26.1 C
Santo Domingo
domingo, agosto 1, 2021

LA DISTRIBUCIÓN ALIMENTARIA CRECE MENOS Y CON MAYOR PRESIÓN SOBRE LOS MÁRGENES

La facturación del sector de distribución alimentaria en el mercado Ibérico —España y Portugal— alcanzó en 2018 los 106.880 millones de euros, un 1,9 % más que en 2017, y las previsiones para el cierre de 2019 apuntan a un aumento inferior al 1 %, a lo que se suma una cada vez mayor presión sobre los márgenes.

Es la principal conclusión que se extrae del estudio Sectores Distribución Alimentaria-Mercado Ibérico publicado recientemente por el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA (filial de CESCE), que indica que en 2018 se prolongó la tendencia de crecimiento del volumen de negocio de la distribución alimentaria en el mercado ibérico, aunque registrando una variación inferior en comparación con el bienio 2016-2017.

La distribución alimentaria en datos

De hecho, las ventas globales de hipermercados, supermercados y establecimientos cash & carry se situaron en 106.880 millones de euros, un 1,9 % más que en 2017, año en el que se había contabilizado un aumento del 3,2%. La facturación en España alcanzó los 90.540 millones de euros (+1,7 %), mientras que en Portugal registró un mayor crecimiento (+2,9 %), situándose en 16.340 millones. Por su parte, los supermercados y autoservicios continuaron ganando cuota de mercado. Su volumen de negocio registró una variación en el conjunto de España y Portugal del 2,3 %, hasta los 84.630 millones de euros.

En cuanto a los ingresos agregados de los hipermercados, se estancaron en 2018, cifrándose en 16.550 millones de euros, lo que motivó una reducción de su penetración en el conjunto del mercado hasta el 15,5 %. En el caso de los establecimientos cash & carry, el buen comportamiento de la demanda en el sector de la restauración permitió un incremento moderado de los ingresos. El volumen de negocio agregado de este tipo de establecimientos alcanzó los 5.700 millones de euros, lo que supuso un aumento del 1 % respecto a la cifra registrada en el año anterior.

Se prevé que la facturación del sector mantenga a corto plazo un crecimiento muy moderado, en un contexto de ralentización del gasto de las familias en bienes de consumo. Para el cierre de 2019 se estima un volumen de negocio en el conjunto del mercado ibérico cercano a los 107.500 millones de euros, un 0,6 % más que en 2018.

En este marco, y siempre según este informe, la presión sobre los precios y la rentabilidad del sector aumentará a corto plazo, pese a la tendencia al alza del consumo de algunos productos con mayores márgenes, como comidas preparadas y alimentos premium y ecológicos. La orientación de la demanda hacia compras más frecuentes y de menor importe continuará favoreciendo el crecimiento de las ventas de los supermercados de proximidad.

Finalmente, otras tendencias destacadas en el sectorserían el aumento de las inversiones destinadas a desarrollar canales de comunicación y venta digitales y a modernizar las estructuras logísticas, así como la internacionalización de la actividad de algunas compañías.

 

- Publicidad -

Más popular