35 minutos de ataque ultraderechista emitidos en directo en internet

35 minutos de hidrofobia ultraderechista. Antisemitismo, machismo y negacionismo. Un intento frustrado de irrumpir a tiros en una sinagoga de Halle (este de Alemania) para provocar una mortandad. Y dos asesinatos aleatorios a casta fría en la calle, a plena luz del día.

Esto lo que el atacante de Halle, el ario Stephan Balliet, de 27 primaveras, retransmitió este miércoles en directo a través de Twitch, una página para compartir partidas de videojuegos, en una influencia claramente inspirada en los ataques de la neozelandesa Christchurch, donde un ultraderechista asesinó el pasado marzo a 51 personas en dos mezquitas.

“Hola, mi nombre es Anon”, dice en inglés en los primeros compases de la vídeo el autor del ataque, que seguidamente fue detenido por la policía. Según expertos, esa es una denominación genérica que emplean algunos usuarios de foros ultraderechistas.

Cinco personas pudieron seguir en directo los hechos y unos 2.200 lo vieron seguidamente en la media hora que la vídeo permaneció “online” hasta que un beneficiario denunció el contenido y se puso en marcha la maquinaria para eliminarlo.

Twitch se ha mostrado conmovida por el suceso y ha resaltado que tiene una política de “tolerancia cero” con la violencia y el odio. “Trabajamos con emergencia para retirar este contenido y suspenderemos permanentemente las cuentas que cuelguen o compartan el contenido de este acto aborrecible”, indicó en un comunicado.

Por otra parte, la empresa asegura que rápidamente se puso en contacto con otras redes sociales para circunvalar la difusión del vídeo por otras plataformas, porque algunos internautas lo estaban replicando y descargando.

Según expertos, enlaces a distintas versiones del vídeo se compartieron a través de varios canales ultraderechistas del sistema de transporte criptográfico Telegram. Según la televisión estadounidense NBC, la vídeo podría acaecer llegado así a varias decenas de miles de personas. Todavía se ha difundido a través de esta vía el supuesto manifiesto del atacante.

El autor del ataque se dirige en varias ocasiones en inglés a la cámara. Asegura en un momento que cree “que el Holocausto nunca ocurrió”, negando en un recurrente clásico de la ultraderecha, el homicidio masivo y planificado del pueblo avaro por parte del nazismo y dice que los judíos son “el origen de todos los problemas”.

Luego carga todavía contra el feminismo, al que acusa de “la caída de la tasa de demografía en poniente”.

Las imágenes contribuyen a aclarar los hechos de este miércoles en Halle, tras la confusión de las primeras horas.

La vídeo empieza con el ultraderechista conduciendo camino a Halle, hablando a cámara. Cuando por fin detiene el transporte, abre la puerta trasera y muestras varias armas largas en el asiento posterior.

El atacante se pone entonces un casco con una cámara incorporada, y toma un rifle. Primero se dirige a la sinagoga, donde entre 70 y 80 personas celebraban en su interior el Yom Kipur, la principal festividad poroto. Pero las puertas están cerradas y ni siquiera a tiros logra abrirlas.

Entonces dispara a una mujer que pasa fortuitamente por la calle y luego se dirige a un locorregional de comida turca para arrostrar y mata a tiros a un cliente. Todavía dispara a varias personas que aguardaban al tranvía en una parada y luego se da a la fuga.

Por el camino lamenta que el pertrechos se le ha encasquillado, maldice, y asegura que es un “perdedor”.

Poco posteriormente para en Landsberg, una plaza a 15 kilómetros, y, para robar un nuevo transporte, dispara a otra persona, que resulta herida. Es en ese coche -un taxi- en el que acaba sufriendo un suerte de tráfico en una autopista cercana. Allí es detenido.

Juan Palop

Berlín, 10 oct (EFE).- 35 minutos de hidrofobia ultraderechista. Antisemitismo, machismo y negacionismo. Un intento frustrado de irrumpir a tiros en una sinagoga de Halle (este de Alemania) para provocar una mortandad. Y dos asesinatos aleatorios a casta fría en la calle, a plena luz del día.

Esto lo que el atacante de Halle, el ario Stephan Balliet, de 27 primaveras, retransmitió este miércoles en directo a través de Twitch, una página para compartir partidas de videojuegos, en una influencia claramente inspirada en los ataques de la neozelandesa Christchurch, donde un ultraderechista asesinó el pasado marzo a 51 personas en dos mezquitas.

“Hola, mi nombre es Anon”, dice en inglés en los primeros compases de la vídeo el autor del ataque, que seguidamente fue detenido por la policía. Según expertos, esa es una denominación genérica que emplean algunos usuarios de foros ultraderechistas.

Cinco personas pudieron seguir en directo los hechos y unos 2.200 lo vieron seguidamente en la media hora que la vídeo permaneció “online” hasta que un beneficiario denunció el contenido y se puso en marcha la maquinaria para eliminarlo.

Twitch se ha mostrado conmovida por el suceso y ha resaltado que tiene una política de “tolerancia cero” con la violencia y el odio. “Trabajamos con emergencia para retirar este contenido y suspenderemos permanentemente las cuentas que cuelguen o compartan el contenido de este acto aborrecible”, indicó en un comunicado.

Por otra parte, la empresa asegura que rápidamente se puso en contacto con otras redes sociales para circunvalar la difusión del vídeo por otras plataformas, porque algunos internautas lo estaban replicando y descargando.

Según expertos, enlaces a distintas versiones del vídeo se compartieron a través de varios canales ultraderechistas del sistema de transporte criptográfico Telegram. Según la televisión estadounidense NBC, la vídeo podría acaecer llegado así a varias decenas de miles de personas. Todavía se ha difundido a través de esta vía el supuesto manifiesto del atacante.

El autor del ataque se dirige en varias ocasiones en inglés a la cámara. Asegura en un momento que cree “que el Holocausto nunca ocurrió”, negando en un recurrente clásico de la ultraderecha, el homicidio masivo y planificado del pueblo avaro por parte del nazismo y dice que los judíos son “el origen de todos los problemas”.

Luego carga todavía contra el feminismo, al que acusa de “la caída de la tasa de demografía en poniente”.

Las imágenes contribuyen a aclarar los hechos de este miércoles en Halle, tras la confusión de las primeras horas.

La vídeo empieza con el ultraderechista conduciendo camino a Halle, hablando a cámara. Cuando por fin detiene el transporte, abre la puerta trasera y muestras varias armas largas en el asiento posterior.

El atacante se pone entonces un casco con una cámara incorporada, y toma un rifle. Primero se dirige a la sinagoga, donde entre 70 y 80 personas celebraban en su interior el Yom Kipur, la principal festividad poroto. Pero las puertas están cerradas y ni siquiera a tiros logra abrirlas.

Entonces dispara a una mujer que pasa fortuitamente por la calle y luego se dirige a un locorregional de comida turca para arrostrar y mata a tiros a un cliente. Todavía dispara a varias personas que aguardaban al tranvía en una parada y luego se da a la fuga.

Por el camino lamenta que el pertrechos se le ha encasquillado, maldice, y asegura que es un “perdedor”.

Poco posteriormente para en Landsberg, una plaza a 15 kilómetros, y, para robar un nuevo transporte, dispara a otra persona, que resulta herida. Es en ese coche -un taxi- en el que acaba sufriendo un suerte de tráfico en una autopista cercana. Allí es detenido.