29.3 C
Santo Domingo
martes, junio 15, 2021

John Means logra su primer juego sin hits y Orioles derrotan a Marineros

Seattle, EE.UU.– El abridor John Means logró este miércoles el tercer juego sin hits de Grandes Ligas esta temporada y estuvo a un lanzamiento descontrolado, en un tercer strike, de un partido perfecto, al liderar la blanqueada por 6-0 de los Orioles de Baltimore sobre los Marineros de Seattle.

Means (4-0) abanicó a 12 bateadores rivales y no dio bases por bolas.

El corredor de Seattle fue Sam Haggerty después de que se ponchó con un swing en una curva en la tierra en un conteo de 1-2 con un out en la tercera entrada que rebotó lejos del receptor dominicano Pedro Severino.

Haggerty no estuvo mucho tiempo en la base y fue expulsado al intentar robar la segunda.

Means lanzó 79 strikes entre 113 lanzamientos, incluidos strikes en el primer lanzamiento a 26 de 27 bateadores. Cuando Seattle hizo contacto contra el zurdo de 28 años, fue débil y no hubo amenazas de caer en un hit.

“No puedo expresarlo con palabras en este momento. Es increíble”, dijo Means después de su primer juego completo en 44 aperturas en Grandes Ligas. “Me sentí bien durante todo el partido. Realmente no tuve el cambio hasta el final, pero me alegro de haberlo hecho”.

Means bajó su efectividad a 1.37 y se convirtió en el primer lanzador individual de los Orioles en lanzar un juego sin hits desde Jim Palmer en 1969.

Además fue el décimo juego sin hits en la historia de la franquicia: seis en Baltimore después de cuatro como los St. Louis Browns.

En una temporada en la que los bateadores están en camino de alcanzar un récord de .232, Means se unió a un club sin hits que incluye salidas dominantes del derecho de San Diego Padres, Joe Musgrove, en Texas el 9 de abril, y del zurdo de los Medias Blancas de Chicago Medias Blancas, Carlos Rodón contra Cleveland, el 14 de abril.

Además, el zurdo de Arizona Diamondbacks, Madison Bumgarner, lanzó un juego sin hits de siete entradas contra Atlanta Bravos, el 25 de abril, pero eso no es reconocido como un juego sin hits oficial por las Grandes Ligas porque el partido no duró al menos nueve entradas, acortado bajo las reglas pandémicas vigentes por segunda temporada consecutiva.

Lo más cerca que estuvo Seattle de un hit en seis entradas fue un elevado corto del torpedero J.P. Crawford en la sexta entrada que el jardinero central Cedric Mullins hizo una atrapada deslizante para capturar la pelota.

El jardinero central Kyle Lewis brindó una amenaza con un batazo hacia el jardín izquierdo al comenzar el octavo que fue atrapado en la pista de advertencia por el jardinero izquierdo Austin Hays.

Means recibió una pelota de picada del segunda base Dylan Moore, ponchó a Haggerty con un swing y recibió una suave línea de Crawford para terminarlo, lo que desencadenó una celebración salvaje con sus compañeros de equipo en el montículo y una ovación de pie de los aficionados de Seattle.

El anterior juego sin hits de Baltimore se produjo el 13 de julio de 1991, cuando Bob Milacki, Mike Flanagan, Mark Williamson y Gregg Olson se combinaron para una victoria por 2-0 en Oakland ante los Atléticos.

El 13 de agosto de 1969, Palmer lanzó el único juego sin hits de su carrera en una victoria por 8-0 sobre los Atléticos. Palmer completó 142 lanzamientos y tuvo seis bases por bolas en el camino, tres para Reggie Jackson, pero completó el único no hit de su carrera.

Fue la primera vez en la carrera de Means que lanzó más de siete entradas en una apertura.

La derrota se la quedó el abridor japonés Yusei Kikuchi (1-2) que aguantó siete entradas en el montículo y cedió cinco imparables con tres carreras limpias, dio una base por bolas y abanicó a siete bateadores rivales. EFE

- Publicidad -

Más popular