26.1 C
Santo Domingo
sábado, diciembre 4, 2021

Uno de cada tres pacientes COVID-19 tuvo un diagnóstico neurológico o psicológico en los seis meses siguientes al contagio

Desde que comenzó la pandemia ha existido la preocupación de que los sobrevivientes puedan tener un mayor riesgo de trastornos neurológicos. Esta preocupación, inicialmente basada en hallazgos de otros coronavirus, fue seguida rápidamente por series de casos, evidencia emergente de participación de COVID-19 en el sistema nervioso central (SNC) y la identificación de los mecanismos por los cuales esto podría ocurrir.

Se han planteado preocupaciones similares con respecto a las secuelas psiquiátricas de COVID-19, con evidencia que muestra que los sobrevivientes tienen un mayor riesgo de trastornos del estado de ánimo y ansiedad en los 3 meses posteriores a la infección.

En un nuevo estudio, un grupo de profesionales del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oxford utilizó una red de registros de salud electrónicos para investigar la incidencia de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos en los sobrevivientes en los 6 meses posteriores a la infección clínica documentada por COVID-19, y comparó los riesgos asociados con los de otras condiciones de salud. Además, los investigadores exploraron si la gravedad de la infección por COVID-19, representada por la hospitalización, el ingreso a la unidad de terapia intensiva (UIT) y la encefalopatía, impactaba en estos riesgos. También evaluaron la trayectoria de las tasas de riesgo (HR) a lo largo del período de 6 meses.

Los datos presentados en este estudio, de una gran red de registros de salud electrónicos, respaldan las predicciones que indican que se han registrado resultados neurológicos y psiquiátricos adversos que ocurren después de COVID-19, y proporcionan estimaciones de la incidencia y el riesgo de estos resultados en pacientes que tenían COVID-19 en comparación con cohortes emparejadas de pacientes con otras afecciones de salud que ocurren simultáneamente con la enfermedad.

“La gravedad de COVID-19 tuvo un efecto claro en los diagnósticos neurológicos posteriores”, indicaron los especialistas en su documento. En general, según sus datos, el COVID-19 se asoció con un mayor riesgo de resultados neurológicos y psiquiátricos, pero la incidencia y la frecuencia cardíaca de estos fueron mayores en los pacientes que habían requerido hospitalización, y de manera notable en aquellos que habían requerido ingreso a la UIT o habían desarrollado encefalopatía, incluso después de una extensa propensión para otros factores (edad o enfermedad cerebrovascular previa). Los posibles mecanismos de esta asociación incluyen la invasión viral del SNC, estados de hipercoagulabilidad, y efectos neurales de la respuesta inmune. Sin embargo, la incidencia y el riesgo relativo de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos también aumentaron incluso en pacientes con COVID-19 que no requirieron hospitalización.

De acuerdo con varios otros informes, el riesgo de eventos cerebrovasculares (accidente isquémico y hemorragia intracraneal) se elevó después del COVID-19, y la incidencia de accidente cerebrovascular isquémico aumentó a casi uno de cada diez (o tres de cada 100 para un primer accidente) en pacientes con encefalopatía. Se ha informado un aumento similar del riesgo de accidente cerebrovascular en los pacientes que tenían COVID-19 en comparación con los que tenían influenza.

Un estudio anterior informó evidencia preliminar de una asociación entre COVID-19 y la demencia. Los datos del nuevo estudio apoyan esta asociación. Aunque la incidencia estimada fue modesta en toda la cohorte de COVID-19, el 66% de los pacientes mayores de 65 años y el 72% que tenían encefalopatía recibieron un primer diagnóstico de demencia dentro de los 6 meses de haber tenido COVID-19. Las asociaciones entre COVID-19 y los diagnósticos cerebrovasculares y neurodegenerativos han sido calificados por los especialistas a cargo del informe como “preocupantes”.

Indicaron que no está claro si COVID-19 está asociado con el síndrome de Guillain-Barré; sus datos también fueron equívocos, ya que los HR aumentaron con COVID-19 en comparación con otras infecciones del tracto respiratorio pero no con la influenza y aumentaron en comparación con tres de los otros cuatro eventos de salud índice. También han surgido preocupaciones sobre los síndromes parkinsonianos posteriores al COVID-19, impulsados por la epidemia de encefalitis letárgica que siguió a la pandemia de influenza de 1918.

Los datos apoyan esta posibilidad, aunque la incidencia fue baja y no todas las fueron significativas. El parkinsonismo puede ser un resultado tardío, en cuyo caso podría surgir una señal más clara con un seguimiento más prolongado.

Enfermos de espíritu

Los hallazgos con respecto a la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo fueron ampliamente consistentes con datos previos. También observaron un riesgo significativamente mayor de trastornos psicóticos. Los trastornos por uso de sustancias y el insomnio también fueron más comunes en los sobrevivientes de COVID-19 que en aquellos que tenían influenza u otras infecciones del tracto respiratorio (excepto por la incidencia de un primer diagnóstico de trastorno por uso de sustancias después del COVID-19 en comparación con otras infecciones del tracto respiratorio).

Por lo tanto, al igual que con los resultados neurológicos, las secuelas psiquiátricas de COVID-19 parecen generalizadas y persisten hasta, y probablemente, más allá de los 6 meses. En comparación con los trastornos neurológicos, los psiquiátricos comunes (trastornos del estado de ánimo y de ansiedad) mostraron una relación más débil con los marcadores de gravedad del COVID-19. Esto podría indicar que su aparición refleja, al menos en parte, las implicaciones psicológicas y de otro tipo de un diagnóstico de COVID-19 en lugar de ser una manifestación directa de la enfermedad.

Los hallazgos expuestos son sólidos dado el tamaño de la muestra, el emparejamiento del puntaje de propensión y los resultados de los análisis de sensibilidad y secundarios.

En resumen, los datos actuales muestran que al COVID-19 le siguen tasas significativas de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos durante los siguientes 6 meses. Los servicios deben configurarse y dotarse de recursos para hacer frente a esta necesidad anticipada que, además, ha quedado postergada en su atención en virtud de la pandemia.

- Publicidad -

Más popular