29.3 C
Santo Domingo
miércoles, abril 21, 2021

Shayra Pou: la que prepara el fino y “Dulce ponchesito”

La sinergia entre Shayra Pou y su esposo Rodolfo Tavárez ha fortalecido el negocio.
Brownie, pistachos y ciruela son solo algunos de los sabores que ofrece a su clientela la exitosa emprendedora

Cada ocasión es perfecta para compartir un buen trago, una bebida que te haga disfrutar los momentos y reír a carcajadas con tus amigos, recordando experiencias, las cuales son revividas a través de las anécdotas. La Navidad es considerada como el tiempo idóneo para realizar esos convivios y de generación en generación, estos siempre van de la mano de un ponchecito bien frío.

La joven Shayra Pou abrió las puertas a un negocio redondo que no solo le rentaría en Navidad sino en todas las épocas del año. La emprendedora de 29 años inicia su proyecto Dulce Ponchesito en 2015, motivada por su familia y las ganas de poder realizar todas las ideas que bombardean su mente en revoluciones por segundo. Afirma al elCaribe que es una mujer inquieta y optimista.

“Nunca he sido un ser tranquilo, sin producir; siempre me gusta estar activa, me gusta viajar, salir y para eso hay que trabajar mucho y tener un balance en lo monetario. Luego llegó mi bebé que definitivamente ha sido mi gran mecha, por ella todo, las ganas que tengo de que ella me vea triunfar y tener éxito es lo que me da la fuerza, entusiasmo y dedicación”, asegura entre risas.

Shayra Pou cuenta que vivió una infancia feliz pese a que sus padres cuando tenía nueve años decidieron separarse, asegurando que esta situación nunca fue un obstáculo para que sus progenitores le brindaran todo el amor y la compresión que necesitaba.

Resalta que su vena empresarial la heredó de su madre, quien es comerciante y le enseñó la importancia del trabajo y la responsabilidad del mismo.

“Mi madre es negociante y fue en el entorno que crecí. Yo la ayudaba desde pequeña en su negocio y reuniones, me iba con ella a los pueblos a trabajar, crecí viendo una mujer llena de virtudes, valores y trabajadora y entiendo que es uno de mis mayores impulsos y motivación llegar a ser como ella”, recuerda.

La emprendedora, quien tiene 12 años como maestra, destaca su producto sobre los demás, y es que para ella es el balance perfecto, una conjugación entre el sabor, la presentación y el servicio.

La joven confiesa que el nombre que representa hoy en día su creación surge como respuesta inmediata a uno de sus pensamientos. “El nombre fue el primero que me llegó a la mente y quería algo que sonara tan dulce como es la época y los ponches”, dice.

Trayectoria

El primer empujón para emprender este proyecto fue la ayuda de su familia y amigos, quienes siempre la instaban a realizar arreglos personalizados por su gran creatividad, hasta que un día en pleno mes de diciembre, época la cual afirma ama locamente, decidió lanzarse.

Pou nunca pensó que esas botellas que realizaba con tanto amor y dedicación para obsequiarles a sus conocidos la convertirían hoy en una mujer empresaria, cuyo negocio crece cada día más por las buenas referencias y, por supuesto, por la calidad de su producto.

“Lo que comenzó con una botella para probar y regalar se ha convertido en algo empresarial donde las empresas nos buscan para sus regalos de cada año, siempre nos llegan clientes nuevos por recomendaciones lo que nos hace sentir felices, satisfechos y a gusto porque indica que lo estamos haciendo bien”, expone Pou. Cuenta que, aunque todos los comienzos son difíciles, en la vida no hay imposibles si se hacen las cosas con amor y dedicación y enfatiza que ha valido la pena cada noche de desvelo que ha tenido para cumplir con los pedidos, alegando que no hay recompensa más gratificante que la alegría y la satisfacción de sus consumidores.

Dice que Dulce Ponchesito viene en diferentes presentaciones y con precios que se ajustan al presupuesto de los clientes, los precios van desde 200 a 1,800 pesos. “Hemos hecho 100 cajitas, 100 botellas, infinitos galones, trasnochados pero las ganas de seguir le ganan totalmente al cansancio y sueño”, expresa Pou.

Pistacho, ciruela, chocolate, dulce de leche, son algunos de los sabores que puedes encontrar en Dulce Ponchesito, los cuales son elaborados de acuerdo con la preferencia del cliente, con o sin alcohol. Preparados, además, con productos frescos y naturales sin añadir a su mezcla ningún preservante artificial.

Al negocio se le puede contactar y adquirir sus productos vía la cuenta de Instagram @dulceponchesitobysp o mediante el teléfono 809-803-7698.

“Cuido cada detalle desde la etiqueta hasta el lazo y cascabel, los tag personalizados que ofrezco sin costo adicional con logo del cliente”, resalta la joven empresaria. Le gusta hablar del tema y se le nota la emoción al hacerlo.

Tiene apoyo permanente de su esposo y de su hija

Detrás de cada éxito existe la mano amiga de personas que te quieren, así lo expresa Pou quien indica que su esposo Rodolfo Tavárez y su hija han sido el soporte para hacer realidad este sueño. “Mi esposo es quien actualmente hace todo conmigo, menos decorar”, afirma entre risas.

Al ser preguntada sobre la rentabilidad de su proyecto, Pou resalta con voz afirmativa que totalmente lo sé, indicando que sus ponches tienen demandas impresionantes en esta época del año. La emprendedora instó a todas las personas que tiene un proyecto a luchar por esta iniciativa sin descansar hasta hacerlo posible. Recomienda, también, no caer frente a las adversidades y a siempre apostar sin miedo a perder, alegando que se debe creer y confiar en sí mismo. “Sin miedo; si caes no era para ti, sigue al otro escalón, apuesta a ti, cree en ti y que los impulsos sean solo para seguir”, sugiere.

gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Shayra Pou: la que prepara el fino y “Dulce ponchesito”
- Publicidad -
gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Shayra Pou: la que prepara el fino y “Dulce ponchesito”

Más popular