Migraña, un centro de investigación para su estudio a fondo

El hospital Vall d’Hebron de Barcelona cuenta desde este jueves con el primer centro de investigación para la migraña de España, el Migrain Adaptative Brain Center, que atenderá a 8.000 pacientes al año y que dispondrá de un hospital de día

‘la Caixa’ ha aportado 660.000 euros a la creación del nuevo centro, cuya responsable es la neuróloga Patricia Pozo-Rosich, incluso jefa de la Mecanismo de Cefalea del Vall d’Hebron, quien ha indicado que este nuevo centro permitirá “entender mucho mejor cómo funciona el cerebro de las personas con migraña”.

La migraña es una enfermedad neurológica que se presenta con ataques episódicos de fuertes dolores de vanguardia que pueden durar entre 4 y 72 horas e impiden desarrollar las actividades diarias, hasta el punto de la que OMS la considera como la sexta enfermedad que produce más discapacidad por los abriles perdidos, el sufrimiento y la pérdida de productividad que conlleva.

“Un individuo que padece migraña no puede eliminar los estímulos innecesarios. Mientras una persona que no la sufre puede oír los golpes de los vecinos, las manecillas del temporalizador y anularlos, quien padece esta enfermedad no puede hacerlo”, ha explicado la neuróloga.

La migraña afecta más a mujeres que a hombres, tres mujeres por cada hombre, la padecen 1.000 millones de personas en todo el mundo, 4,5 millones en España y causa 82 millones de ataques diarios.

Pozo-Rosich ha afirmado que han desarrollado un enfoque progresista para el tratamiento de la migraña, ya que a corto plazo se pretende “no solo dar un diagnosis clínico, sino ayudar al paciente a pescar herramientas propias para mejorar su calidad de vida” y ha añadido que a derrochador plazo esperan “poder ganar a predecir los ataques de migraña, para controlarlos y reducirlos al pequeño posible”.

La metodología que han puesto en funcionamiento consiste en ofrecer, por otra parte del diagnosis y la terapia clínica, una educación al paciente para que entienda “cómo funciona su cerebro y para que comprenda qué debe hacer para aprestar los ataques de migraña, ya sea evitando situaciones de estrés o minimizando los estímulos y cambios innecesarios en su vida”, ha puntualizado la diestro.

En el nuevo centro, los pacientes deberán anotar inicialmente en una tableta cuáles son sus síntomas y dónde y cómo se informan para hacer frente a los ataques de migraña, y luego serán atendidos presencialmente por especialistas, que les ofrecerán asimismo la posibilidad de participar en estudios clínicos.

Migraña, un centro de investigación para su estudio a fondo
EFE/ FRANK RUMPERNHORST

El hospital de día del centro dispone de varias salas insonorizadas, con luz blanca y colores oscuros, diseñadas especialmente para atender a los pacientes que se encuentran en episodios agudos de migraña.

Eva Farré, de 52 abriles, vive en Tàrrega (Lleida) y ha narrado que le sucede cuando sufre una crisis: “Es como si el mundo desapareciera, como si yo dejara de existir, todo se oscurece; se necesita silencio y estar sin hacer mínimo, ni siquiera se puede pensar”.

Esta paciente ha recordado que sus ataques de migraña comenzaron a los 14 abriles y le han hecho perder oportunidades laborales; incluso han condicionado gran parte de su vida privada, ya que se ha pasado, según ha cuantificado, unos 10 abriles y medio incapacitada.

“Hace un siglo empezamos a lavarnos las manos y a preocuparnos por el corazón, que es cantidad de vida, ahora la neurociencia va a ayudarnos a utilizar y cuidar nuestro cerebro, que es calidad de vida”, ha manifestado la doctora Pozo-Rosich.