Solo el 5 % de los asalariados ganan sueldo de maestros

Los maestros exigen un 25 por ciento de aumento salarial, entre otras demandas.
Respecto al 2012 el salario actual del docente aumentó un 123%. El sueldo promedio supera los 50 mil pesos

Este primero de abril se cumplen ocho años de la firma del Pacto Nacional de la Reforma Educativa en la República Dominicana (2014-2030) y llega en medio de reclamos de maestros que exigen un nuevo aumento salarial y otras reivindicaciones de la carrera docente.

Una remuneración digna, como resultado de la revisión gradual y la aplicación combinada del salario base y los incentivos de ley, figura entre los compromisos pactados el 1 de abril de 2014.

Al pacto le antecedió una gran victoria para el sector: la asignación del 4% del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación preuniversitaria, una vieja deuda saldada 15 años después de la promulgación de la Ley General de Educación 66-97.

Fruto de estas luchas, las condiciones salariales de los profesores mejoraron significativamente, de manera que el sueldo base de un maestro hoy es de RD$46,212.32. Si se suman los incentivos, hablamos de un salario promedio de 55 mil a 65 mil pesos mensuales, depende el nivel, años en el sistema, evaluación por desempeño y maestrías realizadas.

Mientras más años en servicio, mayor es el salario. Es el caso del maestro Rafael Félix, quien ha consagrado 26 años de su vida a la labor de enseñar. Hoy percibe un salario total de RD$77,000, producto de la antigüedad en el servicio y sus altas calificaciones en las evaluaciones. Ser maestro de politécnico y contar con una licenciatura también le ha favorecido. Exactamente, el salario promedio docente según nivel y modalidad a agosto 2021, de acuerdo con la data que ofrece el Ministerio de Educación es el siguiente: inicial, RD$55,291.34; básica, RD$58,672.16; media RD$61,400.58 y politécnico, RD$65,337.53.

Es evidente que estos salarios no llenan las expectativas y necesidades de los maestros, quienes sustentan su reclamo en el alto costo de la canasta básica y la inflación.

Independientemente de qué tan justa sea su lucha, las estadísticas del Banco Central, al medir la relación entre el rango de ingresos mensuales y el número de personas empleadas, año 2020, los coloca en una posición privilegiada.

El docente del nivel primario y secundario figura en el sexto rango (más de 50 mil pesos). En este intervalo solo se encuentra el 5.80 % de la población ocupada en empleo formal, precisa el Informe Situación del personal docente en el presupuesto 2020, del Ministerio de Educación.

Hay más. “Tan solo el 1.16 % de la población en edad de trabajar percibe mensualmente ingresos que superan el de los docentes de primaria y secundaria de jornada completa”, destaca el documento.

Pero no siempre fue así. El salario que percibía un docente en 1996, un año antes de la promulgación de la ley de Educación, no le permitía vivir una vida digna. Pese a su importancia en el desarrollo en la nación, se consideró como unos de los sectores peor pagado.

El documento sobre la situación docente recoge la evolución salarial de la siguiente manera: el salario del nivel primario en 1996 a precios corrientes era de RD$4,657, se incrementó en el 1999 a RD$8,904. En 2003 fue de RD$10,497, subió en el 2012 a RD$29,518. Para el 2015 este se ubicaba en RD$39,604. Al cierre del 2019 había llegado al monto de RD$50,600 .

Para el año 2020 se presentó un sueldo promedio de RD$ 57,668 para el docente de primaria producto del inicio del proceso de nivelación de los sueldos de los docentes de este nivel con respecto a los de los profesores de secundaria.

En tanto, el salario promedio en el nivel secundario en los mismos años evaluados en el párrafo anterior presentó el siguiente avance: RD$7,526, RD$: 9,250, RD$10,454, RD$33,800, RD$47,935, RD$58,610 y RD$63,298.

“Desde 2012 a la fecha, el salario de ambos niveles ha experimentado aumentos consecutivos, ya sea vía el salario base o por los incentivos”, resalta el informe.

Comparado con el salario del 2012, año en que se anunció la asignación del 4% para la educación preuniversitaria, el sueldo de un maestro de los niveles de básica y media experimentan un aumento entre 109% a un 123%, respectivamente.

A nivel de nómina esta evolución se aprecia así: del 2012 al 2020 la partida para pago a los docentes se incrementó en un 333.62 %, unos RD$73,596 millones en términos absolutos. Esta pasó de RD$22,060 millones en el año 2012 a RD$95,656 millones en 2020.

“Esta variación es la mayor registrada en término de reivindicación salarial desde la década del noventa”, explica el documento oficial.

Una mirada del 2012 al 2020 permite concluir, y así se evidencia en el material de Educación que el incremento porcentual del salario docente alcanzó un 119.61 %. “Esta cifra se encuentra por encima del porcentaje de la inflación promedio anual acumulada del país en el mismo período, que es equivalente a un 26.41 %. Es incluso más alta que la inflación acumulada de los últimos 15 años (67.00 %)”, afirman analistas en el informe.

Pero una cosa son los análisis y proyecciones del Ministerio de Educación y otra son los argumentos que han llevado a los profesores a las calles en demanda de un aumento salarial de un 25 por ciento y otras reivindicaciones.

Exigen mejoras en la ARS Semma, el pago de licencias, aplicar la evaluación por desempeño. Reclaman la instalación del tribunal de la carrera docente y el nombramiento de los maestros que pasaron el concurso de oposición, así como de apoyo.

Para Rafael Félix , maestro de más de 20 años, y pasado secretario de la ADP, el reclamo es correcto y justo.

Asegura que el resultado de varios factores incluyendo el proceso de inflación y el alza de la canasta básica ha impactado drásticamente el salario real de los profesores, por igual su capacidad de compra.

“De impuesto sobre la renta yo pago casi RD$ 5,000, este impuesto se lleva el 7.2 % del salario de los maestros. Si le sumas los RD$40 mil en que está la canasta promedio en el país, estamos hablando de RD$45,000 más o menos entre esos dos factores, y si además le sumas el casi 7% que casi representa todo lo que nosotros pagamos en seguridad social, hace rato que se llevó el salario que tenemos”, afirma el miembro de la ADP.

Sostiene que la nivelación salarial entre maestros de primaria respecto a los de secundaria no se puede ver como un aumento salarial al sector, ya que afirma que el sueldo de un maestro de media no fue tocado.

Agrega que falta a nivelar los incentivos que corresponden al nuevo salario base de los maestros de primaria para poder estar al mismo nivel de los de secundarias.

“El reclamo de aumento salarial de los maestros es correcto, más allá del tema de los métodos, pero el reclamo es justo”, consideró.

No obstante, reconoce que hay cambios importantes en el salario que un maestro percibía en 2012 en relación al de hoy.

Salarios altos y pobre aprendizaje en las aulas

Las protestas y paralizaciones de docencia que encabeza la ADP no son del todo bien vistas por organizaciones que interactúan en el proceso de enseñanza, dada la situación económica que vive el país y conocimientos no obtenidos por causa de la pandemia.

Recientemente, el presidente de EDUCA, Samuel Conde, calificó como “increíble que la ADP “vuelva a castigar a la infancia con pérdida de jornadas escolares por reclamos salariales que rayan con la insensatez”.

En una Nota de Trabajo reciente, EDUCA publicó un estudio que refleja los significativos aumentos que ha experimentado el salario docente desde la vigencia del 4% del PIB a la educación preuniversitaria, que sin embargo afirma no han estado acompañados de mejoras en los aprendizajes.

En esa línea, la organización World Vision instó a los educadores a reflexionar, al destacar que la suspensión de la docencia no se justifica porque es un daño a la niñez y atenta contra el derecho a la formación académica como lo dispone la Ley Orgánica de Educación 66-97.

Recordó que el país sigue con malas calificaciones en indicadores importantes de la educación, como en la lectura, donde según las evaluaciones Diagnósticas Nacionales realizadas en el año 2018, solamente el 12.2 por ciento de los estudiantes de tercer grado es capaz de leer con fluidez y comprender lo que lee, y apenas el 4.1 por ciento de los de sexto de primaria alcanza niveles satisfactorios en matemáticas.

Más popular