26.1 C
Santo Domingo
lunes, agosto 2, 2021

“Me inspiré a negociar al verme sin un empleo fijo”

Jeimi Matos es graduada en Comunicación Social de la Universidad O&M.
“Jei Picaderas” es un emprendimiento de una joven que ha logrado superar obstáculos con trabajo y gran esfuerzo

El desempleo es uno de los grandes retos que atraviesan los jóvenes en el país. Y es que a pesar de prepararse y obtener un título técnico o universitario esto no les garantiza un trabajo.

Jeimi Matos, es tan solo un ejemplo de los cientos jóvenes que se ven obligados a emprender un negocio para abrirse paso en la vida. La joven de 26 años, quien es egresada de Comunicación Social de la Universidad Dominicana Organización y Método (O&M), cuenta a elCaribe que al finalizar su carrera pensó que tendría un abanico de oportunidades para desarrollarse, sin embargo, con tono de tristeza expresa que cada día fueron desapareciendo sus esperanzas al ver que por más que tocaba puertas, éstas permanecían cerradas.

Jeimi, impulsada además por el amor y la disciplina que veía en sus padres en torno a el trabajo, decidió iniciar un negocio, el cual con ilusión denominó Jei Picaderas. “Te confieso con sinceridad que la mecha se encendió por la falta de oportunidades y las dificultades económicas que atravesaba a pesar de acontecer concluido mis estudios universitarios”, manifiesta. Es un proyecto pensado para dar a conocer los platillos culinarios que preparaba, los cuales según sus amigos y familiares eran una “delicia al paladar”.

“Desde hace tres años se me ocurrió la idea de crear picaderas y bandejas personalizadas, debido a que todas las fiestas de cumpleaños de mis familiares siempre elaboraba platillos para festejarlos” indica en la entrevista para este diario.

Pero para la emprendedora, la preparación es lo más importante y a la hora de encaminar con fuerza esta iniciativa empezó a ver videos en YouTube para pulir más sus técnicas gastronómicas.

Trayectoria

Jeimi Matos narra que luego de ver las respuestas de sus familiares comenzó a investigar sobre los negocios que existían de picaderas frías y calientes. “Jei Picaderas incluye además en su menú tacos, sandwiches, ensaladas de frutas, purés, ceviches, carnes fritas, entre otras”, explica.

Desde pequeña Matos aprendió el valor del trabajo por sus padres, quienes se dedicaban a construcción y la costura. Sostiene que la carrera universitaria es un logro no solo de ella sino también de sus progenitores por apoyarla a concluir este largo camino lleno de sacrificios.

“Aunque con algunas limitaciones económicas mi infancia fue muy bonita debido a que mis padres siempre estuvieron al lado mío y de mis hermanos, cuidándonos y velando por nuestro bienestar”, rememora. Jeimi califica como hermosa y saludable la relación que tiene con sus parientes, que junto con su hijo son su sostén y la fuerza para seguir dando cada día lo mejor de ella.

Diversidad a la que puede acceder toda la clientela

Además de los bocadillos, Jeimi Matos elabora flanes, bandejas personalizadas, catering gourmet, croquetas, pastelitos, quipes, bolitas de yuca, albóndigas, entre otros. Se le puede contactar a través de las redes sociales a través de las cuentas de Instagram y Facebook en @Jeipicaderas o mediante el número 849-657-3192.

“La respuesta que ha tenido mi negocio ha sido muy satisfactoria para mí. Recibo solicitudes de pedidos para la semana completa”, afirma llena de orgullo.

La joven emprendedora agradece a Dios por darle el don para preparar esos platillos. Confiesa que nunca esperó recibir tan buena respuesta de sus clientes. Entre carcajadas y llena de satisfacción relata que es quien recibe, despacha y lleva los pedidos en torno a su destino. “He tenido un cambio del cielo a tierra; cuando inicié no tenía nada. Tomé prestado 300 pesos, ya que mi primer cliente me pidió una picadera de 240 pesos. No conseguí nada en mi primer pedido, solo tome prestado para cumplir con el cliente”, recuerda con nostalgia.

Su familia juega un papel fundamental en el crecimiento de su negocio.

- Publicidad -

Más popular