Protestas en Brasil por la muerte de un estudiante por bala perdida

Decenas de moradores de una comunidad de la zona norte de Río de Janeiro, protestaron este viernes contra la muerte de un estudiante de 18 años, que fue alcanzado por una bala perdida mientras esperaba en una parada de autobús para ir a la escuela.

Los residentes de la comunidad Morro do Borel, situado en el norteño barrio carioca de Tijuca, durante varias horas cortaron el tráfico de algunas de las principales vías de la región, mientras protestaban y sostenían pancartas con las que pedían justicia para el estudiante muerto, identificado como Gabriel Pereira Alves.

Sin embargo, agentes de la Policía Militarizada lograron liberar las calles tras lanzar bombas de gas contra los manifestantes , aunque el tráfico permaneció lento.

Según relataron a Efe algunos testigos, el estudiante se dirigía a la escuela y aguardaba en una parada de autobús cuando se produjo un tiroteo. Uno de los disparos alcanzó a Pereira en el pecho, quien llegó a ser trasladado a un hospital de la región pero no resistió a la herida.

Los residentes explicaron también que la Policía llevaba a cabo una operación en la comunidad cuando el estudiante fue alcanzado por el balazo.

Por su parte, la Secretaría de Estado de la Policía Militarizada informó en una nota que una de las bases de la UPP fue atacada por narcotraficantes esta mañana, pero señaló que no se produjo ningún enfrentamiento entre criminales y agentes de policía.

La Policía Civil afirmó que está realizando “diligencias para verificar las circunstancias de la muerte”.

Los familiares de Pereira, quien cursaba el último año de la enseñanza secundaria, contaron que el sueño del estudiante era convertirse en un reconocido futbolista profesional.

Asimismo, de acuerdo con los relatos de amigos y parientes, el varón entrenaba todos los días en el Olaria Atlético Clube, un equipo de la segunda división del Campeonato Carioca.

El club deportivo lamentó la muerte del estudiante y canceló todas las actividades previstas para este viernes.

La comunidad del Morro do Borel es una área de intensa disputa entre diversos grupos criminales por el control del tráfico de drogas en la región y, desde 2010, cuenta con una Unidad de Policía Pacificadora (UPP) de la Policía Militarizada.