29.3 C
Santo Domingo
martes, julio 27, 2021

El aumento del nivel del mar puede hacer que un edificio se derrumbe. Y no solo Miami está en riesgo

Mientras avanza la investigación sobre el derrumbe parcial del edificio en Miami muchos se preguntan: ¿puede el aumento del nivel del mar hacer que una estructura de este tipo colapse? La respuesta es que sí, según un experto, y advierte que este riesgo trasciende al área de Miami: también existe en la península de Yucatán, en el sur de México, y otras costas del Caribe.

Cuando pensamos en la amenaza que supone el aumento del nivel del mar, que es producto del calentamiento global, en general lo hacemos en clave de futuro: el agua avanzará sobre la costa y se llevará a su paso ciudades enteras (de hecho, un estudio de Climate Central prevé un aumento de entre 0,6 y 2,1 metros del nivel del mar en el transcurso de este siglo que dejaría prácticamente inhabitable el terreno en el que viven 200 millones de personas a nivel mundial).

Sin embargo, no es un problema de futuro. Durante el siglo XX, por ejemplo, el nivel del mar aumentó unos 15 cm, según información de la ONU. Y el aumento del nivel del mar, dependiendo del tipo de suelo de un lugar, eventualmente puede hacer que un edificio colapse por dos motivos, explica a CNN Arnoldo Valle-Levinson, profesor del Departamento de Ingeniería Civil y Costera de la Universidad de Florida: la corrosión y el debilitamiento de los suelos que soportan las estructuras.

En el caso del derrumbe en Miami en el que murieron al menos 12 personas y 149 continúan desaparecidas, este es un «factor que hay que tomar en cuenta» y analizar «si se puede descartar (o no) como un factor que originó el colapso», explica el experto.

Según Brian McNoldy, investigador de la Universidad de Miami, en Surfside el nivel del mar aumentó probablemente entre 18 y 20 cm aproximadamente en los últimos 40 años.

Sin embargo, al margen de este caso en particular, que sigue bajo estudio, lo cierto es que el aumento del nivel del mar es una amenaza para la preservación de los edificios en algunas líneas costeras que se debería tener en cuenta y abordar, explican los expertos.

«El mar no es que viene (en camino), ya está mandando señales de que hay que hacer algo para adaptarnos y para prevenir catástrofes como esta», explica Valle-Levinson.

El aumento del nivel del mar puede influir en las edificaciones de la península de Florida por el tipo de suelo del área, denominado suelo kárstico, compuesto de carbonato de calcio.

Una característica de este suelo es que «se disuelve con relativa facilidad con el agua de mar» en comparación a otros suelos como los de roca volcánica. Esto sucede por las reacciones químicas entre el carbonato de calcio y el agua. Además se trata de un suelo muy permeable, con muchas fracturas «por donde se puede meter el agua», lo que hace que haya «puntos en este suelo que sean mucho más débiles que otros».

La mejor manera de entenderlo, explica Valle-Levinson, es imaginarlo como un queso suizo o una esponja que permite que el agua se filtre. Y el agua hace que «el suelo en sí sea menos resistente a los cimientos del edificio», es decir que debilita la capacidad del suelo de soportar lo que está encima.

El debilitamiento de los suelos está vinculado al hundimiento de los edificios, un factor que se advirtió en el caso de Surfisde. El condominio mostraba signos de estarse hundiendo en la década de 1990, dijo a CNN Shimon Wdowinski, profesor del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad Internacional de Florida, quien estudió el edificio. El condominio tuvo una tasa de hundimiento de aproximadamente dos milímetros por año entre 1993 y 1999, según su estudio.

Si bien Wdowinski dijo que este hundimiento por sí solo probablemente no causaría el colapso del condominio, aseguró que podría ser un factor contribuyente. “Si una parte del edificio se mueve con respecto a la otra, eso podría causar algo de tensión y grietas”, explica.

La corrosión del agua salada

El segundo factor es que el agua salada puede carcomer las partes de los cimientos que tengan metal, explicó Valle-Levinson.

McNoldy también señaló los efectos del agua salada en la infraestructura. «No creo que necesite ser un ingeniero para concluir esto, pero cada vez que las cosas se sumergen en agua salada, eso las afecta, no importa cuál sea el material».

Las inundaciones

El aumento del nivel del mar en el área de Miami afecta la frecuencia de las inundaciones por marea alta.

«Algunos lugares bajos que quizás no solían inundarse están empezando a hacerlo ahora, y lugares que quizás siempre tuvieron algunos problemas durante las mareas excepcionalmente altas tienen ahora problemas aún peores», explicó McNoldy.

Las crecidas de las mareas hacen que llegue más agua salada a las infraestructuras costeras, con lo que esto implica en términos de corrosión.

Riesgos en las península de Yucatán y las islas del Caribe

Las advertencias sobre las debilidades del suelo de Miami no son nuevas. Sin embargo, este mismo riesgo se extiende más allá de la península de la Florida y abarca, por ejemplo, a la península de Yucatán, Cuba, Puerto Rico y varias islas del Caribe que tienen el mismo tipo de suelo, según Arnoldo Valle-Levinson.

En la península de Yucatán, precisamente, hay un fenómeno que nos permite visualizar claramente el tema: los cenotes, hoyos que se forman por el colapso del suelo al disolverse el carbonato de calcio.

«Hay que hacer una prospección minuciosa de las áreas costeras porque todas (…) pudieran ser susceptibles a colapsos», explica Valle-Levinson.

«Esto que estamos viendo en Florida es otra llamada de atención que nos está dando la naturaleza de lo que está pasando en la Tierra. Esto pudo haber pasado en cualquier lugar. E insisto, no estoy diciendo que eso causó el derrumbe de un edificio, puede ser un factor. Y esto puede causar un derrumbe en algún otro sitio», agrega.

¿Qué causa el aumento del nivel del mar?

Detrás del aumento del nivel del mar está una realidad sobre la que cada vez escuchamos más: el calentamiento global. Este fenómeno hace que el nivel de las aguas suba por dos motivos, según explica la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés). Por un lado, contribuye al derretimiento de las capas de hielo y los glaciares y, por otro, “el volumen del océano se expande a medida que el agua se calienta”.

FUENTE: CNN
- Publicidad -

Más popular