29.3 C
Santo Domingo
viernes, abril 23, 2021

En 2020 hubo 6,875 inhumaciones y más de 800 cremaciones

Indumentaria utilizada para el manejo y traslado de cadáveres con coronavirus.
La pandemia del coronavirus, con su estela de muertes, dispara las sepulturas y cremaciones en Santo Domingo

Desde el mes de noviembre de 2020, en los cementerios Cristo Redentor, Cristo Rey y Nacional, de la avenida Máximo Gómez, se realizan diariamente entre 8 a 10 inhumaciones por COVID-19; mientras que en las funerarias, las cremaciones registran un crecimiento tres o cuatro veces mayor al experimentado por este tipo de servicio desde hace años.

Las cifras son reflejo de un tiempo distinto, de cambios, de incertidumbre, de pandemia. El Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), que cede el derecho de uso de los terrenos de los cementerios mediante venta o arrendamiento, confirmó que tuvo que ampliar los servicios de sepultura.

Mientras en el año 2019 se llevaron a cabo 5,978 inhumaciones, el año pasado fueron 6,875 los entierros tradicionales que se realizaron en los tres campos santos que están bajo la jurisdicción del cabildo de la capital.

La Dirección de Servicios Públicos del ADN revela, además, que a diferencia de 2019, cuando construyeron 2,289 nichos (bóveda que alberga un único féretro), el año en que la pandemia del coronavirus llegó al país se vieron en la necesidad de levantar 3,059 nichos.

Durante el presente año, el Ayuntamiento contempla construir 444 nichos y 108 osarios, cavidad en un muro donde se depositan restos humanos provenientes de exhumaciones.

En las Funerarias Blandino, las cremaciones de cadáveres han aumentado en un 55%, el mayor crecimiento registrado desde que surgió esa empresa, hace más de 80 años.

Virginia Arredondo, vicepresidenta ejecutiva del grupo empresarial, reveló que cerraron el año 2020 con 800 cremaciones, lo que implicó unas 16 incineraciones de cadáveres a la semana y puso de manifiesto que cada vez más familias eligen esta alternativa frente al entierro tradicional.

Informó que las cremaciones en República Dominicana tenían un crecimiento anual sostenido que se situaba entre un 15 y un 20 por ciento. “Durante la pandemia, algunos meses el crecimiento ha sido mayor al 100%”, aseguró.

El protocolo oficial sobre el manejo de cadáveres por COVID-19, establecido por el Ministerio de Salud Pública, indica que la disposición final del cuerpo será preferiblemente mediante la cremación, aunque no es la opción más usada en el país.

Sin embargo, que la incineración de cadáveres esté ganando terreno frente a la inhumación no es solo fruto de la recomendación que hicieron las autoridades. Arredondo plantea que el cambio también está relacionado con la puesta en servicio del proyecto Capillas, Crematorio y Columbarios, en la Av. Luperón, además de columbarios en el Ensanche Ozama y Santiago, opciones que han permitido a las familias cambiar la inhumación en cementerios por columbarios.

Un columbario es un espacio diseñado como lugar de descanso final para albergar restos cremados. Funerarias Blandino ofrece dos tipos de opciones: en un ambiente interior, con clima controlado y al aire libre, en un jardín.

Pero, los cambios en tiempos de COVID-19 no se detienen ahí. Las funerarias han tenido que aumentar su personal e invertir en la adquisición de toda la indumentaria necesaria y exigida por las autoridades para el manejo, traslado y disposición final de los cadáveres con coronavirus.

El personal que interviene en la preparación del fallecido debe utilizar el equipo de protección personal (EPP) para atención de pacientes con COVID-19 que incluye bata desechable, guantes, mascarilla y protección ocular.

La Capilla Funeraria Pasteur, del Instituto de Auxilios y Viviendas (INAVI) y las Funerarias Blandino, Grupo Memorial Honras Dignas y Tiempo de Paz, cuyos ejecutivos fueron entrevistados por elCaribe, aseguraron que siempre cumplen el protocolo a fin de evitar la propagación del virus.

“Hemos tenido que modificar varias veces el horario del personal y aumentar la plantilla de los colaboradores en algunos casos, también hemos tenido que aumentar la flotilla de nuestros vehículos”, comentó Arrendondo.

José Miguel Mora Díaz, encargado de la Capilla Funeraria Pasteur, de INAVI, sostuvo que son muy cuidadosos a la hora de trasladar el fallecido por Covid.19 al cementerio.

“El chofer se prepara con un traje hermético, protección en los zapatos, gorro, guantes, mascarilla, lentes y una máscara.
También utilizamos desinfectante, aerosol y líquido. Tenemos una ambulancia preparada para ese tipo de traslados”, precisó Mora Díaz.

Añade que el hospital entrega el fallecido en una bolsa sellada e impermeable. “Los familiares no pueden estar con el chofer adentro de la ambulancia ni adentro del carro fúnebre”.

Manolo Trinidad Acevedo, de la Funeraria Tiempo de Paz, agradece al Todopoderoso que porque su personal ha asimilado bien el entrenamiento práctico para el manejo de cadáveres con Covid-19 y porque hasta el momento, “no hemos tenido ningún tipo de inconveniente con nuestros empleados”.

Cremaciones

El crecimiento de las cremaciones en las funerarias blandino fue el siguiente:

Año Crecimiento
2018 4.05%
2019 14.50%
2020 55%

gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - En 2020 hubo 6,875 inhumaciones y más de 800 cremaciones
- Publicidad -
gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - En 2020 hubo 6,875 inhumaciones y más de 800 cremaciones

Más popular