29.3 C
Santo Domingo
martes, julio 27, 2021

The Lancet: 1,67 millones de indios murieron en 2019 por la polución del aire

Nueva Delhi.- La prestigiosa revista médica The Lancet publicó este martes un estudio en el que reveló que en 2019 se produjeron en la India alrededor de 1,67 millones de muertes relacionadas con la polución del aire, lo que supuso además pérdidas para su economía de 36.800 millones de dólares, un 1,36 % de su PIB.

Esos 1,67 millones de decesos suponen el 17,8 % del total de muertes en 2019 en la India, según muestra el estudio “Impacto sanitario y económico de la contaminación del aire en los estados de la India”, un país en el que sus ciudades suelen ocupar los puestos más altos en las listas de las urbes más contaminadas del mundo.

El número de fallecidos el año pasado contrasta con las 1,24 millones de muertes relacionadas con la contaminación del aire registrados en la India en 2017, un empeoramiento de la situación que puede repercutir negativamente en las aspiraciones económicas de este país asiático de 1.350 millones de habitantes.

“La alta carga de muerte y enfermedad debido a la contaminación del aire y el sustancial impacto económico adverso asociado a la pérdida de producción podrían impedir la aspiración de la India de ser una economía de 5 billones de dólares para 2024”, advierte el estudio.

Nueva Delhi, que ostenta a menudo el título de la capital más contaminada del mundo, tuvo en 2019 además la mayor pérdida económica per cápita en el país por la polución del aire, seguido del vecino estado de Haryana.

La crisis ambiental que vive Nueva Delhi se suele agravar cada año con la llegada de los meses más fríos entre octubre y febrero, cuando el aire comienza a volverse más tóxico.

A ello contribuyen una variedad de factores, como la actividad industrial y la contaminación causada por los automóviles, o la quema de rastrojos por parte de los agricultores del norte de la India.

Este mismo martes, el índice de calidad del aire promedio (AQI) en Nueva Delhi fue de 418, lo que lo sitúa en la categoría de “severo”, el más peligroso, según la gubernamental Oficina Central de Control de la Contaminación (CPCB).

En la escala AQI, valores por encima de 100 son considerados peligrosos para niños, ancianos y personas con problemas respiratorios o cardíacos, mientras que por encima de 300, la situación se considera peligrosa para la población general.

Pero el estudio de The Lancet muestra que es posible dar un vuelco a esta situación, como demostró el descenso de los niveles de polución durante el duro confinamiento vivido en la India entre finales de marzo y junio para evitar la propagación de la pandemia.

“Las mejoras en la calidad del aire en toda la India durante el período de confinamiento por la COVID-19, y su resurgimiento nuevamente con la flexibilización de las restricciones, brindan indicaciones interesantes sobre el grado de reducción de la contaminación del aire que es posible con la reducción de la actividad humana”, subrayó el estudio. EFE

- Publicidad -

Más popular