Viagra ayuda a movilizar células religiosa de la núcleo ósea para transplantes

La combinación de dos medicamentos como el Viagra y el inmunoestimulante Plerixafor moviliza de forma rápida y apto las células religiosa de la casta desde la núcleo ósea al torrente rojo en los ratones, según un artículo que publica este jueves la revista Stem Cell Reports.

Esta táctica es casi tan efectiva como el protocolo unificado que hay en la ahora para la movilización de células religiosa hematopoyéticas o sanguíneas, que son células inmaduras que se pueden convertir en todos los tipos de células de la casta como glóbulos blancos, rojos y plaquetas.

Los experimentos con roedores abren la senda para probar el uso de uno y otro compuestos, que tienen el manido bueno de la Despacho de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, en inglés), en humanos para terapias de trasplante.

Y si se demuestra que es seguro para los estudios clínicos en humanos “los médicos podrían considerar estos hallazgos a la hora de decidir estrategias de tratamiento para sus pacientes y para los donantes voluntarios de células religiosa hematopoyéticas empleadas en las terapias de trasplante”, dijo la autora principal del estudio, Camilla Forsberg, de la Universidad de California (EE.UU.).

El trasplante de células religiosa hematopoyéticas, que sustituye las células religiosa anormales en la formación de la casta por otras sanas, es un tratamiento que se emplea para varias enfermedades.

Este procedimiento implica movilizar células religiosa sanguíneas desde la núcleo ósea al torrente de casta para luego utilizarlas para un trasplante, admisiblemente en la misma persona o en otro receptor.

Sin incautación, esta táctica tiene sus limitaciones, con lo que las terapias con ese tipo de células religiosa se reservan a pacientes con enfermedades malignas o que ya han exhausto todos los tratamientos existentes.

Actualmente el protocolo unificado para la movilización de células religiosa hematopoyéticas y progenitoras consiste en inyecciones durante varios días del factótum estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF, en inglés), que es costoso y que tiene mercancía secundarios como nauseas, pesadumbre y dolor de huesos y que a menudo no ofrece resultados en enfermos de cáncer.

Otro medicamento que moviliza las células religiosa hematopoyéticas es Plerixafor, pero no es muy efectivo si se emplea como agente único.

Los experimentos en el laboratorio de Forsberg mostraron que un aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos contribuye a movilizar esa clase de células desde la núcleo ósea al flujo rojo.

Sobre esa colchoneta probaron si la Viagra, un vasodilatador, podría ser una opción viable para el trasplante de células religiosa hematopoyéticas, pero hallaron que por sí sola no era afectiva.

Los científicos encontraron que una combinación de ese compuesto con Plerixafor en los ratones producía unas 2.500 células religiosa hematopoyéticas más en el torrente rojo en dos horas, lo que multiplicaba su presencia por 7,5 en comparación con los ratones de control.

Tres días de Viagra suministrada por la vía verbal con una inyección de Plerixafor era levemente más efectivo, resultando en unas 2.800 células religiosa de ese tipo, lo que las multiplicaba por 8,4; y a los cuatro días el número llegaba a 3.400.