El drama de los militares deportados de EE.UU. irrumpe en Toronto

Cada año se estima que centenares de veteranos del Ejército estadounidense son deportados del país que les mandó a las guerras de Afganistán e Irak, una tragedia ahora reflejada en el documental “Ready for War” estrenado en el Festival de Toronto.

Se estima que en la actualidad unas 35.000 personas que no tienen la ciudadanía estadounidense sirven en las Fuerzas Armadas de EE.UU. y cada año otros 8.000 residentes legales, en posesión de la tarjeta de residencia permanente (“green card”), se alistan en el Ejército.

Muchos de ellos son individuos que, aunque han nacido fuera de EE.UU., se han criado desde pequeños en el país y no tienen vínculos con los lugares a los que son deportados.

Pero en una política que se inició durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001), cuando el Congreso aprobó la Ley sobre Reforma y Responsabilidad de la Inmigración Ilegal, los residentes que dejan las fuerzas armadas antes de que expire su contrato o los que tras ser dados de baja cometen algún delito son deportados.

Aunque las autoridades migratorias no proporcionan cifras sobre el número de veteranos que deporta cada año, activistas como Héctor Barajas, un exparacaidista que tras ser deportado a México fundó Deported Veterans Support House, calcula que son centenares.

“Nunca tuve idea de que los veteranos estaban siendo deportados hasta que me pasó a mí. Y empecé a investigar. Estoy seguro que hay miles de personas porque hemos documentado centenares de casos”, explicó Barajas a Efe durante el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), donde se ha estrenado “Ready for War”.

El filme, dirigido por Andrew Renzi, sigue la vida de Barajas en la ciudad fronteriza de Tijuana, donde está basada su organización, que ayuda a los veteranos deportados de Estados Unidos, mientras intenta convencer a las autoridades estadounidenses que se le conceda la nacionalidad.

En su investigación, Renzi descubre una grave consecuencia no deseada del celo de las autoridades estadounidenses por deshacerse de veteranos militares a los que considera indeseados: algunos de ellos están siendo utilizados por los carteles de la droga en su guerra sucia.

Renzi reconoció a Efe que la constatación de que los carteles de la droga están nutriéndose de exmilitares entrenados por los estadounidenses “cambió mucho” el planteamiento de la cinta.

“Lo que sí que puedo decir con satisfacción es que mi tesis nunca cambió: no importa dónde terminan estos hombres y mujeres, incluso si se unen a los carteles o cometen delitos. Deberían haber recibido la nacionalidad estadounidense cuando fueron dados de baja con honores”, declaró el director estadounidense.

Con las historias de Barajas, Miguel Pérez (un veterano de Chicago que combatió en Afganistán donde fue gravemente herido en el cerebro y que está bajo custodia a la espera de su deportación) y “el Vet”, otro exmilitar reclutado por los narcos, Renzi construye “Ready for War”.

Las cámaras de Renzi siguen a “el Vet” y sus hombres para documentar cómo la política de deportaciones está contribuyendo a la violencia que ha acabado con la vida de decenas de miles de mexicanos en los últimos años.