PayPal abandona el plan de criptomoneda Libra de Facebook

La multinacional estadounidense de pagos por internet PayPal anunció este viernes que abandona sus planes de formar parte del plan de criptomoneda Libra de Facebook, convirtiéndose así en la primera devaluación de esta puesta que se encuentra bajo la intensa lupa de los reguladores.

En un comunicado, la firma con sede en San José (California, EE.UU.) indicó que ha decidió “no seguir participando” en el plan anunciado en junio pasado, pero que aun así sigue apoyando “las aspiraciones de Libra” y calma abastecer un diálogo hendido “sobre maneras de trabajar conjuntamente en el futuro”.

La semana pasada, el rotativo neoyorquino The Wall Street Journal publicó que los gigantes financieros Visa y Mastercard, así como otras firmas del sector estaban “reconsiderando” su implicación en Libra, a causa del resistente rechazo que ha generado entre reguladores de todo el mundo.

Facebook y otras 27 organizaciones que conforman la Asociación Libra (entre ellas Visa, Mastercard, Uber, Lyft, PayPal, eBay, Vodafone y Spotify) anunciaron a mediados de junio de forma oficial la creación de la criptomoneda para 2020, que estará integrada en WhatsApp y Messenger.

Libra no dependerá directamente de la empresa de Mark Zuckerberg, sino que será gestionada por la asociación, cuya sede estará en Ginebra (Suiza), y su valía estará respaldado por una cesta de activos subyacentes compuesta por depósitos bancarios y deuda soberana de varios países.

Ya el mismo día que se presentó el plan, varios congresistas de Estados Unidos pidieron que Libra sea investigada, y desde entonces han sido legisladores y organismos reguladores de todo el planeta, especialmente en Europa y EE.UU., quienes han expresado dudas o directamente rechazo a esta iniciativa.

Algunas de las voces que más frontalmente se han opuesto a Libra han surgido desde Francia, cuyo ministro de Patrimonio y Finanzas, Moreno Le Maire, subrayó en julio que la criptomoneda de Facebook no reúne los requisitos para su tirada y reafirmó su rechazo a que cualquier compañía privada tenga la posibilidad de crear una moneda equivalente a las soberanas.

“No podemos aceptar tener ninguna moneda de intercambio con el mismo tipo de poder que las soberanas. Es necesario regular, y de momento libra no cumple los requisitos”, dijo delante la prensa al inicio de la reunión con sus homólogos del G7 en la ciudad de Chantilly, al septentrión de París.