Fundador de WikiLeaks permanecerá en prisión a la demora del entendimiento de extradición a EEUU

Un tribunal anglosajón dictaminó este viernes que el provocador australiano Julian Assange continuará en prisión, tras cumplir la condena por no presentarse en presencia de la Honradez del Reino Unido, a la demora de que en febrero se celebre el entendimiento para arriesgarse si será extraditado a Estados Unidos.

El magistrado Tan Ikram consideró que existen “razones significativas” para creer que el fundador de la plataforma WikiLeaks se daría a la fuga si abandona la prisión HMP Belmarsh, al oeste de Londres, en trayecto con el informe que otra jueza emitió el 13 de septiembre y que le negaba su salida prevista para el 22 de ese mes.

Assange, de 48 abriles, compareció hoy por videoconferencia en la Corte de Magistrados de Westminster para participar en una breve sesión, en la que Ikram dictaminó que permanecerá bajo custodia “por las mismas razones que antiguamente”.

Se refirió así a la valentía emitida a mediados de septiembre, en que la magistrada Vanessa Baraitser decidió retrasar la salida de Assange de la prisión por considerar su “historial de diversión”, aunque ya hubiese cumplido la sentencia por ocurrir violado las condiciones de su osadía condicional en el Reino Unido en 2012.

Entonces, Assange debía presentarse en presencia de la Honradez británica para objetar por unos supuestos delitos sexuales de los que se le acusaba en Suecia.

Aunque más tarde el país nórdico retiró la petición de extradición contra él, el Reino Unido mantuvo la orden de capturarle por no ocurrir comparecido, de modo que el imputado se refugió casi siete abriles en la embajada de Ecuador en Londres, donde la Policía lo detuvo el pasado abril, posteriormente de que se le retirase el orfelinato.

El provocador deberá ahora participar en una nueva apariencia administrativa, que tendrá área el 21 de octubre, como preparación del entendimiento de extradición.

El exministro del Interior y ahora titular de Pertenencias anglosajón, Sajid Javid, firmó una orden en junio pasado para permitir que Assange sea extraditado a EEUU, que le reclama por cargos que pueden suponer una condena de hasta 170 abriles de prisión.

Washington lo requiere por los miles de documentos secretos que aireó su portal WikiLeaks y le acusa, entre otros cargos, de “conspiración” para infiltrarse en sistemas informáticos gubernamentales.