Nacionales y Cardenales evitan aniquilación y fuerzan el esencial botellín mecanismo

El poder del pitcheo y el aspersión oportuno fueron las claves con las que los Nacionales de Washington y los Cardenales de San Luis consiguieron las sendas victorias que les mantuvieron en la competición de sus respectivas Series Divisionales del Arcaico Circuito que empataron a 2-2 y forzaron el esencial botellín partido.

El abridor Max Scherzer lanzó una sortija de pelota y se encargó de silenciar a la demoledora ataque de los Dodgers de Los Ángeles que perdieron por 6-1 delante los Nacionales en el cuarto partido.

El triunfo evitó la aniquilación de los Nacionales y la serie se traslada de nuevo a Los Ángeles, donde el miércoles tendrá que resultar decidida en el botellín y definitivo partido.

Los Dodgers ya tienen preferido a Walker Buehler como su abridor culminante para que suba al montículo de su campo del Dodger Stadium.

Mientras que los Nacionales se irán con Stephen Strasburg, el mismo que silenció al equipo californiano en el segundo disputa, que incluso se jugó en el Dodger Stadium.

Scherzer aunque cedió un cuadrangular solitario en la parte ingreso del primer episodio delante el tercera saco Justin Turner, el segundo que pega en la serie, no perdió el control y a partir de ese momento se adueñó del montículo durante siete episodios dominantes.

El abridor culminante de los Nacionales, que se quedó con la conquista, la primera que lograba en la serie, espació cuatro imparables con una carrera limpia permitida, dio tres bases por bolas y abanicó a siete bateadores rivales posteriormente de realizar 109 lanzamientos y 72 colocarlos en la zona del “strike”.

Los relevistas Sean Doolittle, que trabajó una entrada y un tercio, y Daniel Hudson, se encargaron de sacar los últimos seis “outs” del partido y aseguraron la conquista.

Si Scherzer, Doolittle y Hudson hicieron su trabajo desde el montículo el aspersión oportuno y productivo de los Nacionales lo lideró el avezado primera saco Ryan Zimmerman que se fue de 4-2, incluido cuadrangular de tres carreras, que pegó en la parte pérdida del botellín episodio y permitió al equipo de Washington alcanzar racimo de cuatro anotaciones que hicieron la diferencia.

Yuxtapuesto a Zimmerman, de 35 abriles, la carta secreta que utilizó el manejador puertorriqueño de los Nacionales, Dave Martínez, estuvo incluso el aspersión oportuno y poderoso del tercera saco hispano, el houstoniano Anthony Rendón, que se fue de 2-1 con tres carreras impulsadas y una anotación.

Mientras que el campocorto Trea Turner incluso destacó al pisar dos veces la registradora tras irse de 5-3 y dejar en .333 su promedio de aspersión.

La derrota se la quedó el relevista mexicano Julio Urías (0-1), quien salió en la parte ingreso de la casa de campo entrada y no trajo nulo en su articulación al ser castigado con tres imparables y tres carreras limpias posteriormente de tener sacado casi nada dos “outs”.

El avezado receptor puertorriqueño Yadier Molina pegó un elevado de sacrificio en la parte pérdida de la décima entrada con un out en la pizarra e impulsó la carrera del triunfo de los Cardenales por 5-4 delante los Bravos de Atlanta.

Molina incluso fue el responsable de pegar el sencillo impulsador en la parte pérdida del octavo episodio que puso el igualada en la pizarra (4-4) e hizo posible la remontada de los Cardenales.

La conquista permitió al equipo de San Luis seguir con vida y disputar, el miércoles, el esencial botellín partido, cuando los dos equipos se enfrenten en el SunTrust Park de Atlanta.

Los Bravos abrirán con el mozo Mike Foltynewicz y los Cardenales se decidirán incluso por Jack Flaherty, su gran promesa.

La jugarreta decisiva llegó en el décimo episodio con un “out” en la pizarra, Molina en la caja de aspersión, su cuarto turno, y corredores en tercera y primera saco.

Molina mantuvo el control y esperó el impulso del colombiano Julio Teherán (0-1) para apuntalar hacer contacto con la pelota y ponerla lo suficientemente profunda que permitiese la impulsada.

Así sucedió, Molina mantuvo su bate posteriormente de tener hecho contacto con la pelota y retener que había acabado la impulsada del triunfo que anotó el segunda saco Kolten Wong desde la tercera.

Wong abrió la entrada con un doblete de rola por tierra contra Teherán, posteriormente el primera saco Paul Goldschmidt fue caminando de forma intencional.

El dominicano Marcell Ozuna forzó un “out” para que Wong llegase a tercera y Molina hizo la diferencia con un elevado profundo al oasis izquierdo.

Molina, que se fue de 4-1, pegó el sencillo impulsador con dos “outs” del octavo episodio que logró tras pasar la pelota el mitón del primera saco de los Bravos Freddie Freeman.

Mientras que Ozuna fue el pelotero más productivo de la ataque de los Cardenales al pegar un par de cuadrangulares, dos bambinazos solitarios, que pegó en el primero y cuarto episodio, respectivamente, y que permitió al equipo de San Luis ponerse con delantera parcial de 3-1.

Goldschmidt incluso había botado la pelota fuera del parque en el primer episodio por los Cardenales para el parcial de 1-0, que se incrementó a 2-0 con el cuadrangular de Ozuna.

La conquista se la quedó el relevista Miles Mikolas (0-1), octavo tirador que utilizaron los Cardenales, y que se encargó de sacar los tres “outs” de la décima entrada.