China volvió a presionar a Corea del Sur por el escudo antimisiles

China y Corea del Sur chocaron el jueves en torno a un escudo antimisiles estadounidense, que amenaza con socavar los trabajos del nuevo Gobierno de Seúl por superar antiguas diferencias en materia de seguridad.

El desacuerdo sobre el sistema de Defensa de Área de Gran Altitud Terminal (THAAD) surgió tras una primera visita a China esta semana del ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, aparentemente sin problemas.

Las diferencias en materia de seguridad sobre THAAD -instalado en Corea del Sur en 2017- amenazan con socavar los esfuerzos de Beijing y Seúl para mejorar los lazos bilaterales, incluso durante la reunión de Wang con el ministro de Asuntos Exteriores surcoreano Park Jin el martes.

China, que sostiene que el potente radar del THAAD podría controlar su espacio aéreo, frenó el comercio y las importaciones de productos culturales después de que Seúl anunciara su despliegue en 2016, lo que supuso un duro golpe para las relaciones entre ambos países.

La oficina presidencial de Corea del Sur dijo el jueves que el sistema estacionado en el país es un medio de autodefensa, según la transcripción de una sesión informativa, después de que Beijing exigiera a Seúl que no despliegue más baterías y limite el uso de las existentes.

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, que considera que el sistema es clave para contrarrestar los misiles norcoreanos, se ha comprometido a desechar las promesas del Gobierno anterior de no aumentar el despliegue del THAAD, ni participar en un escudo antimisiles mundial liderado por Estados Unidos, ni crear una alianza militar trilateral que incluya a Japón.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi.

En la campaña electoral, el conservador Yoon se comprometió a comprar otra batería del THAAD, pero desde que asumió el cargo en mayo su Gobierno se ha centrado en lo que las autoridades llaman “normalizar” el funcionamiento del sistema existente, de propiedad y operación estadounidense.

El ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Park Jin, y su homólogo chino, Wang Yi, se reunieron el martes para explorar formas de retomar las negociaciones de desnuclearización con Corea del Norte y reanudar las exportaciones a China de productos culturales, como la música (el “K-pop”) y las películas.

Lee más: Decenas de personas infectadas en China con nuevo virus Langya

Un portavoz de Wang dijo el miércoles que ambos habían “acordado tomarse en serio las legítimas preocupaciones de la otra parte y seguir manejando prudentemente y de forma adecuada este asunto, para asegurarse de que no se convierta en un obstáculo para el crecimiento sólido y constante de las relaciones bilaterales”.

Nancy Pelosi.

El portavoz chino dijo en una sesión informativa que el despliegue del THAAD en Corea del Sur “socava los intereses estratégicos de seguridad de China”.

Sin embargo, Park le dijo a Wang que Seúl no acatará el acuerdo de 2017, llamado los “Tres Noes”, ya que no es un compromiso o acuerdo formal, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur en un comunicado.

China también insiste en que Corea del Sur cumpla con “una restricción”: limitar el uso de las baterías THAAD existentes. Seúl nunca ha reconocido ese elemento, pero el miércoles el portavoz de Wang subrayó que China da importancia a la posición de “tres Noes y una restricción”.

Se produce cuando China y Estados Unidos han intensificado sus esfuerzos para consolidar sus alianzas diplomáticas después de que la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, desafiara las advertencias de Beijing y visitara Taiwán. El régimen de Xi Jinping considera la isla autogobernada como parte de su territorio y la mayoría de los países, incluido Estados Unidos, no la reconocen como Estado independiente.

Durante la visita de Park a la ciudad portuaria china de Qingdao, el Global Times, propiedad del Partido Comunista Chino, elogió a Yoon por mostrar “diplomacia independiente y racionalidad hacia China” al no reunirse cara a cara con Nancy Pelosi.

Pero el periódico advirtió que la cuestión del THAAD es “un gran peligro oculto que no puede evitarse en los vínculos entre China y Corea del Sur”.

(Con información de Reuters)

Más popular