Pierluisi, posible nuevo gobernador de Puerto Rico, promete abogar en junta fiscal

 Pedro Pierluisi, nominado como secretario de Estado de Puerto Rico, cargo al que le correspondería asumir la Gobernación tras la renuncia de Ricardo Rosselló, prometió este viernes ante la comisión legislativa que estudia su nombramiento que abogará siempre por la isla, incluso ante la Junta de Supervisión Fiscal.

“Estos son momentos críticos que requieren de acciones concretas y contundentes basadas exclusivamente en los hechos y poniendo el bienestar de Puerto Rico primero. Nuestro pueblo está bien atento y ha sido claro en sus expresiones y en sus reclamos. Todos tenemos la responsabilidad de escucharle y de responderle. Eso siempre haré yo”, dijo Pierluisi.

Este viernes, el mismo día en que se hace efectiva la renuncia de Rosselló, la Comisión de Gobierno de la Cámara Baja aborda el nombramiento de Pierluisi.

Desde que se conoció un polémico chat, en el que funcionarios se burlaban de rivales políticos, artistas y miembros de la comunidad LGBT, se registraron varias protestas que desencadenaron la dimisión del gobernador Rossselló.

Por mandato constitucional, al secretario de Estado es a quien le corresponde ocupar la Gobernación si queda vacante el puesto. En este caso, a las 17.00 hora local (21.00 GMT) de hoy está previsto que oficialice su renuncia Ricardo Rosselló.

“Abogar por Puerto Rico está en mis venas, y lo haré ante la junta (de supervisión fiscal) cada vez que sea necesario, ante el Congreso para beneficiar al pueblo y ante las autoridades federales para lograr la asistencia y el apoyo que nos merecemos como ciudadanos americanos”, agregó Pierluisi, en referencia a que la isla es un Estado Libre Asociado de Estados Unidos.

“Trabajar por nuestra gente es mi pasión, y lo haré todas las horas de cada día, a través de las agencias y corporaciones, ante ustedes y ante el pueblo”, indicó el nominado a secretario de Estado ante los legisladores.

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) es una entidad de control federal resultante de la Ley Promesa, aprobada por el Congreso en Washington para afrontar la multimillonaria deuda de la isla, y cuyas medidas, incluidos serios recortes presupuestales, han generado rechazo en varios sectores.

En ese sentido, tras repasar su trayectoria profesional en la Administración como secretario de Justicia y representante de Puerto Rico ante el Congreso de EE.UU., Pierluisi afirmó que conoce la ley Promesa de “arriba abajo” y aseguró saber “cómo aprovechar sus beneficios y cómo combatir sus excesos”.

“¿Quién mejor que yo para abogar por nuestra gente ante la junta? ¿Quién mejor que yo para encaminar el proceso que hará que la junta se vaya? Eso es lo que todos queremos. Toda acción de la junta está basada en información del Gobierno de Puerto Rico y el Gobierno es parte de esas acciones y negociaciones, así como en la mayoría de sus casos legales”, sostuvo.

Varios legisladores, sin embargo, han expresado sus dudas por el hecho de que el bufete de abogados en el que trabajaba Pierluisi, O’Neill y Borges, tenía como cliente a la JSF.

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Mendez, quien dijo que no apoyará su confirmación en el cargo, indicó que en una ocasión en su calidad de abogado Pierluisi le visitó para cabildear a favor de que dicho órgano legislativo no siguiera adelante con una investigación a uno de sus clientes relacionada con un proyecto urbanístico.

En su presentación, Pierluisi también dijo que defenderá a los pensionados, protegerá “la justa compensación” de los empleados públicos y buscará garantizar “los recursos para proveer los servicios” que los puertorriqueños necesitan.

La JSF ha propuesto en varias ocasiones que se reduzcan las pensiones.

Tras concluir sus deliberaciones, la comisión deberá redactar un informe que se tratará en una sesión extraordinaria en el pleno de la Cámara Baja, que le permitirá votar por la confirmación de Pierluisi.