Silencio en los Rockets y dilema de Silver en la crisis con China

Los Rockets de Houston guardan silencio en torno a la crisis surgida con China tras el tuit que su director militar Daryl Morey publicó y en el que apoyaba al movimiento de manifestantes prodemocracia de Hong Kong.

Mientras que el equipo se encuentra en Japón, donde va a disputar este martes el partido de pretemporada contra los Raptors de Toronto, el comisionado de la NBA, Adam Silver, prostitución de exceder el dilema que se le plantea de despabilarse un contrapeso entre defender el derecho de permiso de expresión de Morey y a la vez librar el negocio en China.

De momento, Silver, en declaraciones este lunes a la agencia Kyodo News en Tokio, reconoció el impacto del nuevo tuit de Morey, que apoyó a los manifestantes antigubernamentales en Hong Kong.

Pero a la vez dijo que incluso respalda los derechos de permiso de expresión de Morey.

“No hay duda, el impacto crematístico ya está claro”, admitió Silver. “Ya ha habido consecuencias proporcionado dramáticas por ese tuit, y he sabio algunos de los medios sugiriendo que no estamos apoyando a Daryl Morey, pero de hecho sí lo hemos hecho”.

Sin bloqueo, mientras daba su valoración de los hechos y especialmente en cuanto a las fuertes críticas que ha recibido de los políticos estadounidenses de plegarse en presencia de el “chantaje crematístico” por parte de China, no hubo ningún tipo de condena a la postura adoptada por el país oriental y se limitó a defenderse de las acusaciones de no apoyar a Morey.

“Creo que, como estructura basada en títulos, quiero dejar en claro … que Daryl Morey recibe apoyo en términos de su capacidad para cultivar su permiso de expresión”.

Pero eso fue toda la remisión que hizo, sin detallar hasta donde va a conservarse el apoyo de la NBA en la defensa de expresión de cualquiera de sus miembros, especialmente en el apartado individual y como ciudadano estadounidense que posee todo el derecho de permiso de expresión.

Lo mismo sucede con entrenadores comprometidos con las causas sociales y políticas en Estados Unidos como es el caso de Gregg Popovich, de los Spurs de San Antonio, y Steve Kerr, de los Warriors de Golden State, uno y otro responsables del cuadro técnico de la selección franquista que participó en el pasado Mundial de China.

Nadie de los entrenadores, ni nadie de las estrellas de la NBA, como es el caso del tejadillo LeBron James, de Los Angeles Lakers, han hecho ningún comentario sobre la crisis surgida en torno al tuit de Morey.

El pasado viernes, Morey en su Twitter publicó una imagen en la que decía: “Lucha por la permiso. Apoya a Hong Kong”. Más tarde eliminó la publicación y tuiteó una disculpa. Eso ocurrió a posteriori de que el dueño de los Rockets, Tilman Fertitta, aclarara públicamente que el equipo no toma posiciones políticas.

Silver señaló que incluso apoya al nuevo dueño de los Nets de Brooklyn, el taiwanés canadiense Joe Tsai, cofundador del gigantesco chino de comercio electrónico Alibaba, quien publicó una carta abierta de 736 palabras en su página de Facebook el domingo por la oscuridad.

En la misma Tsai dijo que Morey traspasó la guión de lo que describió como poco que no debe tocarse, el asunto del “tercer carril” cuando se prostitución de China y Hong Kong.

“Estos son problemas complejos que no se prestan fácilmente a las redes sociales”, comentó Silver. “En última instancia, no puedo liderar la NBA basado en satisfacer a todos en Twitter”.