Un homenaje merecido de la Liga de Béisbol a Tomás Troncoso Cuesta

La Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom) se prestigia al dedicar el torneo de béisbol invernal 2022-2023 a Tomás Troncoso Cuesta, un icono de la prensa deportiva nacional.

Tomás era un amante y un gran conocedor del béisbol profesional y amateur.

Le encantaba y seguía con pasión el atletismo y el voleibol. Era seguidor de muchos deportes.

Tomás asesoró calladamente a muchos jóvenes que hoy están brillando en la crónica deportiva.

Y eso lo conoce muy bien el Marchante que suscribe, pues he dado seguimiento a muchos de esos jóvenes que se han mantenido apegados a los principios y alejados de la corrupción, gracias a las orientaciones de Tomás.

Tomás, un célebre miembro de la crónica deportiva dominicana, tenía un don especial: respetaba a los demás.
Claro, en ocasiones era crítico y defendía sus ideas, pero siempre en el marco de la consideración y el respeto.
Y ese también fue un buen atributo que todos debemos reconocerle.

Los Deportes en Marcha
Tomás Troncoso Cuesta inició en agosto de 1963, su inolvidable programa: “Los Deportes en Marcha”. Ese espacio radial era escuchado por miles y miles de dominicanos y extranjeros, algunos residentes en el país y otros que tenían acceso a ese interesante espacio para estar siempre informados de los acontecimientos deportivos nacionales e internacionales.

Los Deportes en Marcha tenía a diario un montón de informaciones de béisbol, atletismo, voleibol y otros deportes.

Transmisiones
Su experiencia de tantos años en el béisbol y el haber compartido con tantas superestrellas de fama mundial, le permitía a Tomás, hacer excelentes comentarios e informar debidamente a los seguidores en las transmisiones que realizaba en el béisbol invernal dominicano. Laboró para el Licey y el Escogido.

Tomás Troncoso

Tomás fue un hombre de pocas contradicciones. Siempre caballeroso y dispuesto a servir a los demás.
Sus comentarios deportivos sirvieron para que los fanáticos pudieran opinar y tener sus criterios sobre las diferentes jugadas, la calidad de los refuerzos y temas variados de importancia.

Grandes Ligas
Troncoso Cuesta fue de los pioneros en las transmisiones de Grandes Ligas. Su voz era inconfundible. Participó en cientos de transmisiones, que realizaba con mucha profesionalidad.

Se comportó como un maestro.
Nunca dejaba de elogiar a Juan Marichal, los hermanos Felipe, Jesús y Mateo Rojas Alou, Pedro Martínez, Cesarín Gerónimo y otros peloteros que fueron grandes en el mejor béisbol: Las Grandes Ligas.

Tomás era un enfermo y seguidor de los Cardenales de San Luis. Sufría sus derrotas y celebraba sus triunfos.

1962-1963
Conocí a Tomás cuando fue subdirector de Deportes de la Dirección General de Deportes en el Consejo de Estado.
Allí le solicité dos bolas, una de baloncesto y otra de voleibol. Me las entregó sonriente y con mucho placer.

Mauricio Báez
Recuerdo cuando en la década del 1970, la “Banda Colorá” quemó la escuela y la biblioteca del club Mauricio Báez.
Los dos primeros periodistas en llegar a respaldar al Mauricio Báez, fueron: Bonaparte Gautreaux Piñeyro y Tomás Troncoso Cuesta, dos grandes amigos.

Bonaparte y Tomás no le temieron a la Banda Colorá, que era un grupo compuesto por militares y delincuentes asesinos que no tenían piedad con nadie.

Eso nunca lo olvidaré. Esa fue una muestra de solidaridad y de gran cariño para la familia mauriciana.

Defensor de los clubes
Tomás creía mucho en el trabajo de los clubes deportivos y culturales de los barrios.
Era un defensor como pocos del movimiento deportivo nacional y del movimiento olímpico dominicano.
Creía ciegamente en la dirigencia del movimiento clubil.

Y de eso tengo constancia, pues conversábamos mucho sobre la necesidad de preservar y proteger a los clubes.
Era también un buen amigo y un soporte de los trabajos del club deportivo Naco.

Estoy feliz y quiero felicitar a los presidentes de los equipos Licey, Escogido, Águilas, Estrellas, Gigantes y Toros por la gran iniciativa, junto a Lidom, de dedicarle el torneo al maestro Tomás Troncoso Cuesta, que hoy está en el cielo por ser un ser humano extraordinario.

«No necesito amigos que cambian cuando yo cambio y asienten cuando yo asiento, Mi sombra lo hace mucho mejor”.
Plutarco
“Tu amigo tiene un amigo, y el amigo de tu amigo tiene otro amigo; por consiguiente, sé discreto”.
Talmud

Hasta mañana, si Dios quiere, dominicanos.

Más popular