Ascienden a siete los detenidos por ataque a abogado ecuatoriano en Guayaquil

 La Policía ecuatoriana ha arrestado en las últimas horas a otros cuatro sospechosos de estar involucrados en el ataque con arma de fuego cometido el lunes contra un reconocido abogado en la ciudad costera de Guayaquil, con lo que ascienden a siete las detenciones en relación a ese caso.

La ministra del Interior, María Paula Romo, informó a través de redes sociales que se practicaron en total siete detenciones, entre las que se incluye la del “conductor del vehículo que se usó para interceptar a la víctima”.

En su último trino agregaba que la Policía ecuatoriana también ha encontrado “el auto, la moto y el arma utilizados” en la agresión.

Por el momento se desconoce la identidad de los detenidos, pero el comandante de Policía del distrito, Ramiro Ortega, atribuyó los hechos, en declaraciones a medios locales, a una banda relacionada con el narcotráfico.

El jefe policial destacó que, al parecer, hubo algún tipo de “incumplimiento de contrato” por parte del abogado con un grupo delictivo al que se le encontró “una tonelada de droga”, informó el diario El Telégrafo.

El jefe de la banda, en silla de rueda e identificado por Romo como “Lu”, también fue arrestado.

Ortega reveló además que los detenidos son todos ecuatorianos, descartando un mensaje de la Fiscalía General del Estado que indicaba que entre ellos había “dos extranjeros”.

El caso llegará a la Justicia esta misma tarde en la localidad de Samborondón, próxima a Guayaquil.

Llerena recibió varios impactos de bala en la zona del abdomen y el pecho y desde el ataque ha sido sometido a intervenciones para extraerle los proyectiles, si bien ningún organismo médico ha facilitado un parte de su situación.

El atentado tuvo lugar a primera hora de la mañana del lunes cuando el letrado se dirigía a una entrevista de radio.

El abogado se encontraba en el interior de un vehículo conducido por su chófer, en las inmediaciones de un puente que conecta la localidad de La Puntilla con la ciudadela de los Sauces, en Guayaquil.

El vehículo recibió varios disparos, y fotos subidas a redes sociales mostraron que en la ventanilla tintada del copiloto figuraban cinco orificios de bala.

Las primeras detenciones, de los dos presuntos autores materiales, fueron realizadas horas después del suceso en la localidad de San Juan, provincia de los Ríos, y posteriormente se informó de la del supuesto autor intelectual en Playas, provincia de Santa Elena.

A los presuntos autores materiales se les incautaron “aproximadamente 6.000 dólares en efectivo” que portaban.

La titular del Interior ya había apuntado el lunes que el hecho tenía “todas las características de un ataque selectivo”, pero no dio más detalles con el argumento de “no entorpecer la investigación”.

Los otros cuatro detenidos fueron arrestados de madrugada.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, rechazó “enérgicamente el intento de asesinato” y subrayó que “la delincuencia debe ser combatida desde todos los frentes”.

Y es que el suceso se suma a una serie de ataques en los últimos meses que han reabierto el debate sobre la seguridad en esa ciudad.

El pasado 10 de julio el fiscal de Daule, en la provincia de Guayas, Carlos Karolys Piedrahita, fue asesinado en el norte de la urbe cuando su coche fue tiroteado.

Dos meses antes, el 7 de mayo, se produjo una misteriosa explosión en un vehículo dentro del campus de la Universidad de Guayaquil que pertenecía a un funcionario del centro académico.

La seguridad en la que es la capital comercial del país se ha tornado recientemente en un asunto crucial que ha enfrentado a Viteri con Romo, a propósito de un plan nacional para combatirla.

La regidora censuró a finales del mes pasado que el Gobierno no haya firmado una reedición del Acuerdo Nacional sobre la materia, lo que le otorgaría nuevos recursos.

Por su parte, Romo ha defendido que el Gobierno está analizando la cuestión y que toda propuesta debe ser debatida y estudiada entre las instituciones involucradas.