26.1 C
Santo Domingo
lunes, agosto 2, 2021

Seaboard defiende el sistema de operación de su planta Estrella del Mar 11

Planta Estrella del Mar 11, de la Seaboard.

El director general de la empresa de generación eléctrica Seaboard defendió el sistema de operación de su planta Estrella del Mar 11, que opera en la ribera occidental del río Ozama.
Armando G. Rodríguez envió una carta al director de elCaribe, Osvaldo Santana, para responder a un artículo publicado en este diario por el economista Andrés Dauhajre hijo. El texto de la carta es el siguiente:

Estimado Sr. Director,
He leído con mucha sorpresa el artículo del economista, Sr. Andrés Dauhajre hijo en su prestigioso periódico elCaribe del pasado lunes 11 de enero, en el que, sin otros méritos que su opinión personal, propone y emplaza a varios Ministros a atender el tema “del riesgo potencial de contaminación del río Ozama por hidrocarburos” mediante el traslado de la planta Estrella del Mar 11 de su sitio actual de operaciones en la ribera occidental del río Ozama, frente al barrio Borojol, justo al lado de La Ciénaga, no en la Zona Colonial o frente a la misma, en un lugar donde, de manera ininterrumpida, por casi 70 años, históricamente han operado plantas de generación eléctrica.

Si me lo permite, quisiera solicitarle la amabilidad de brindarme una oportunidad por esta vía de responder al mismo.

Transcontinental Capital Corp. (Bermuda), Ltd. también conocida como TCC, es una subsidiaria 100% propiedad de Seaboard Corporation, a su vez una empresa pública (cuyas acciones se negocian en la bolsa de valores de EEUU) que llega a la República Dominicana a finales del año 1989 y ha operado ininterrumpidamente y de forma exitosa durante ya más de 30 años.

TCC inicia operaciones en enero del año 1990 con la planta Estrella del Norte, de 40MW, una inversión de US$ 24 millones que operó con Fuel Oil No.6 y fue uno de los primeros IPPs del país con un contrato de tan solo 4 años con la entonces Corporación Dominicana de Electricidad (CDE), bajo los beneficios de la Ley 14-90 Sobre el Incentivo al Desarrollo Eléctrico Nacional. Dicho PPA fue renovado por un plazo relativamente corto y sirvió de base para la instalación en el año 2000 de una segunda planta flotante, la Estrella del Mar de 72 MW a Fuel Oil No.6 y a un costo de US$54 millones, que operó justo al lado de la planta Estrella del Norte.

Para ambos proyectos, que sumaban 112 MW a Fuel Oil No. 6 y una inversión de unos US$78 millones, no se requirieron préstamos y toda la inversión fue realizada en efectivo por Seaboard Corporation. Una gran demostración de fe en el futuro de la República Dominicana.

Ya para el año 2001, cuando se negocia el famoso Acuerdo de Madrid que extendió y revaloró los PPAS de varias plantas operando bajo las nuevas Empresas de Generación Eléctrica (EGEs) reformadas de otros IPPs de esa época, TCC decide no acogerse a dicho acuerdo y se lanza como la primera empresa mercante del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI) operando ambas unidades y colocando sus 112MW en el Mercado Spot. Nuevamente, demostrando con esto nuestra fe en el País.

Desde entonces, ya casi 20 años, TCC es la empresa mercante líder del SENI y vende toda su producción eléctrica SIN CONTRATO O PPA, al Mercado Spot al precio que se determine hora-a-hora para dicho mercado, Sin ninguna seguridad de venta y únicamente al amparo de la Ley General de Electricidad 125 01 y las demás leyes y regulaciones que rigen los negocios e inversiones en el país.

Es importante entender que esta decisión de vender exclusivamente al Mercado Spot elimina toda seguridad de venta de la energía y de precio que brindan los contratos o PPAs financieros con que operan las Eots y otros IPPs, lo que hace que nuestra operación y negocio puedan considerarse de alto riesgo comercial por bancos y suplidores, situación que subsanamos con el aval de Seaboard Corporation.

Cabe resaltar que este riesgo no lo había asumido ningún otro IPP o EGE en la República Dominicana y requiere tener una gran confianza en el País, sus instituciones y leyes.

Bajo estas condiciones decidimos vender ambas plantas que operábamos hasta ese momento y nos embarcamos en la construcción de la planta Estrella del Mar 11 de 108MW y una inversión de más de US$130 millones, que desde el 2012 opera de manera dual con Gas Natural y/o Fuel Oil No. 6, la cual es la unidad más eficiente del sistema.

Para este proyecto, la conversión de nuestras operaciones a Gas Natural, no requerimos de un PPA con la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) ni otro tipo de garantías, como normalmente se estila en el país, aún cuando, desde el 2012, compramos Gas Natural bajo un contrato multianual y Fuel Oil No. 6 como combustible de respaldo, cumpliendo cabalmente con dichos compromisos.

Cabe resaltar que históricamente nuestras plantas han tenido y tiene los más altos índices de disponibilidad; no creemos en restringir nuestra producción ante la falta de pago ocasional de las EDEs aun así pagamos íntegramente y de manera puntual todas nuestras obligaciones con los demás agentes del SENI, sus autoridades y las demás instituciones del Estado Dominicano, incluyendo una gran variedad de impuestos y otras obligaciones fiscales, así como los requerimientos de nuestra concesión de generación eléctrica.

Igualmente, hemos cumplido con todas las leyes ambientales y presentado todos los reportes requeridos, los cuales han sido sujetos a auditoría e inspecciones.

Nuestras inversiones han saneado un espacio anteriormente ocupado por antiguas plantas ya obsoletas y de alto riesgo en cuyas estructuras predominaba el altamente contaminante asbesto, utilizado en la construcción de dichas unidades, terrenos contaminados por muchos años de operaciones inadecuadas de dichas plantas. Nuestra inversión en una continuación del gasoducto existente desde la válvula No. 4 en Los Mina a nuestras instalaciones en la ribera occidental del Ozama hace posible el consumo de gas natural por tubería en el Distrito Nacional.

Hoy día, dichos espacios, adquiridos por nuestra empresa, están totalmente limpios y libres de contaminación. Se ha eliminado el asbesto que allí había, incurriendo en un alto costo para su remoción. Todo a plena vista de los transeúntes que pueden apreciar todo esto desde el elevado de la Avenida Presidente Francisco Caamaño frente a nuestra planta.

En cuanto a la situación que se dio con el Lic. Francisco Domínguez Brito, entonces Ministro de Medioambiente y Recursos Naturales, solo me cabe decir que fue un malentendido de su parte sobre riesgo que representa nuestra planta y que todos sus cuestionamientos o dudas al respe debidamente aclarados por escrito y mediante visita a nuestra planta a su entera satisfacción y que, por tal razón, quedó sin efecto la suspensión de la renovación de la licencia ambiental de nuestra planta.

Más claro todavía, en todos los años de operación, nunca hemos tenido un incidente con relación a i recepción y manejo del combustible para nuestras plantas.

Todo esto que he expuesto resume lo que ha sido nuestro historial a lo largo de nuestros 30 años de operaciones y un cúmulo de inversiones de casi US$200 millones de dólares, lo cual representa la reinversión de todas nuestras ganancias acumuladas y más.

Ahora que estamos completando la inversión de alrededor de US$200 millones para la instalación este ano de una nueva unidad, la Estrella del Mar 1, de 146MW y que operará exclusivamente a Gas Natural justo al lado de la planta Estrella del Mar II, se quiere plantear de manera irresponsable, sin estudios que avalen la propuesta y desconociendo el interés, propósito o ánimo detrás de quien lo propone, la inversión por parte del Estado Dominicano de varias decenas de millones de dólares para trasladar nuestra planta y resolver una situación que definitivamente no es un problema y, mucho menos aún, uno de los tantos muchos problemas y situaciones prioritarias para el Pueblo Dominicano que este nuevo Gobierno debe atender.

Apoyamos los esfuerzos que realizan las Autoridades y muchas otras instituciones para el saneamiento del rio Ozama, de los cuales nos consideramos ser una parte importante y en los cuales estamos siempre en disposición de participar.

Consideramos que el saneamiento del río Ozama y el desarrollo sostenible de las comunidades a lo largo de su ribera dependen, no solo de proyectos residenciales y turísticos, los cuales cuentan con todos los méritos suficientes para ser apoyados, sino también de proyectos industriales como el nuestro que aborden su operatividad de forma seria y responsable, de manera consistente con las leyes ambientales y el desarrollo económico de estas zonas cuyos residentes desesperadamente necesitan de empleos, actividad comercial y asistencia social que empresas como la nuestra proveen en la zona.

Esperamos que las autoridades y el propio Sr. Presidente, Luis Abinader, no se dejen distraer por las opiniones personales e interesadas del Sr. Andrés Dauhajre hijo y continúen apoyando la inversión extranjera y los proyectos encaminados a proveer de generación eléctrica confiable y a precio competitivo eléctrico, una parte de un problema mayor que data ya de varias décadas.
Muchas gracias.

- Publicidad -

Más popular