26.1 C
Santo Domingo
domingo, noviembre 28, 2021

La ciencia explica por qué el coronavirus afecta más a los hombres que a las mujeres

La mortalidad por COVID-19 en hombres más que en mujeres fue una tendencia clara desde el comienzo de la enfermedad. (REUTERS/ Amir Cohen)

Desde el comienzo de la pandemia los primeros estudios médicos indicaban una tendencia que luego las estadísticas terminarían confirmando: el coronavirus infecta a todos por igual, pero la enfermedad que genera, COVID-19, afecta más a los hombres.

Varios son los estudios científicos en todo el mundo que se han publicado a lo largo de la actual pandemia por COVID-19 en donde se resalta que el virus SARS-CoV-2 afecta más a los hombres que a las mujeres.

Y especialmente a los hombres mayores, quienes tienen hasta el doble de posibilidades de enfermarse gravemente y morir que las mujeres de la misma edad, según datos estadísticos sanitarios de varios países.

Para el médico infectólogo Roberto Debbag (MN 60253) la mortalidad por COVID-19 en hombres más que en mujeres fue una tendencia clara desde el comienzo de la enfermedad.

“De hecho, se empezó a estudiar por primera vez en China, donde un análisis realizado en febrero de 2020 encontró una tasa de mortalidad del 2,8% en los hombres en comparación con el 1,7% en las mujeres”.

Al principio, se sugirió que ser fumador podía ser una explicación probable. En China, casi el 50% de los hombres -pero solo alrededor del 2% de las mujeres- fuman, por lo que se supuso que las diferencias subyacentes en la salud pulmonar contribuían a que los hombres padecieran peores síntomas y resultados.

La hipótesis del tabaquismo fue respaldada por un artículo, publicado en febrero que encontró que los fumadores constituían aproximadamente el 12% de aquellos con síntomas menos graves, pero representaban el 26% de los que terminaron en cuidados intensivos o murieron.

Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista Science reveló que el sesgo masculino en la mortalidad por COVID-19 se observa en casi todos los países con datos disponibles desglosados por sexo, y el riesgo de muerte en los hombres es 1,7 veces mayor que en las mujeres.

Los sistemas fisiológicos también se diferencian por el sexo, incluido el sistema inmunológico.

La infección por diferentes patógenos da como resultado respuestas inmunes diferenciales y resultados de la enfermedad por sexo, y aunque el patrón depende de la edad y otros factores del hospedador, el sexo masculino se asocia más a menudo con respuestas inmunitarias más bajas y mayor susceptibilidad o vulnerabilidad a infecciones en animales.

Lo mismo sucede con otras enfermedades donde los pacientes varones tienen cargas virales más altas, como en el caso del virus de la hepatitis B y el VIH, mientras que las mujeres generalmente desarrollan una respuesta inmune más robusta a las vacunas, como las vacunas contra la influenza.

“Está relacionado a que las mujeres tienen una respuesta inmune más efectiva contra las infecciones y las inmunizaciones incluyendo a la infección por el nuevo COVID-19.

Todavía se están estudiando, pero es importante para poder efectivamente desarrollar tratamientos o terapias que modulen la respuesta inmune”, aseguró a Infobae la médica infectóloga Romina Mauas (MN 100075), coordinadora médica en Helios Salud.

Otra razón relevante tiene que ver con la salud cardiovascular. “Las mujeres tienen enfermedades cardiovasculares más tarde que los hombres.

Gracias a la protección que les proporciona el estrógeno al menos hasta la menopausia e incluso durante unos diez años a partir de entonces.

Entonces, en el caso del COVID, hasta los 50-60 años, están mejor protegidas de las consecuencias peligrosas”, sostiene el doctor Fabrizio Pregliasco, virólogo de la Universidad de Milán.

En cuanto a la agresividad de la enfermedad, el virus responsable del COVID-19 penetra en las células uniéndose al receptor ACE2 (enzima convertidora de angiotensina), una enzima que regula la vasoconstricción arterial y se encuentra en las células del epitelio pulmonar donde protege al pulmón del daño causado por infecciones, inflamación y estrés.

En las mujeres en edad fértil, los estrógenos pueden reducir la presencia del receptor ACE2, que también es expresado por un gen en el cromosoma X; los andrógenos masculinos parecen jugar un papel opuesto en el tejido pulmonar donde, de hecho, ACE2 está más representado.

 

FUENTE: INFOBAE

- Publicidad -

Más popular