Trump: ‘Estados Unidos nones debería haberse involucrado en Oriente Medio’

El presidente de EEUU, Donald Trump, quien ha regular la salida de tropas estadounidenses de Siria, afirmó hoy que su país “nones debería haberse involucrado en Oriente Medio”.

“Son guerras entre varios grupos que han continuado por cientos de primaveras”, indicó Trump en un mensaje en su cuenta Twitter, ayer de añadir: “EE.UU. nones debería haberse involucrado en Oriente Medio”.

“Saqué a nuestros 50 soldados”, agregó en indirecta al personal marcial estadounidense que ha estado colaborando con las fuerzas kurdas, aliadas de Washington en el combate contra el colección yihadista Estado Islámico (EI) en el meta de Siria.

Trump además se refirió a los 12.000 combatientes del EI que la milicia liderada por los kurdos, las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), mantiene apresados, mientras que 70.000 familiares de los yihadistas se encuentran en campamentos bajo el control kurdo.

“Turquía DEBE hacerse cargo de los combatientes del Estado Islámico que Europa se niega a que retornen”, dijo.

“¡Las interminables guerras estúpidas se están terminando para nosotros!”, concluyó el presidente, que el pasado domingo, tras perseverar un conversación telefónica con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció por sorpresa la retirada de Siria de las tropas de EEUU y la inminente ataque turca en el meta del país, región controlado por los kurdos.

Trump recibirá en la Casa Blanca a Erdogan el próximo 13 de noviembre y, al anunciar la recepción, consideró que la relación con Turquía, miembro de la OTAN y socio comercial de EE.UU., ha sido “muy buena”.

Las relaciones entre Ankara y Washington han sufrido varios altibajos en los últimos primaveras, especialmente desde la fallida asonada de 2016, ya que Turquía reclama la extradición del predicador turco Fethullah Gülen, al que Erdogan yerro del rebelión de Estado y que vive en Pensilvania (EE.UU.).

La intrepidez de Trump de retirarse de Siria, que se considera la “luz verde” a Ankara para la ataque contra los kurdos, los aliados de EEUU, ha provocado críticas tanto desde la concurso demócrata como desde su propia formación política, el Partido Republicano.