26.1 C
Santo Domingo
viernes, octubre 22, 2021

Operativa y zonas francas: dos áreas vitales para DGA

Los subdirectores Ángel Alberto Encarnación y Julio Anulfo Pascual participaron en la Entrevista Especial de elCaribe y CDN.

La Dirección General de Aduanas (DGA), como autoridad nacional de frontera es una institución muy dinámica, con un trabajo bastante activo que se logra con la suma de esfuerzos desde varios frentes.

Dos de las dependencias directas en que descansa ese trabajo son la Subdirección Operativa y la Subdirección de Zonas Francas. El subdirector de la primera es Ángel Alberto Encarnación y el de Zonas Francas es Julio Anulfo Pascual.

Ángel Alberto Encarnación explicó que como su nombre lo indica, la Subdirección Operativa se involucra y maneja todas las operaciones cotidianas de los puertos (los terrestres, marítimos y aéreos). “Todo el día a día y la parte de la cotidianidad y el trabajo directo con los administradores que están en Haina, Caucedo (que son puertos); el Aeropuerto Internacional Las Américas José Francisco Peña Gómez –AILA- y el de Punta Cana, así como los puertos fronterizos de Dajabón, Jimaní y Pedernales y todo lo que sucede con la entrada y salida de mercancías está bajo la supervisión de la Subdirección de Operaciones”, agregó.
Una gran parte de los empleados que trabajan en las áreas responsables del control de salida y entrada de mercancías pertenecen precisamente a la Subdirección Operativa.

Mientras, según explicó Julio Anulfo Pascual, en la Entrevista Especial de elCaribe y CDN, encuentro en el que acompaño al director general de Aduanas, Eduardo Sanz Lovatón, la Ley 8-90 es la que instituye la Subdirección de Zonas Francas, una figura que no existe en las aduanas de otros países.

Dejó claro que el Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE) es quien lleva toda la regulación de las empresas de zonas francas, de los parques de zonas francas y de las zonas francas especiales a nivel nacional.

Aduanas regula la entrada de la mercancía y la exportación de los productos terminados, así como que la mercancía que entra al país sin pago de impuestos no vaya luego al mercado local, salvo que pague el arancel de ley.

“Regulamos esa dinámica, de las empresas de zonas francas que están instaladas en parques. Tenemos en el país 77 parques industriales de zonas y tenemos 156 zonas francas especiales, que son empresas de zonas francas que no están dentro de los parques… Ya desde el año 2011 los permisos de zonas francas especiales están suspendidos, y están las zonas francas comerciales, que son aquellas situadas en los puestos turísticos, en los aeropuertos y en hoteles”, explicó Julio Anulfo Pascual en el encuentro.

Resaltó que las zonas francas en República Dominicana se han diversificado bastante y el principal rubro que producen es el de dispositivos médicos, así como derivados de tabaco y otros.

Aduanas está presente en 27 de las 32 provincias y una gran parte de eso es a través de la Subdirección de Zonas Francas. Recientemente se abrió la zona franca de Cotuí, que estaba cerrada; la de Dajabón, que estaba también fuera de operación, y Salcedo. En Cotuí se establecieron dos empresas y en Salcedo otras dos que generan 800 empleos, informó el subdirector Julio Anulfo Pascual.

De las dos empresas de zona franca de Cotuí hay una recicladora, que tiene poco más de 400 empleados, y la otra se maneja con productos elaborados a base de tabaco. En sentido general, el 50.7 % de los parques de zona franca en operación en el territorio nacional se concentra en la región norte, el 22.7 % en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, el 17.3 % en la región sur y el 9.3 % restante en la región este.

El comportamiento del sector y las piezas hechas

A propósito de las cifras que ofreció en la entrevista con elCaribe y CDN el subdirector Julio Anulfo Pascual y de la importancia que desde su punto de vista tienen las zonas francas, los números oficiales indican que el pasado año las exportaciones de productos médicos y farmacéuticos producidos en la República Dominicana representaron el 30.7 % del monto de las zonas francas; le siguieron productos eléctricos con 18.7 %, tabaco y sus derivados con 15.2 %, confecciones y textiles con 11.7 %, joyería con 7.3 % y calzados y sus componentes con 3.4 %. A nivel local las zonas francas gastaron el pasado año US$1,580.1 millones. Esos resultados, según se ha explicado, evidencian que las zonas francas han sabido convertir retos en oportunidades, consolidándose como un sector clave para acelerar el proceso de recuperación económica en que se ha embarcado el país desde finales de 2020.

Entre lo que surge de las zonas francas instaladas en el territorio nacional, trabajado por mano de obra dominicana, figuran, por ejemplo, sensores para la industria aeronáutica–espacial, ropa para porristas personalizadas, ataúdes, inyección de metales, mezclas formuladas a medida, manufactura de telas y textiles y otros.

- Publicidad -

Más popular