26.1 C
Santo Domingo
jueves, septiembre 16, 2021

El hospital post COVID-19: cómo la analítica de datos puede mejorar la calidad de atención y generar una mayor eficiencia

Wúru, es una empresa que ofrece innovación, productividad y eficiencia de costos a prestadores de salud alrededor del mundo, para garantizar que todas sus decisiones de gestión puedan ser tomadas basándose en evidencia. Luciano Tourn, uno de sus creadores, contó a Infobae cómo funciona

Se sabe: con cada clic o “me gusta” que dejamos al navegar en internet, producimos información que puede ser utilizada de múltiples maneras. Sin embargo, aún no hay tanta conciencia de que la salud, hoy más que nunca en tiempos de pandemia, es un generador importante de datos, quizás más que ningún otro. Luciano Tourn, CEO y cofundador de Wúru, es un convencido que estos datos aún se usan muy poco para tomar las mejores decisiones en el ámbito sanitario.

Por eso, junto a dos socios en 2018 creó Wúru, una empresa analítica de datos que ofrece innovación, productividad y eficiencia de costos a prestadores de salud alrededor del mundo para garantizar que todas sus decisiones de gestión puedan ser tomadas basándose en evidencia.

“Hasta el momento esta información solo se destinó a la logística de las prestaciones: para agendar, coordinar turnos, facturar, etcétera. Mi planteo es que la salud se vería revolucionada si todos esos datos se integraran en un mismo lugar y se corrieran procesos de analítica e inteligencia artificial para crear evidencia sobre la mejor forma de hacer las cosas. Así, podemos pensar, en la forma más sencilla, en un asistente virtual que coordina todas las decisiones de un equipo de salud con esta evidencia, indicando por ejemplo: “te recomiendo reasignar estos recursos que están ociosos, mover este equipo de hospital, utilizar estas camas para estas especialidades”.

El potencial de mejora es enorme, porque a medida que más data se consume y se analiza hay un impacto directo en las mejores prácticas de los sistemas”, explica Tourn a Infobae.

Luciano tiene 45 años y es ingeniero industrial. Empezó trabajando en consumo masivo vendiendo productos. A los 30 años se fue a estudiar a Boston para hacer un master en administración de empresas.

Luego de terminar la maestría, trabajo en un startup que hacía reconocimiento de voz en celulares, cuando recién aparecían las primeras apps. “En ese momento era pionero hablar el celular y que te entienda”, recuerda. Ese voz, fue su primer contacto con el mundo de la innovación tecnológica.

Cuatro años después, de regreso en Argentina, gestionó un grupo de salud en Rosario que se llama Grupo Gamma, una red prestadora de salud que tiene hospital, laboratorio, consultorios, clínica de diagnostico por imágenes y centros de radioterapia.

“Allí él hizo un hospital desde cero, se compró un terreno, e hicieron un hospital de 130 camas en 20 mil metros cuadrados. Se invirtió mucho también en tecnología en sistemas, pero que cuando lo salimos a gestionar, lo que habíamos invertido, que estaba muy bueno, no estábamos haciendo nada con la data”, rememora Luciano.

Y Sigue: “Cargamos las historias clínicas, el registros de los pacientes, estaba todo informatizado pero solamente a los fines de tener un registro y facturar. No se usaban ese registros par tomar decisiones. Ahí fue donde se me ocurrió hacer Wúru, que es usar toda otra cantidad de datos para darles valor.

En base a esa noción de que se pueden hacer mejores prestaciones, menos espera para los pacientes, mayor satisfacción para los médicos, cirugías que duran lo que dicen que van a durar, estudios que no dejan al equipo ocioso mucho tiempo, en base a esa visión, armamos Wúru en 2018. Este fue el primer producto en este prestador, en el Hospital Privado de Rosarios, en el área quirúrgica. Y funcionó bien.

Era un producto que tomaba los datos y daba recomendaciones a los médicos sobre cómo agendar las cirugías y a los administrativos sobre cómo no utilizar al máximo el quirófano. En base a esto lo extendimos a otros prestadores”.

Wúru se extendió se extendió a todos los prestadores de Sweet Medical, el Hospital Británico, el Hospital Alemán, el SEMIC.

Luego, empezaron a pensar a nivel global y llevaron el proyecto a Chile donde se vincularon con la Clínica Universidad de Los Andes. Después vino España, con la Clínica Universidad de Navarra, uno de los hospitales más importantes de Europa.

“Wuru buscó en ese momento una ronda de inversores a los que sumó. Es una ronda de capital semilla con la que se profundiza el desarrollo del producto y nos vamos a expandir internacionalmente, fundamentalmente en España, chile y Colombia”, cuenta Luciano.

Hoy Wúru es una empresa de analítica de datos que ofrece innovación, productividad y eficiencia de costos a prestadores de salud alrededor del mundo. “Se generan datos que no se usan, entonces Wúru lo que hace es incorporarlos a todos los sistema de los Hospitales, los analiza, aplica algoritmos de inteligencia artificial y genera hallazgos.

Estos hallazgos se los comunica a los profesionales a sus celulares y les da pautas de acción y recomendaciones que luego se ejecutan, ya sea a través de la gente a la que Wúru recomienda o directamente en los sistemas. Hacemos que se usen los recursos mucho más eficientemente y de esa manera que se pueda atender a más gente y con más calidad”, dice el CEO de la empresa.

La pandemia: es hora de actuar

Para Luciano, si algo nos enseñó la pandemia, es que la salud se trata de personas. “No hablo solamente de aquellos que padecen una enfermedad, sino de ese pilar fundamental que conforman el equipo y el personal de salud, a quienes hay que cuidar evitando el tan temido burnout”, dice.

En este caso, la captura y analítica de datos, puede ayudar a automatizar los procesos todo lo posible, liberando el tiempo humano donde es irremplazable: en la relación con el paciente.

Este es un mercado que esta en ultra expansión. El Covid generó una idea muy clara para todos los líderes y administradores de los hospitales, y es que sin una prestación eficiente, no podés competir, y te vas a queda afuera del mercado. Hoy la eficiencia viene muy de la mano de usar los datos para tomar mejores decisiones”, dice Luciano.

“El coronavirus impulsó además cambios que parecían imposibles de realizar en tan poco tiempo, como la adopción masiva de la telemedicina (pasamos de un promedio de entre 2 y 3% de atenciones virtuales a un 40%).

Aunque esta situación crítica ha acentuado también la muy baja rentabilidad que tienen los hospitales y las clínicas en todo el mundo, si no operan con la mayor eficiencia”, agrega este emprendedor.

Ante estos desafíos, el gran cambio paradigmático que se puede impulsar en salud pasa por el lado de crear la infraestructura tecnológica para el hospital del futuro. “Esa infraestructura es una plataforma de datos interoperables y listos para ser explotados, que ya no necesita reemplazar los sistemas, sino integrar la información para tomar las decisiones más acertadas.

De esta manera, el prestador que posea los mejores datos generará, no solo la mejor rentabilidad y eficiencia, sino también el mayor cuidado del personal y la mejor calidad de atención para los pacientes”, finaliza Luciano.

- Publicidad -

Más popular