26.1 C
Santo Domingo
domingo, septiembre 26, 2021

Preocupación en comerciantes: playas del Este lucen desiertas

La poca presencia de turistas en las playas del Este de República Dominicana preocupa a los comerciantes. A pesar de que la época correspondería a la temporada alta, la pandemia del coronavirus ha eliminado el turismo, uno de sus principales motores económicos. Los comerciantes esperan que antes de finalizar el año lleguen más turistas.

A pesar de los esfuerzos que ha hecho el Gobierno, hay poca presencia de bañistas, que en años anteriores abarrotaban la zona para recrearse y con esto se dinamizar la economía.

En la playa Bibijagua en Punta Cana, por ejemplo, hay dos hoteles cerca. Uno de ellos se encuntra cerrado, por los efectos de la pandemia, y el otro se encuentra parcialmente abierto, lo que ha hecho que pocas personas acuden al lugar, que de acuerdo a los lugareños, era un “hormiguero de gente”.

Los comerciantes de la zona esperan que antes de finalizar el año lleguen más turistas a las playas.

“La temporada sigue en el suelo, el cierre de los hoteles ha hecho que la gente no venga. Esta playa era un hormiguero de personas y mire ahora como está”, expresó Ermes Torres, empleado de una compañía de excursiones acuáticas.

Dijo que todos los negocios han tenido pérdidas, pero como en la última semana de diciembre siempre se incrementa la presencia de bañistas, espera que las ventas aumenten, aunque sea ligero.

Solo el 40 % de los hoteles de la zona Este se encuentran abiertos y su ocupación se aproxima al 50 por ciento, informó Ernesto Veloz  presidente de la Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos de la Zona Este (Asoleste), según El Caribe.

Explicó que los hoteleros han dispuesto un protocolo para evitar la propagación de la COVID-19, que dentro de las acciones preventivas están el uso de las mascarillas, la higienización completa, tanto de las áreas comunes como de las habitaciones; evitar los eventos con muchas personas y realizarlos en espacio abiertos, además del distanciamiento fisco dentro de los restaurantes y la realización de pruebas del virus (de aliento) a todo el personal.

“Estamos muy ceñidos a los protocolos. Los protocolos nos limitan bastante poder tener afluencia… Estamos tratando de que todo salga lo más adecuadamente bien posible y dentro de marco de los protocolos de control sanitario que ha impuesto el Estado y el Ministerio de Turismo (Mitur)”, precisó Veloz, quien, además, explicó que desde que hay sospechas de que un empelado o visitante esté contagiado del virus, es aislado y puesto en manos del Ministerio de Salud Pública.

- Publicidad -

Más popular