habían empezado a asistir a actos de cobro de fondos para la campaña de reelección de Trump, “con el objetivo de aumentar su influencia en los círculos políticos y conseguir acercamiento” a determinadas personas. En finalidad, sus donaciones, que en total rondan el medio millón de dólares, facilitaron el acercamiento de los empresarios al Partido Republicano y al propio presidente, con quien se han reunido en su hotel de Mar-a-Albufera (Florida), informa la agencia AP. La ordenamiento sin actitud de beneficio que presentó la demanda, Campaign Lícito Center, ha facilitado una foro en la que se ve a los acusados cercano a Donald Trump Jr, el hijo del presidente, durante un acto en California.

Los empresarios son los intermediarios que ayudaron a Giuliani a reunirse el pasado mes de enero con el exfiscal de Ucrania, Yuri Lutsenko, entre otros miembros de la filial de este país. De acuerdo con The Wall Street Journal, Fruman pudo acaecer hecho donaciones adicionales bajo su nombre que elevarían a un millón de dólares las contribuciones.

Sus servicios funcionaban, aparentemente, en las dos direcciones. La imputación afirma que Parnas y Fruman estaban en contacto con un congresista estadounidense, cuyo nombre no se cita, para conseguir la expulsión de la entonces embajadora de Estados Unidos en Kiev, Marie Yovanovitch, a petición del gobierno ucraniano.