Niños asocian ser brillante con los hombres blancos, pero no con los negros, según estudio

Los niños, sea cual sea su raza, comparten con los adultos el dechado de que los hombres blancos son más brillantes que las mujeres blancas, pero no lo aplican de la misma forma con los negros de desigual sexo, según un estudio publicado este jueves por la revista Journal of Social Issues.

“Entre los adultos, los estereotipos de condición se aplican de forma diferente a los hombres y las mujeres dependiendo de su raza”, explicó uno de los autores de la investigación, Andrei Cimpian, del Área de Psicología en la Universidad de Nueva York.

“Por eso es importante considerar cómo el condición y la raza se cruzan cuando se examinan los estereotipos de condición de los niños sobre la capacidad intelectual”, añadió.

“Nuestra investigación -agregó Cimpian- indica que el dechado que asocia agudeza a los hombres blancos más que a las mujeres blancas está muy extendido, pero incluso que los niños no adquieren ese dechado sobre los hombres y mujeres negras. De hecho, puede que vean a las mujeres negras probablemente más brillantes que a los hombres negros”.

Anteriormente, los autores del disección habían hallado que a la existencia de seis abriles es menos probable que las niñas asocien la agudeza a su propio sexo que los niños, y es veterano la probabilidad de que eviten actividades que requieran ser brillante.

Este dechado puede ser uno de los motivos esencia para las diferencias entre los sexos observadas en carreras profesionales prestigiosas donde se tiene en cuenta el talento intelectual, como la ciencia y la tecnología.

Para completar la investigación, Cimpian y sus colegas presentaron una serie de preguntas a más de 200 alumnos de 5 a 6 abriles de existencia en las escuelas públicas elementales de Nueva York, y compararon sus presunciones sobre la capacidad intelectual de hombres y mujeres blancos con las que tenían de hombres y mujeres negros.

Para ello enseñaron a los niños fotografías de ocho pares de adultos en escenarios como la casa o la oficina. Cada par estaba integrado por una hombre y una mujer de la misma raza y se decía a los menores que uno de los individuos de cada dúo era “muy, muy inteligente” para luego preguntarles quién pensaban que era.

Los resultados mostraron que en militar los niños de distintas razas asociaron esa característica a los hombres blancos, más que a las mujeres blancas.

Sin requisa, las respuestas fueron diferentes que cuando se les mostraron pares de personas de desigual sexo de raza negra, porque en su mayoría los menores vieron a los varones menos brillantes que las mujeres.

“En términos generales, estos hallazgos refuerzan la conclusión de que el dechado de lucimiento por condición se adquiere relativamente temprano, pero incluso sugiere que este dechado puede ‘parecer’ diferente dependiendo de la etnia de las mujeres y hombres sobre los que los niños opinan”, dijo la coautora principal del estudio, Jilana Jaxon.