Una empresa japonesa duplica su natalidad tras prohibir las horas extra

En Japón, un país en declive demográfico y con una cultura laboral poco propicia para la conciliación, una empresa ha logrado revertir esta tendencia prohibiendo las horas extra, duplicando así su tasa de fertilidad en comparación con la de Tokio y la del resto del país.

Este es el caso de la compañía Itochu, uno de los mayores conglomerados comerciales de Japón con sede en el corazón de la capital, que viene implementando desde 2013 medidas para que sus trabajadores comiencen su jornada laboral antes, prohíbe el trabajo después de las 20:00 horas y ofrece guarderías propias para su personal.

Esta iniciativa se ha traducido de forma inesperada en un incremento de la tasa de fertilidad de la empresa, que pasó desde los 0.60 hijos por mujer en 2013 a los 1.97 hijos en 2022, duplicando la media tokiota, que se encontraba en ese año en 1.08 hijos y la nacional, en 1.30.

«Vengo sobre las 7:30 y estoy en casa poco después de las 18:00. No estoy casada, ya que todavía no llego a esa edad, pero este sistema me proporciona motivación de irme pronto a casa«, dice a EFE Rina Onishi, de la división de Asuntos Generales de Itochu, y quien se plantea tener hijos en un futuro animada por estas facilidades.

Un día laboral normal en Itochu puede comenzar entre las 5:00 y las 8:00 de la mañana, según decida el trabajador, que si acude a su puesto durante esas horas, recibirá un desayuno gratuito compuesto por fruta, verdura, carne y otros productos frescos y bebidas.

Al comenzar su jornada antes, los empleados pueden dejar la oficina alrededor de las 15:00 horas -mientras que se les recomienda que lleven a cabo sus tareas pendientes al día siguiente-, evitan la hora punta del metro tokiota y reciben un aumento salarial.

 

 

EFE

Más popular