29.3 C
Santo Domingo
domingo, abril 11, 2021

Pasaporte de vacunación COVID-19: qué es y para qué sirve

F3XLSE4BWRCGZKGU6QANR5ZCQA

En una medida bien recibida por muchos de los destinos de viaje traumatizados de Europa, los líderes de la Unión Europea están considerando un pase de salud digital que permitiría a los ciudadanos de la UE que hayan recibido una vacuna COVID-19 viajar por trabajo o turismo.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, tuiteó que el objetivo de este “pase verde digital” es proporcionar “pruebas de que una persona ha sido vacunada, los resultados de las pruebas para aquellos que aún no pudieron vacunarse e información sobre la recuperación de COVID-19“, que permite a los residentes moverse de forma segura adentro de la UE y en el extranjero.

Israel, que ha vacunado con éxito al 39% de su población, ya ha implementado un programa similar, llamado “pase verde” que permite a los vacunados acceder a gimnasios, conciertos y restaurantes, mientras que Dinamarca ya ha anunciado sus propios planes para introducir un pasaporte de salud digital.

También se están implementando varios pasaportes de salud digitales del sector privado y no gubernamentales, incluido el IATA Travel Pass, que fue desarrollado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo para viajeros.

Otro factor que está ganando terreno es CommonPass, desarrollado por The Commons Project Foundation, una organización sin fines de lucro que construye plataformas de datos digitales para el bien público, que Jet Blue, Lufthansa y United utilizarán en las próximas semanas. La organización también está en conversaciones con hoteles, salas de conciertos y ligas deportivas de los Estados Unidos.

La idea no está exenta de controversia, particularmente entre activistas de derechos humanos, defensores de la protección de datos y países con acceso limitado a las vacunas. No obstante, los pasaportes de vacunas, si se implementan bien, ofrecen una de las rutas más rápidas para controlar el coronavirus mientras apuntalan las economías devastadas por las restricciones inducidas por el COVID-19. ¿Debería ponerse al día el resto del mundo?

La industria del turismo es la más deseosa de poner en práctica estos documentos. Sin embargo, defensores de la protección de datos y países con acceso limitado a las vacunas, lo cuestionan (REUTERS)La industria del turismo es la más deseosa de poner en práctica estos documentos. Sin embargo, defensores de la protección de datos y países con acceso limitado a las vacunas, lo cuestionan (REUTERS)

¿Dónde se utilizarían?

La industria del turismo es la más deseosa de ponerlos en práctica. Aerolíneas como Qantas ya están exigiendo pruebas de vacunación o recuperación para vuelos internacionales. España y Grecia, cuyas economías dependientes del turismo necesitan desesperadamente una temporada de viajes de verano sólida, están considerando abrir corredores de viaje con el Reino Unido e Israel, respectivamente, a los ciudadanos que puedan demostrar su estado de vacunación.

También hay aplicaciones más allá de los viajes: las universidades podrían abrirse con confianza sabiendo que sus estudiantes están vacunados, los empleadores podrían comenzar a contratar nuevamente, los cines y los lugares de conciertos podrían volver a abrir sus puertas.

¿Cómo funcionarían?

Por lo general, implicarán una aplicación que los usuarios pueden mostrar a los funcionarios para demostrar su estado. La aplicación CommonPass notifica a los usuarios sobre las reglas de entrada, como puede ser una vacuna o una prueba COVID-19 negativa. Luego la app ayuda a verificar que hayan cumplido con los requisitos, ya sea conectándose con la clínica, autoridad de salud o farmacia correspondiente que brindó el servicio, o para hacer que el consumidor descargue los resultados de las pruebas o la información de vacunación en su teléfono.

Los datos en sí no se almacenan en el teléfono del usuario; en su lugar, la aplicación genera un código QR que se puede escanear como una tarjeta de embarque digital, lo que confirma que el cliente ha cumplido con los requisitos. Los clientes sin teléfonos inteligentes pueden imprimir los códigos de confirmación.

A diferencia de las aplicaciones de salud digital específicas de un país o una industria, CommonPass no establece las reglas. Permite a los guardianes establecer sus propios parámetros, ya sean proveedores de pruebas específicos, clínicas de vacunación autorizadas o criterios de recuperación, y proporciona la plataforma para garantizar que se cumplan. “En última instancia, lo que realmente estamos construyendo es una red de confianza común. Un registro reconocido internacionalmente de organizaciones de salud verificadas, para que un país o lugar pueda estar seguro de que se satisfacen sus necesidades específicas”, dice el CEO Paul Meyer.

“Lo que logra un pase de salud universalmente reconocido es la confianza de que la persona que quiere ingresar a mi país es la misma que realmente recibió esa vacuna", dice el CEO Paul Meyer (REUTERS)“Lo que logra un pase de salud universalmente reconocido es la confianza de que la persona que quiere ingresar a mi país es la misma que realmente recibió esa vacuna”, dice el CEO Paul Meyer (REUTERS)

Tengo un papel que dice que estoy vacunado. ¿No debería ser suficiente prueba?

Es cierto que los países de África y Asia han necesario durante mucho tiempo una prueba de vacunación contra la fiebre amarilla y otras enfermedades de los visitantes. Pero la “tarjeta amarilla” que se usa para la verificación es fácil de falsificar y difícil de reemplazar (obtener una vacuna adicional a menudo es más fácil que obtener una tarjeta nueva, incluso si no es recomendado por un médico).

Tener este tipo de “tarjetas” de vacunas para COVID-19 sería aún más complicado. Con una gran demanda y un suministro limitado de vacunas, el potencial de fraude es alto. También lo es la posibilidad de confusión: hay varias vacunas actualmente en uso a nivel mundial, y hay más en preparación. Y las personas que ya han tenido el virus pueden, en el futuro, necesitar diferentes requisitos de vacuna.

“Hacer malabares con esos múltiples criterios presentaría un gran desafío para los funcionarios de inmigración y los mostradores de facturación de las aerolíneas. Los gobiernos pueden querer que los viajes y el comercio se reanuden lo antes posible”, sostiene Meyer. Pero su primera obligación es la salud y la seguridad de sus poblaciones. “Si todo el mundo está deambulando con trozos de papel en idiomas aleatorios sobre alguna prueba que supuestamente obtuvieron en el otro lado del planeta, es difícil tomar la decisión de abrirse”, dice. Y agrega: “Lo que logra un pase de salud universalmente reconocido es la confianza de que la persona que quiere ingresar a mi país es la misma que realmente recibió esa vacuna. Sé qué tipo de vacuna era y hace cuánto tiempo. Sé qué tipo de prueba se hizo, y fue de un laboratorio de renombre en lugar de una clínica nocturna que tenía una impresora”.

Las naciones europeas como España y Grecia esperan tener sistemas configurados a tiempo para la temporada de viajes de verano, pero llevará tiempo implementar todas las regulaciones (REUTERS)Las naciones europeas como España y Grecia esperan tener sistemas configurados a tiempo para la temporada de viajes de verano, pero llevará tiempo implementar todas las regulaciones (REUTERS)

¿Cuánto tiempo pasará antes de que se normalicen?

Las naciones europeas como España y Grecia esperan tener sistemas configurados a tiempo para la temporada de viajes de verano, pero llevará tiempo implementar todas las regulaciones.

El mayor problema en la UE es el acceso a las vacunas. Estados Unidos dice que tendrá suficientes vacunas para toda su población para fines de mayo, y el Reino Unido anticipa que todos los mayores de 50 años estarán vacunados para ese momento. Pero, debido al lento despliegue de vacunas en el continente, no será hasta septiembre cuando los ciudadanos de la UE estarán en una situación similar, mucho luego de la temporada alta de vacaciones.

¿No es injusto exigir pasaportes de vacunas cuando no todos pueden obtener uno o quieren obtener uno?

Ese es el argumento de países como Francia y Alemania, y organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, que dicen que los pases de salud vinculados a las vacunas aumentarán la desigualdad hasta que todos tengan la oportunidad de vacunarse. La Comisión de Igualdad y Derechos Humanos del Reino Unido dice que los requisitos de vacunas para viajar o el acceso a lugares podrían conducir a una “discriminación ilegal”. La ministra de Relaciones Exteriores en funciones de Bélgica, Sophie Wilmès, aseguró que si bien la idea de un sistema europeo de verificación de vacunas estandarizado era buena, no debería acontecer “ninguna cuestión de vincular la vacunación con la libertad de movimiento en Europa. El respeto al principio de no discriminación es más fundamental que nunca ya que la vacunación no es obligatoria y el acceso a la vacuna aún no está generalizado“.

Para Anthony Dworkin, investigador principal de políticas en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, los pases de salud propuestos probablemente aumentarán la desigualdad, pero seguirán siendo vitales para las economías que se tambalean por los bloqueos y las restricciones de viaje: “Algún elemento de injusticia es el precio que tendremos para pagar una especie de reapertura parcial“.

Incluso con los pasaportes de salud en la mano, las medidas de distanciamiento social aún tendrán que permanecer vigentes durante mucho tiempo (REUTERS)Incluso con los pasaportes de salud en la mano, las medidas de distanciamiento social aún tendrán que permanecer vigentes durante mucho tiempo (REUTERS)

¿Puedo deshacerme de las mascarillas?

No. Incluso con los pasaportes de salud en la mano, las medidas de distanciamiento social aún tendrán que permanecer vigentes durante mucho tiempo. No todo el mundo puede recibir la vacuna o la recibirá, y el riesgo de nuevas variantes es muy grande. Hasta que las vacunas estén disponibles universalmente, eso significa que incluso los lugares de vacaciones tendrán que asegurarse de que los lugares estén bien ventilados, los clientes usen máscaras y todos sigan lavándose las manos.

“Un pasaporte de vacunas por sí solo no nos devolverá a la normalidad”, advierte Francisco Femenia-Serra, especialista en turismo de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nebrija en Madrid.

“Es solo un pequeño paso en torno a la recuperación de la devastación económica en el sector turístico. Un pasaporte o una prueba negativa no debería ser una excusa para hacer lo que uno quiera. Una vez que llego a donde sea que voy, todavía necesito comportarme de la manera correcta. Porque si no lo hacemos, nos espera otro desastre luego de que termine el verano“.

Fuente: Infobae

gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Pasaporte de vacunación COVID-19: qué es y para qué sirve
- Publicidad -
gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Pasaporte de vacunación COVID-19: qué es y para qué sirve

Más popular