29.3 C
Santo Domingo
viernes, mayo 14, 2021

Protocolo es “invisible” en el transporte colectivo

En horas pico los usuarios insisten en entrar a las guaguas llenas.
A pesar del incremento de los casos de Covid-19, los pasajeros viajan apretujados en las guaguas y carros

A medida que se acercan las festividades navideñas, el protocolo sanitario a cumplir en los medios de transporte colectivo en el país es “invisible” y menos frecuente.

Pese al aumento de los casos de coronavirus y las restricciones anunciadas por el Gobierno la relajación de medidas como evitar la aglomeración de personas en las paradas, el uso correcto de las mascarillas, permitir el acceso de un grupo reducido de pasajeros en los autobuses y carros o la medición de la temperatura en algunas estaciones, pone en riesgo la salud de los ciudadanos y la propagación del Covid-19.

En un recorrido que hizo elCaribe en la Duarte con París y otros puntos en la Capital seobservó a pasajeros de carros y guaguas con la nariz y la boca a la intemperie, sin protección alguna para evitar el contagio y propagación del coronavirus.
Mientras que en otros escenarios se observó a los usuarios utilizar mascarillas. Sin embargo, los choferes no hacían uso del referido artículo, que las autoridades de salud insisten en que se utilice de forma obligatoria en los espacios públicos o privados con afluencia de personas.

El distanciamiento social en las afueras del Metro es casi nulo.

Metro de Santo Domingo

En el caso del transporte público como el Metro de Santo Domingo, las pautas de prevención de la Covid-19 se observan de forma interrumpida en las estaciones, ya que en algunas paradas toman la temperatura previo al ingreso al lugar, en cambio en otras el acceso es totalmente libre.
Estaciones concurridas de la línea 1 del Metro como la Mamá Tingó en las proximidades de la avenida Charles de Gaulle en Villa Mella, es una de las más visitadas, empero los protocolos sanitarios para evitar el Covid-19 se hacen cada vez menos visibles.

La misma situación ocurre en la línea 2, en la Pedro Mir que está en la avenida Abraham Lincoln y la Francisco Gregorio Billini, en la calle doctor Defilló, entre otras.

En tanto que en la estación Concepción Bona, localizada en la carretera Mella en Santo Domingo Este, las medidas sanitarias anteriormente mencionadas se llevan a cabalidad, empero, las largas filas en las afueras del lugar aleja la posibilidad de mantener el distanciamiento y orden entre las demás personas.

A esto se suma la entrada de una multitud de personas en hora de la mañana y la tarde que dificulta el cumplimiento de la medida de distanciamiento dentro y fuera de los vagones.
“Yo me monto en la estación Juan Pablo Duarte y ya no toman la temperatura (…) el distanciamiento no se ve a ninguna hora y menos en las horas pico porque queremos llegar a nuestro destino como sea (…) ya uno se acostumbró a eso”, dijo Ángel de la Cruz, un usuario del Metro de Santo Domingo.

El Teleférico

En el Teleférico la ejecución de la toma de temperatura se ha relajado antes de que los usuarios accedan a las cabinas.
“Ya no nos ordenan como antes, todos entramos aquí sin trabas, ya ni nos miden la temperatura como lo hacían al principio”, dijo Martha Acosta, usuario de ese medio de transporte.

La OMSA

En la OMSA el escenario de permisividad se agudiza cuando llegan las horas pico, ya que permiten el ingreso a la unidad de más ocupantes que los que indican la señalizaciones que tienen en el suelo para mantener la distancia.

Es habitual observar choferes y cobradores de guaguas con la mascarilla.

Pasajeros comparten gel alcoholado


Una de las acciones que sucede a diario en el interior de los carros de concho, guaguas públicas y demás medios de transporte es que los usuarios suelen compartir con otros pasajeros su propio gel alcoholado para mantener la asepsia de las manos durante el trayecto a recorrer.

Algunos ciudadanos al observar que la persona que va a su lado o en frente tiene del referido producto tienden a pedir una pequeña porción del mismo para también mantener sus manos alejadas de virus y bacterias en los tan concurridos espacios públicos.

“Así nos cuidamos todos, él se puso y yo que voy a su lado también (…) ¿por qué no?”, expresó una usuaria de la OMSA tras recibir gel alcoholado de un pasajero que iba justo al frente de esta.

Estaciones sin sanitizantes

Cabe destacar que en ambas líneas del Metro de Santo Domingo hay dispensadores de alcohol en el gel para sus usuarios, así como en el Teleférico. En cambio, en la OMSA no hay dispensadores de ese producto, por lo que los ocupantes tienen que cargar consigo su propio sanitizante para aplicarlo luego de agarrar los numerosos tubos que poseen esas unidades.

- Publicidad -

Más popular